Frialdad y modelitos en la boda de la hija de Morenés

El ministro de defensa ha casado a su hija este fin de semana en la capital hispalense. Sevilla, es para mí, la ciudad más bonita del mundo pero odio esa tendencia al señorío de algunos de sus más ilustres ciudadanos (más cuando van de boda). En fin, que ni siquiera en un momento supuestamente feliz como este, Perdo Morenés no ha podio quitarse su cara a lo conde Drácula. Los estilismos de sus colegas de partido tampoco tienen desperdicio… Anton Coppola – Dracula- The Beginning

Bonito el detalle del padrino de levantar con el pasador la corbata. Pero que frialdad, por favor...

 

El vestido de la novia muy bello. El padre, con chaqué, un tieso.

 

Aguirre no se alejó mucho de sus estilismos diarios. Los zapatones en amarillo canario y los dos broches (a falta de uno), lo más destacado.

 

Si la presidenta de la Comunidad de Madrid apostó por el azul corporativo, Ana Pastor optó por el raso rojo (vamos, discretita). Las perlas, el lazo, el abrigo... ¡No sé por dónde cogerla!

 

Arias Cañete no iba mal (aunque esa barba tan poblada no es propia de los de su estirpe)... Hasta que llegué a los pies!!!! Mocasines con traje!!!! ¡¡¡Arghhhh!!!!

 

Isabel Tocino entró en una tienda vintage y salió así: con todo colocado.

 

 

La influencia Thatcher en las políticas de hoy

Mañana los Reyes nos traen el esperado estreno de La Dama de Hierro. Por favor, como ya os advertí, para evitar fraudes en la traducción, optar por disfrutarla en versión original. Aunque opino que actualmente la mujer política debe luchar por alcanzar una feminidad indumentaria real (el uniforme político está hecho por y para los hombres), es de justicia reconocer la influencia (masculina en su totalidad -rigidez de tejidos, líneas rectas, sobriedad…-, pero femenina en los detalles) que la imagen de  Margaret Thatcher (el azul conservador, el collar de perlas, la camisa lazo, el pelo rubio cardado y el bolso de asa corta) ha tenido en las representantes públicas. Incluso a día de hoy…

La camisa de cuello en lazo estuvo presente el día de la foto de familia del nuevo gobierno de Rajoy. A Ana Pastor le favorece el estilo masculino, lástima que no sepa explotarlo.

 

Este estilismo de Elena Salgado (el color, el peinado, el broche y el pendiente de perla) recuerda mucho al de la Dama de Hierro.

 

El cardado y las perlas de Rita Barberá serían la versión barroca del estilo Thatcher

 

Angela Merkel quiso imitar a la ex primera dama británica pero pronto advirtieron que la figura de las dos mujeres poco tenían que ver. Aunque las perlas sean muy Thatcher, la Dama de Hierro nunca hubiera lucido un escote semejante.

 

La dureza política y estética de Condolezza Rice, ex secretaria de Estado de EEUU con George Bush, fue muy comparada con la de Thatcher.

 

Dilma Rousseff quiso lucir bolso como la primera dama. Pero se equivocó de modelo. Thatcher apostó casi siempre por la firma británica Asprey. En cambio, la presidenta brasileña se vio tentada por un Hermès.

 

La primera ministra danesa prefiere el bolso de Gucci. De hecho, la apodan así: Gucci-Helle

 

 

Thatcher no renunció a sus perlas en inglés y a su bolso en español

Este fin de semana pillé por casualidad en la Sexta 3 (excelente canal para disfrutar del buen cine) el trailer en español de La Dama de Hierro. En él, dos asesores intentaban convencer a la candidata conservadora de que se deshiciera del sombrero y del bolso para conseguir ser una líder creíble. Margaret Thatcher, interpretada por la gran Meryl Streep, contestaba: «Tal vez me convenza para dejar el sombrero, lo del bolso, sin embargo, no estoy dispuesta a negociarlo de ninguna manera». Pero hoy, para escribir esta nuevo post, he preferido ver el adelanto de la película en versión original y el diálogo cambia significativamente. No era el bolso lo que no era negociable, eran sus perlas…

La primera ministra británica creció vistiendo la ropa que su madre, modista, le confeccionaba. No fue hasta que se casó con un hombre de economía holgada que no empezó a comprar y crear su famoso estilismo. El azul tory, los sombreros, las blusas de lazo, su bolso de mano, el collar de perlas que su marido le regaló cuando dio a luz, los trajes de chaqueta y falda estructurados o su melena cardada… aún hoy le pertenecen. En el film, entre otras firmas, el vestuario se nutre de un bolso de Prada, un abrigo de Valentino tory-azul y una blusa de lazo de Derek Lam.

 

Cristina Kirchner utiliza el luto para su investidura

Cristina Fernández de Kirchner ha sido investida presidenta de Argentina por segunda vez. El discurso populista también se ha apoyado en su estilismo. Desde la muerte de su marido, ha abandonado en ocasiones el luto riguroso pero nunca para los actos electorales. Hoy no podía fallar. Por eso, del vestido de encaje blanco con el que recibió el bastón de mando de manos de su marido ha pasado a uno similar pero en negro, con lazo en la cintura y mangas con transparencias. Pintada como una puerta y con su melena de leona encendida, y después de referirse a él (desde que murió el expresidente se refiere a «él» a modo Aída de GH), se saltó el protocolo e hizo que su hija pequeña le colocara la banda. La niña parece sacada de la serie Gossip Girl (las esclavas de B) y aplaudió el juramento de su madre dando palmas contra su bolso, en vez de sostener la baguette bajo el brazo como hacen las señoritas.