Los gestos de LLuís Rabell sabotean su mensaje

La candidatura “Sí que es pot” ha revelado que su cabeza de lista será Lluís Rabell, hasta la fecha presidente de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Barcelona. En su primera rueda de prensa, se lo ha visto inseguro y muy nervioso, algo normal por la expectación generada. Pero Rabell estaba tan agitado gestualmente que ha saboteado todo su discurso verbal perdiendo credibilidad en su mensaje. Veamos lo que ha sucedido…

1. Manos en los bolsillos. Durante su exposición, tenía las dos manos en los bolsillos (inacción). Durante el turno de preguntas, utiliza una para gesticular pero la otra pertenece casi todo el rato en el bolsillo. Ya hemos dicho en numerosas ocasiones que ocultar las manos (las armas) genera desconfianza al interlocutor (“no está siendo del todo sincero”).

2. Camisa blanca. Ha elegido un modelo de manga corta (típico de los movimientos vecinales y sindicales) con un bolsillo en el pecho donde ha metido un bolígrafo. Como estaba nervioso, ha acabado metiendo la mano en el bolsillo de pecho de la camisa (contorsionismo) y acariciando el boli. Y pese a los dos botones desabrochados (en su casa lo que quieran pero como representantes públicos huyan del efecto #pecholobo #esonomelodicesenlacalle), ha acabado sudando (pequeñas manchas que iban apareciendo en el tejido a lo largo de la rueda de prensa). Hubiera evitado tal efecto con una camiseta de algodón debajo o con una chaqueta de lino encima…

3. Incomodidad. Pese a que ha repetido por activa y pasiva que se sentía “muy cómodo”, sus gestos delataban todo lo contrario. Cada vez que trataba el tema de la Diada o la independencia se acariciaba la calva (“a ver cómo salgo yo de esta…”); se tocaba la nariz (“voy a mentir”); se tapaba la boca (“miento”); o se rascaba la oreja (“me estáis sacando de quicio, quiero largarme de aquí”).

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Recogerse la corbata, ¿sí o no?

Hace un par de semanas me sorprendió mucho toparme con una fotografía de David Cameron con la corbata recogida por dentro de los botones de su camisa. Hacía muchos años que no veía ese gesto en ningún hombre, y menos en un político. Hoy, se ha publicado otra instantánea de Ed Miliband también con el lazo resguardado y he creído conveniente -por algunas preguntas que me habéis hecho acerca de si es o no correcto hacerlo- comentar este asunto.

Read More

Las “indemnizaciones en diferido” hacen mella en la piel de Cospedal

En mi opinión, María Dolores de Cospedal es una de las políticas más guapas del panorama político español. Incluso, quitando la moda de los broches XXL, viste bien y acorde. Sin embargo, desde “las indemnizaciones en diferido” a Bárcenas que la secretaria general del PP no levanta cabeza. El cansancio se está empezando a manifestar en su piel en forma de manchas e hinchazón de ojos. No sé yo, pero antes de un envejecimiento prematuro del cutis, más valdría volver a la oposición. ¿No?

Fotos de este mismo fin de semana.

 

El haberse oscurecido el cabello tampoco ayuda. Los reflejos rubios le aportaban mucha luz.

Carme Chacón: “Vamos a sudar la camiseta”

En Catalunya, Chacón se ha dado cuenta que le favorece el rojo. Por eso, el jueves en el mitin junto a Rubalcaba volvió a recurrir a un look informal (jeans excesivamente claros y cinturón Papá Noel) para poder enfundarse su camisa colorada. Al ver la imagen podría darse a entender que “el vamos a sudar la camsieta” que la socialista espetó en octubre era literal, pero no. La camisa lleva dos franjas más oscuras en los laterales (y que parten del sobaco) para disimular ese tipo de manchas tan antiestéticas. ¿Dónde la debió comprar?