Don Limpios

Debido a mi fuerte alergia a los ácaros, prefiero pasar la aspiradora. Porque el barrer no resulta tan efectivo: siempre queda el rastro de lo recogido. Y mira que es fácil de comprobar; pasas el algodón y si aún se adhiere porquería es porque la fórmula no es la adecuada.

Es decir, si 100 años después aún hay que que recurrir a la escoba de Lenin es porque la limpieza bolchevique no sólo no resolvió el problema de la alta suciedad sino que acabó esparciendo más mierda. Pero por lo menos, aquella buena o mala idea (júzguela cada cual) en 1917 todavía tenía cabida por original (por eso y porque Lenin estéticamente era más trotskista que estalinista: vestía tres piezas, aguja de corbata y se aseguraba de cambiar el sombrero de copa burgués por la gorra obrera cada vez que regresaba de Europa). Así que la imagen de la mujer que ha sustituido al líder ruso en el cartel de la CUP -con jeans, camiseta y pañuelo en la cabeza, convencida de que le va a caer alguna mota de polvo- resulta demasiado trasnochada para esta formación de izquierdas. No sólo porque hayan tropezado en el tópico de la Kelly (podían haber incluido a un ejército de limpiadores conformado por un grupo social más amplio: hombres, mujeres, ancianos y niños), sino porque la protagonista en vez de ir armada con una escoba debería disparar con Kh-7 -acaba con la roña (corrupción) más incrustada en cualquier tipo de superficie (territorio catalán o español). SEGUIR LEYENDO

cup

maletalv

Putin echa al baúl de Louis Vuitton de la Plaza Roja

Aunque la firma francesa tratara ayer de recordar la historia que la descomunal maleta instalada en la Plaza Roja le unía a Rusia, que un símbolo burgués, capitalista y del lujo europeo ocupara un lugar emblemático en Moscú no les fue fácil de justificar. Una réplica del baúl de Louis Vuitton del príncipe Wladimir Orloff con sus iniciales bordadas, de 9 metros de altura y 30 de largo, se instaló esta semana cerca del Kremlin y del mausoleo de Lenin para acoger una exposición sobre los viajes y equipajes de distintas celebridades. La recaudación iba a ser donada a la fundación caritativa que ayuda a niños discapacitados de la modelo rusa Natalia Vodianova (novia del Bernard Arnault, presidente de LVMH), pero las críticas de los más tradicionalistas han hecho que el gobierno, que había autorizado la instalación, se eche para atrás.

Muy comentada también fue otra estrategia publicitaria de la marca en 2007 cuando Louis Vutton escogió al padre de la Perestroika, Mikáil Gorbachov, para uno de sus anuncios. Gorbachov aparecía con un bolso de la firma francesa y con el muro de Berlín como telón de fondo.

maletalv

 

 

gorbachov

putin

Putin prefiere el topless

Tan acostumbrados todos a contemplar el torso desnudo del presidente ruso, un día sí y otro también, que quién podía imaginar que una pintura de Putin ataviado con un sujetador pudiera llegar a ofenderle… Pero ayer mismo la policía  clausuraba una exposición en el Museo del Poder en la que desde hace una semana colgaban de sus paredes retratos de líderes rusos vestidos con ropa interior femenina. En una de las obras del pintor Kounstain Altunin, aparecía Putin junto al actual primer ministro, Dimitri Medvedev, en actitud cariñosa y ambos en paños menores. Otro de los retratos más polémicos era la protagonizada por el líder de la Iglesia ortodoxa rusa. El patriarca Kirill,dibujado en blanco y negro, descubría su abdomen tan solo cubierto de tatuajes de Lenin, Stalin, de la Virgen María y con dos calaveras impresas en los hombros. La razón que la policía ha ofrecido para cerrar la muestra ha sido que se trata de «actividades extremistas. A ver si con un poco de suerte, la próxima vez que a Putin le de un arranque a lo Ana Obregón también lo clausuran para siempre.

putin