Vueling tiene un mensaje no verbal para ti

El hombre del traje gris… Según la psicología cromática, el gris genera duda.  En indumentaria diplomática se observa siempre que las explicaciones van a ser parcas o pobres.

Comunión Para no hablar más de la cuenta, ni siquiera en modo no verbal, el presidente de Vueling ha optado por retener sus manos encima de la mesa (“no se me va escapar nada de lo que luego me pueda arrepentir”). Sin embargo, ya con la manera de sujetarse (por los dedos) revela más de lo que hubiera querido… “Cogerse las manitas” es un gesto muy propio de los niños cuando quieren presentarse como “buenos” ante sus tutores (va acompañado de un rostro compungido: mirada decaída). No es una súplica de perdón o una muestra de remordimiento (como sí serían mostrar las palmas de las manos hacia arriba, tocarse el corazón o juntar las manos en posición vertical), tan sólo un ademán para intentar aparentar algo que en realidad no se siente. Suele darse en personas que han sido (o siguen siendo) excesivamente reprimidas en su desarrollo emocional y moral. Cuando yo era pequeña, los laicos que se empeñaban en que sus hijos hicieran la primera comunión (no como señal de eucaristía, más bien como evento social) preferían que sus pequeños adoptaran ese posado en la foto del recordatorio (no era tan devota como las manos en rezo, pero seguía siendo una postura supermodosita).

Negar para afirmar Negar con la cabeza se considera un gesto innato: el bebé agita su cabecita hacia un lado y el contrario cuando ya no quiere mamar más (¡NO!)Hay personas a las que le preguntas cómo están y te contestan que “muy bien” pero negando con la cabeza (“fatal”).  Bien, a este hombre le sucede lo mismo a lo largo de toda la entrevista. “Siempre hacemos el máximo esfuerzo para que nuestros pasajeros vuelen (…)”, “estamos tratando de mejorar nuestro servicio de información (…)” o “volveremos a operar como lo hacíamos”, afirma mientras niega con la cabeza… 

Como me pica la nariz, ya no lo puedo resistir… Pese a retener sus manos, en dos ocasiones no puede resistirse más y la mano se le va a la nariz (no es capaz de disimular por más tiempo la falta de sinceridad).  El hecho de mentir produce un hormigueo en las terminaciones de la nariz (aumenta la presión arterial y, en consecuencia, su tamaño = de ahí lo del efecto pinocho) y nos la tocamos para intentar frenar esa sensación. Cuando el presentador le pregunta si nadie previó lo que ha acabado ocurriendo, el presidente de Vueling responde: “Es posible que nos hayamos quedado cortos y la prueba es que en algunos casos nos hemos quedado cortos”, se rasca la nariz. Después, cuándo es cuestionado nuevamente acerca de lo que ha hecho mal Vueling, empieza a dudar y no puede evitarlo.Buenoooo, yo creo que en definitiva es esa planificación que vamos a sufrir y cómo dar respuesta (…)”, su cerebro no quiere (no entiende) la mentira y se produce el cortocircuito. 

Nervios No sólo el sudor (hace calor y mucho más bajo un foco, pero al presentador no le ocurre), la boca seca lo delata. No para de humedecer sus labios con la lengua (aarg). Podría deberse al pánico escénico (siendo así, ¿por qué no enviaron a otra persona más acostumbrada a tratar con los medios?) o a que no ha bebido antes de entrar a plató. O simplemente, está sufriendo una deshidratación producida por las altas temperaturas... Pero dada su situación, y con la lectura conjunta del resto de microgestos, el nerviosismo sólo es una demostración de que su cerebro intenta evitar los pensamientos negativos que le están generando la falta de sinceridad y responsabilidad.  

Agresividad frustrada El gesto del minuto 4.13: morro hacia fuera potenciado por la lengua rígida que presiona contra los labios = primate que desea atacar pero, sabiendo que tiene las de perder porque el rival es más fuerte, renuncia. En resumen, agresividad masculina frustrada. Así que el mensaje verbal “dar respuesta a nuestros pasajeros, y en eso estamos empeñados” podemos traducirlo como “me cago en la puta, os quejáis por ná, que os jodan a todos”.

Captura de pantalla 2016-07-06 a las 1.35.45

Análisis no verbal de la reunión entre Sánchez e Iglesias

Manos en los bolsillos Durante el paseo y cuando se saludan en el interior, Pedro Sánchez lleva una o las dos manos metidas en los bolsillos del pantalón . Cuando ocultas las manos (las armas humanas), ocultas información (si el pulgar queda fuera, se interpreta como una manifestación de timidez: muy habitual en las personas introvertidas que no quieren que los demás capten su incomodidad y nerviosismo). El líder del PSOE no tenía intención alguna de ser del todo sincero (de descubrir sus cartas).

Captura de pantalla 2016-03-30 a las 16.59.12

Captura de pantalla 2016-03-30 a las 12.41.34 Captura de pantalla 2016-03-30 a las 12.51.21

Paseíllo Al que menos ha beneficiado el paseíllo previo al encuentro ha sido a Pablo Iglesias. 1) Ninguna de las prendas de su estilismo pueden favorecer absolutamente a nadie, y mucho menos en movimiento (el cinturón parece una cartuchera y en los bolsillos no cabe todo el arsenal diario) 2) Ese modo de andar de muchos varones (conocida popularmente como “andar chafando huevos“) no es nada recomendable para un líder. No sólo por falta de elegancia; también porque, como la planta del pie no pisa firme, denota falta de seguridad y/o recelo con el entorno natural y/o social.

Captura de pantalla 2016-03-30 a las 12.41.10

Besamanos Muchos me habéis pedido a través de redes sociales que comente la forma que tiene de saludar Pedro Sánchez. Llevo ya tiempo fijándome y efectivamente es muy curioso como efectúa el apretón de manos. Su mano siempre se inclina hacia abajo. Este peculiar gesto es muy parecido al que las damas (ahora aristócratas) realizaban para que los caballeros besaran su mano… Con el besamanos (ya fuera a una mujer, un rey, un papa…) lo que se pretende es la sumisión del otro.

Captura de pantalla 2016-03-30 a las 12.42.09

Escenografía Obviando el horripilante sofá de escai, ha habido café para todos (bueno, para los dos) y galletas (que no cuquis) poco apetecibles. Pedro Sánchez estaba decidido a persuadir -sentado hacia delante (interés), brazos y piernas ligeramente abiertas (receptivo)- mientras que Pablo Iglesias se ha acomodado en el sofá (distancia) con el tobillo derecho reposando sobre la rodilla izquierda (gesto muy competitivo y que pretende conquistar más espacio del que requiere = muy de macho alfa). La suela del zapato mira hacia las cámaras (desprecio), así que le incomodaba también la presencia de los reporteros gráficos. Es una manera excesivamente agresiva para sentarse en una reunión (por algo tan tonto como eso, quedas fuera en una entrevista de trabajo). Sólo se incorpora y “descruza” las piernas cuando le sirven la manduca (interés). Por otra parte, es especialmente significativo que el líder de Podemos haya “abandonado” sobre la mesa su bloc (exigencias, apuntes, notas…). En su otro (des)encuentro con Sánchez, colocó la libreta sobre el brazo del sofá.

Captura de pantalla 2016-03-30 a las 12.42.28

pablo

Captura de pantalla 2016-03-30 a las 12.45.24

Todo Ok En rueda de prensa, Sánchez muestra continuamente sus pulgares hacia arriba (sensación de ganador). No sólo los utiliza cuando se muestra confiado en que “estamos más cerca de un gobierno de cambio” (optimismo), también cada vez que se refiere a Iglesias (está controlado). Quizá sea una victoria precipitada, pero él se la ha creído.

Captura de pantalla 2016-03-30 a las 17.07.00

Suplica Ya durante el paseo pero también en rueda de prensa, Iglesias ha repetido en distintas ocasiones la postura de suplica/ruego (los brazos abiertos y las palmas de las manos mirando hacia arriba = algo caerá). Eso sí, el atril (siempre se sujeta al facistol como si se tratara de una especie de escudo) y el bolígrafo (tic de tertuliano televisivo) le han servido una vez más para protegerse. 

 

Captura de pantalla 2016-03-30 a las 10.58.45

 

 

 

 

 

 

El “no” a Mas (en modo mute)

Un ejercicio que siempre les recomiendo a mis alumnos es que visualicen los debates sin voz. Incluso a algunos clientes, los reticentes a modificar su lenguaje corporal, les obligo a verse parlamentar en modo mute. Y es que hablamos más por gestos que por palabras; y es que somos más sinceros con nuestros gestos que con nuestras palabras. En fin, segundo “no” a Mas en modo mute.

1. Antes de empezar a verbalizar y complicarlo todo, los humanos ya nos comunicábamos. Al ser algo prácticamente innato en los primates (sí, aunque a veces no lo parezca, somos animales emocionales), y al contrario de lo que sucede en el arte de la oratoria, es muy difícil dominar (disimular, camuflar…) nuestra expresión corporal. Sobre todo, es fácil perder el control de nuestros gestos cuando estamos demasiado afectados (ya sea en positivo o en negativo). Por eso, aunque adivinaba el “no”, el candidato a ser investido president no pudo disimular su decepción, hartazgo y resentimiento: brazos cruzados, cuello rígido, ceño fruncido, labios presionados (el superior metido para dentro y el inferior salido) y cejas arqueadas.

(Por cierto, las corbatas o son feas o hacen muaré… No sé qué es peor. Es su punto flaco).

Captura de pantalla 2015-11-12 a las 16.54.37Captura de pantalla 2015-08-26 a las 9.38.59

2. Quizá pretendía ofender o ridiculizar al oponente (“En su discurso, Sr. Mas, no ha hecho referencia al TC. Usted hace como los niños que se tapan y dicen “no me ven””), pero el gesto es tan infantil que a quien perjudica es a quien lo hace (más si por tu edad y tu aspecto ya posees una imagen excesivamente aniñada). #nocalia

Captura de pantalla 2015-11-12 a las 17.40.51

 

3.  Te cubres la boca con la mano para evitar que los periodistas te lean los labios, el problema es que cualquiera puede leer las caras de duelo, desesperación y mosqueo de los demás participantes a la improvisada “asamblea”. Esto, como los desencuentros entre parejas de enamorados, #mejorenprivado

Captura de pantalla 2015-11-12 a las 17.53.03 Captura de pantalla 2015-11-12 a las 17.52.15 Captura de pantalla 2015-11-12 a las 16.55.48

Captura de pantalla 2015-11-12 a las 16.50.33

4. Bajas la cabeza (sumisión) y te rascas la nariz (mentir u ocultar verdaderos sentimientos). Baños baja la mirada (consciente, se responsabiliza pero no cede).

Captura de pantalla 2015-11-12 a las 16.55.19

5. El escaño se está tragando a Mas-Colell, aviso. Transmite derrotismo. Claro que si a mí me llega una carta de hacienda para ajustar 1.318 millones de euros, yo también me hundo.

Captura de pantalla 2015-11-09 a las 14.00.10 Captura de pantalla 2015-11-12 a las 17.00.26

6. Si, por lo que sea, nos encontramos indispuestos, no acudamos al trabajo a contagiar a los demás. Y sí, este otoño se llevan los ponchos pero al tratarse de una prenda de abrigo, al entrar al Parlament se descubre una; no te lo echas en plan mantica y te apoltronas en el escaño a echarte una siesta… #yosoylalevy #respect

Captura de pantalla 2015-11-12 a las 20.51.41 Captura de pantalla 2015-11-12 a las 21.15.58

7. En serio, es el parlament de Catalunya. #respect

Captura de pantalla 2015-11-12 a las 17.58.58

8. Chuparse el pelo no es cuqui. Insisto, es el parlament de Catalunya  #respect

Captura de pantalla 2015-11-12 a las 17.07.53

9. Si por la mañana dices que tienes fiebre pero por la tarde te cazan en plaça Sant Jaume en mangas de camisa… #yatal #noemfacispatirbaños

Captura de pantalla 2015-11-12 a las 17.33.39

10. Si vamos de #hombreantiguo, defendámoslo como aquel abuelo anarquista impoluto mandaba. Ese cuello de camisa no es para ese chaleco tan abierto (por eso se monta encima). Lo sé, no acabamos de combinar bien. Sin embargo, #loveBaños

Captura de pantalla 2015-11-12 a las 18.59.37