boris1

El carismático alcalde de Londres

El alcalde de Londres, en mi opinión, es el político que menos sentido del  ridículo tiene. Y son tantos sus vaciles al protocolo político convencional que acaba provocando la risa e incluso la ternura. El conservador participó ayer en un partido de tenis benéfico contra Andy Murray… jajajajjajajaja…. Por cierto, no es que se haya despeinado con el esfuerzo del juego. Boris Johnson siempre va así.

AEGON Championships - Day Seven

Los príncipes se unen al catetismo español

Hay personas que el patriotismo deciden escupirlo por la boca. De este modo, ayer escuché a un comentarista de los JJOO para TVE asegurar que la ropa de los olímpicos españoles ya no resultaba tan fea. No, fea, no. ¡Lo siguiente! Porque cuando consigo acostumbrarme al chándal, llego a los pies de los atletas y esas bambas me llevan de nuevo al infierno estilístico. No dudo del amor que profesa la casa real española por nuestro país y aunque aplaudí que la reina se solidarizara con los olímpicos nacionales y se enfundara el uniforme de la inauguración, el cinturón con la bandera española del príncipe (tan infanta Elena) es de cateto de pueblo (justo lo que necesitamos para que el resto del mundo siga confiando en nosotros). ¿Cómo era el título de aquella canción? Alejandro Sanz – Te lo agradezco, pero no – con Shakira desde Santiago de Compostela

¡¡¡¡Arghhhhh!!!! El polo es de ataque pero el cinturón me ha matado.

 

La otra.... Arghhhhh.

Michelle Obama brilla

A pocos minutos de que Michelle Obama haga su aparición como abanderada de EEUU en las olimpiadas de Londres 2012, la primera dama estadounidense ha lucido espectacular en un almuerzo ofrecido por la reina Isabel a los mandatarios mundiales que han viajado a la ciudad. Kate Middleton sigue apostando por GB: abrigo azul de Christopher Kane. Por nuestra parte, la reina Sofía se ha solidarizado con los atletas y viste el horrendo uniforme que la empresa rusa Bosco Sport ha diseñado para ellos (los empleados del COE irán vestidos de Adolfo Domínguez… ¡menudos pájaros!).

El modelo (cuerpo de satén con bordados de plata superpuestos y falda plisada de gasa marfil ) es de J. Mendel. Los tacones metálicos ya se los habíamos visto en alguna otra ocasión.

 

Los tacones metálicos ya se los habíamos visto en alguna otra ocasión.

 

Abrigo azul de Cristopher Kane... No me convence nada pero la sonrisa de esta chica lo arregla todo.

 

No ha sido durante la recepción, pero me parece un detallazo que la reina se haya enfundado el uniforme de los atletas y no el de los del COE (traje negro y camisa blanca para ellos y vestido gris perla con zapato de salón negro y bolso color crema para ellas).

Kate va a por el oro

La duquesa de Cambridge es un buen ejemplo de cómo vestirse con conocimiento de causa. Porque además del gusto (algo muy relativo), esta chica sabe bien qué quiere comunicar en todo momento. Para inaugurar una exposición fotográfica dedicada a los atletas británicos que participarán en los JJOO, Kate Middleton ha escogido un vestido azul eléctrico de Stella McCartney (diseñadora de los uniformes olímpicos de Reino Unido) y un anillo de oro. ¡¡Qué propia!!

PD. Lo sé, el precio del estilismo es desorbitado… Pero recordemos que suele ser también abanderada del low cost y que es una princesa.

Es la primera vez que Kate luce esta joya de Cartier. Los tres aros entrelazados son de oro rosa, amarillo y blanco. Los círculos están engastados con diamantes y brillantes. ¡¡¡El precio es de 78.000 dólares!!!

 

El vestido (algo arrugado) tiene un precio de unos 800 dólares. Los tacones son de Prada (firma que también viste a los participantes de vela italianos en estas olimpiadas).

 

 

El príncipe Carlos: «Para la moda, soy un reloj parado»

Aunque sus palabras de amor a Camila perturbaran mi infancia, es justo reconocer que actualmente nadie supera en sofisticación indumentaria a Carlos de Inglaterra. Para dar comienzo a la Semana de la Moda en Londres, y al igual que hace SamCam con la de mujer, el príncipe ofreció una cena en el Palacio de St. James y dio la bienvenida a los profesionales del sector que se encuentran estos días en la capital británica. Consciente de que ocupa siempre los primeros puestos de las listas de los mejor vestidos, el príncipe de Gales decidió restarle importancia al asunto recordando que él solo apuesta por fórmulas clásicas: «Soy como un reloj parado». Fiel a su hábil adaptación de Savile Row, el traje que lució (con chaqueta de doble botonadura) era de Anderson & Sheppard;  la camisa, de Turnbull & Asser y los zapatos negros de Lobb. Además, corbata y pañuelo. El mejor representante de un gentleman.