La lista de los reyes Gürtel

Carolina Herrera, Loewe, Hermés, Louis Vuitton son algunas de las firmas de lujo que aparecen en el sumario del caso Gürtel, cuyo secreto ha sido revelado hoy. ¿Pueden los regalos de Francisco Correa y El Bigotes a sus amiguitos políticos del PP afectar a la imagen de estas marcas tan conocidas y deseadas?

Según recoge el sumario del caso Gürtel, cuyo secreto ha sido revelado hoy y en el que se incluyen facturas y hojas de gasto de la firma que gestionaban Francisco Correa y Álvaro Pérez (El Bigotes), principales imputados de la trama, la empresa Orange Market realizó presuntamente regalos de Navidad, algunos por valor de miles de euros.

Así, El Bigotes aparece en una hoja de costes con el encabezado «Acto: Regalos de navidad» y membrete de Orange Market en la que se detallan los obsequios entregados a diversos cargos del Gobierno del PP en la región, como un chaquetón de 375 euros de la marca Milano para el entonces consejero de Agricultura, Juan Cotino, una maleta de 1.130 euros de Loewe para el secretario general del PP en Valencia, Ricardo Costa, o un reloj de 2.400 euros para la que era consejera de Turismo, Milagrosa Martínez.

Entre ellos, el más destacado es el caso del ex regidor de Boadilla del Monte, Agustín González Panero ya que Correa se dedicó a renovarle el vestuario ya que según éste “es uno de esos alcaldes que no saben vestir bien”.

Así, aparece el pago de diversas prendas, trajes, americanas y abrigos, entre noviembre de 2003 y junio de 2004, a cargo de Rafael Caballero, administrador de Sastrería R.Caballero, por un valor de 10.428 euros en telas. Además, el ex regidor eligió una zapatería en la calle de Claudio Coello para gastarse 1.300 euros en vestir sus pies.

Y hablando de trajes, y aunque en la relación no aparece ningún regalo para el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, si se ofrece un bolso de 750 euros de la marca Loewe a su esposa, Isabel Bas.

“Un bolso de la última colección y a tomar por culo

También aparecen en la lista Beatriz Sánchez, la entonces jefa de gabinete de Camps, a quien se asigna un bolso de 270 euros de la marca Carolina Herrera, mientras que a Nuria Romeral, entonces jefa de prensa de Camps y ahora secretaria autonómica de Comunicación, se le anota un portadocumentos de Carolina Herrera por valor de 230 euros. Otro cargo de confianza, el asesor del presidente César Sánchez, consta como destinatario de unos gemelos de Loewe de cien euros.

Otro de los agasajados fue el entonces vicepresidente de la Generalitat, Víctor Campos, hoy fuera el Ejecutivo regional y del Partido Popular, que habría recibido, según la hoja de gasto, una corbata de Hermés de 115 euros, mientras que para su esposa se consigna otro bolso de 780 euros.

Entre los consejeros de la Generalitat que aparecen en esa lista, además de Cotino y Martínez, también se encuentra el entonces titular de Cultura y ahora responsable de Educación, Alejandro Font de Mora, a quien se adjudica una corbata de 452 euros.

En la lista se recogen un total de 24 regalos, destinados secretarios, concejales y otros cargos de la Generalitat, como el entonces director de la Rediotelevisón Valenciana, Pedro García, para quien se anota una bufanda de Carolina Herrera de 180 euros.

El sumario incluye además una conversación entre Álvaro Pérez y Cándido Herrero, consejero delegado de Orange Market, en el que la que El Bigotes manifiesta su intención de comprar un regalo para «la alcaldesa», en alusión a la regidora de Valencia, Rita Barberá: «Estoy en Louis Vuitton porque llevamos cuatro años regalándole una cosa a la Alcaldesa y este año no voy a dejar de regalarle algo; no nos da nada, no nos sirve de nada, pero tampoco me jode», le dice Pérez a Herrero. «Le voy a comprar un bolso de la colección nueva y a tomar por culo, me voy a gastar menos que el año pasado», concluye.

En fin, me he quedado sin palabras. Sólo planteo una pregunta:

¿Pueden los regalos de Francisco Correa y El Bigotes a sus amiguitos políticos del PP afectar a la imagen de estas marcas tan conocidas y deseadas?

No aceptarás bolsos de marca

Queridos, sintiéndolo mucho, la ostentación en política tampoco es signo de buen gusto. Después del caso Gürtel, hasta regalar un “Jesús” tras un estornudo es sospechoso. Por ello, la Generalitat Valenciana ha decidido prohibirles a sus políticos que acepten bolsos de marca, jamones ibéricos y bebidas alcohólicas. Casi “na”.

Siguiendo con la paranoia generada por el caso Gürtel, la Generalitat Valenciana ha decidido extremar el control de los regalos que reciben sus altos cargos. Así, algunos departamentos de la Generalitat han optado a través de una orden la prohibición de recibir «bolsos y carteras de marca, jamones ibéricos y bebidas alcohólicas». Según informa El Mundo, estas instrucciones “han generado malestar entre algunos funcionarios.” Y no es de extrañar, lo de los bolsos y el alcohol pasa, pero lo del jamón ibérico es una fatalidad. ¿Quién puede decir “no” a un buen jamón?

“¿Por qué todo lo bueno está prohibido?”, preguntaban los pequeños en clase de catecismo. Sin que el párroco pudiera ofrecer una respuesta consistente, lo más inteligente era hacer callar a la jauría de niños. Y así se deben sentir los políticos y cargos públicos valencianos… Aunque para que se sientan mejor, recuerden que cuentan con un puesto fijo, una buena nómina a final de mes y seguramente, un sueldo vitalicio –que no es moco de pavo-. De todos modos, la prohibición en términos de complementos de lujo no está mal enfocada. Ya saben, si contaran con un asesor de imagen con algo de sentido común, les advertiría de que mostrar las firmas no es de buen gusto y que además, con ello se pierden votos.

Por tanto, los bolsos de Loewe,  Cospedal, mejor que los pasees sólo por los pasillos de casa –una fuente de confianza me reveló la pasada semana que la secretaria general del PP visitó recientemente las dependencias de esta firma.
   
Apuntar que, tanto los jamones ibéricos, los bolsos de marca y las bebidas alcohólicas serán bienvenidas en casa de una servidora. Ya ven, una que no le hace ascos a nada.