Qué decían los cuellos de Ruth Bader Ginsburg

El viernes falleció la juez más cuqui del planeta. Feminista y de izquierdas, los cuellos de la juez Ginsburg no eran sólo su seña de identidad sino también una forma de denunciar como el uniforme del poder  (en este caso, judicial) imponía también una renuncia a la feminidad. «Sabes, la toga estándar está hecha para un hombre porque tiene un lugar para mostrar la camisa y la corbata», explicó en 2009 al The Washington Post. Así que consideró que sería apropiado incluir algún accesorio femenino. No iba a ocultar su sexo.

Hoy ese cuello se nos podría antojar inofensivo, pero en su día fue un discurso estético de lo más radical. En 1993, cuando la juez Ginsburg se unió a la corte, las mujeres se veían obligadas a enfundarse un traje de chaqueta con enormes hombreras para emular el cuerpo de un varón. Culturalmente se nos había preparado para que cualquier elemento (también estilístico o emocional) que se asociara a la mujer se dispusiera automáticamente como poco serio.

Y cada cuello tenía su propio mensaje. El de Banana Republic era «el cuello disidente». Se lo ponía para mostrar su desacuerdo ante alguna decisión de la Corte Suprema. Y, por supuesto, lo lució al enterarse de que Donald Trump había ganado las elecciones. Hasta la imagen de su documental, RGB (2018), es uno de sus cuellos. Se trata de una réplica de una chorrera similar que usaba un personaje en una ópera de Verdi a la que había asistido. Cuando se supo de su fetichismo por los collares, y ya convertida en un icono, sus fans empezaron a enviarles cuellos como obsequio y a ella le encantaba lucirlos con orgullo.

Además de los cuellos, le pirraba la moda y no tenía ningún problema en hablar sobre su estilo, las tendencias y abrir su vestidor. En febrero fueron muy comentados sus zapatos de tacón brilli brilli y sus chaquetas nunca fueron aburridas. Personalmente, de su colección de  guantes destaco los de rejilla negros (tengo unos iguales que uso para todas las ceremonias relevantes y que me pondría todos los días) me daban la vida.

Que no perdamos su legado por los derechos de la mujer ni estético. Rest in power!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Brilla!

Al tratar de extraerme de la triste realidad política andaluza, viajé a América para seguir a Alexandria Ocasio-Cortez. La mujer más joven del Congreso de los EEUU (29 años) prometía su cargo hace sólo unos días ataviada con un traje blanco en homenaje a las primeras sufragistas norteamericanas. Su sempiterno carmín rouge, el precioso tono de su tez, la larga melena negra y una amplia sonrisa de orgullo e ilusión provocaban que una no pudiera apartar los ojos (o la cámara) de su brillo personal. SEGUIR LEYENDO

ocdancing

 

No es violación porque ella llevaba un tanga de encaje

En Irlanda han absuelto a un hombre de 27 años de violar a una joven de 17 bajo el argumento de que la menor «llevaba un tanga de encaje». Fue la abogada del acusado -sí, abogada- la que pidió al jurado -compuesto por 8 hombres y 4 mujeres- que reflexionara acerca de la ropa interior de la menor. Recuerdo perfectamente el impacto que me causó cuando siendo una adolescente escuché una noticia que informaba de que el Supremo italiano consideraba que abusar de una mujer con pantalones vaqueros no era una violación. Según la sentencia, era imposible que sin la complicidad de la fémina el hombre pudiera haberle sacado los jeans… Después, también me enteré que una minifalda había sido la causa de otro caso de abuso sexual. SEGUIR LEYENDO

_104331888_ruth_coppinger

Mamones

«A la que tenga las tetas más grandes», propuso como método de elección de la consellera d’educació. Ignoro si el individuo tiene esposa o hijas y cómo le sentaría que alguien las evaluara en esos términos. Pero entiendo que tiene madre. ¡Coño! Las mujeres no dependemos de ningún hombre; pero el hombre depende de la mujer hasta para nacer. Quién sabe si Lluís Salvadó tomó el pecho o el biberón; quién sabe si Lluís Salvadó, intelectualmente, aún no se ha destetado o ha soltado el chupete… No quisiera ponerme en plan freudiana pero, al fin y al cabo, siempre es preferible recurrir al psicoanálisis que empezar a soltar improperios hacia este individuo, y algunos de sus semejantes, y rebajarse con ello a su cínica moral (que durante el 8M, el sujeto del que hablamos retuiteaba proclamas contra el machismo y a favor de la igualdad de la mujer) . Por lo menos, porque así puedo decirle de un modo sereno y consciente: usted -y todos los que aún siguen tratando a las féminas en esos términos- es un MAMÓN.

SEGUIR LEYENDO 

Crónica visual de la moción de censura

Por edad, no me había tocado vivir ninguna moción de censura al gobierno español. Y lo celebro. De hecho, suplico que en Catalunya nos independicemos inmediatamente. Entre la pachorra de Mariano Rajoy y el PP y la sobreactuación de Pablo Iglesias y Podemos, se le quitan a una las ganas de seguir analizando la crónica política por un tiempo. SEGUIR LEYENDO

rajoy4