Qué significa meterse a Churchill en el bolsillo

Ni corto ni perezoso. El president Torra se presentó al entierro del PDeCAT con una fotografía de Winston Churchill en el bolsillo de pecho de la americana (ahí donde sólo cabría colocar un pañuelo de adorno, como el de cuatro puntas de Lluís Companys). Desconozco si alguien de su equipo le advirtió del error que significaba aquel arreglo (aunque vista la desastrosa estrategia de comunicación que emplean con Quim Torra, empiezo a considerar que existe especial interés en que el president aparezca siempre torpe para no desmerecer ni debilitar la figura de Puigdemont). SEGUIR LEYENDO 

DivS-UZWAAAlnPW

Guardiola 3 – Monigotes 0

En la final de la Carabao Cup del pasado domingo, además del resultado deportivo, había un morbo añadido: comprobar si, tras la sanción de la Federación Inglesa, Pep Guardiola volvía a lucir el lazo amarillo como había prometido el pasado mes de diciembre: “Si la UEFA, la FIFA o la Premier League me quieren sancionar por llevarlo, adelante. Pero ellos, especialmente los Jordis, están en la cárcel. Sólo pedían votar, no lo olvidéis. Lo llevo especialmente por dos personas que defendieron algo como votar. Para estar en prisión hay que hacer algo grave. Y mientras estén ahí tendrán mi apoyo”.  SEGUIR LEYENDO

180302_PATRY2

xijinpingmao

El traje Mao para la cena

El presidente chino y su esposa han abandonado por unas horas a Michelle Obama en el gigante asiático para realizar una visita oficial a Holanda. Allí, los reyes Guillermo y Máxima han agasajado a sus invitados con un gran recibimiento a la llegada al aeropuerto y una cena de gala. Aunque los medios destaquen hoy los intentos de Peng Liyuan por emular la imagen de la figura de primera dama occidental y la elegancia de Máxima Zorreguieta, hay que fijarse también en el traje mao que escogió Xi Jinping para la noche.

xijinpingmaxima

A su llegada, tanto el presidente como la primera dama lucieron prendas occidentales. Soberbia Máxima de Holanda con ese turbante negro y la impresionante lazada en el cuello.

xijinpinggala

Para la cena de gala, tanto Jinping como Lyang optaron por la indumentaria oriental.

Cuatro bodas y un funeral

Que me perdone Kate pero, salvando las distancias,  el funeral de la Dama de Hierro lo he vivido casi como la boda de los duques de Cambridge… Hasta he encontrado sustituta para Pippa Middleton:  la nieta de Thatcher, guapísima. Todos los asistentes, de negro. Ellos, con chaqué y ellas, con tocado. Un funeral muy distinto al último que asistimos en Venezuela por la muerte de Hugo Chávez.

 

Tributo de SamCam a la Dama de Hierro con la lazada en el cuello de su blusa color crema que combinaba con su calzado.

 

Miriam González no se ha complicado la existencia. De todos modos, la cremallera que parte el vestido por la mitad no me convence, a no ser que se tratara de un homenaje a los Sex Pistols. Algo que me encajaría mucho más que ver a su marido enfundado en un chaqué. Vale que es el vicepresidente pero es un traje demasiado clasista incluso para él. El tocado de la española parece un pan sin levadura...

 

Y es que no sólo los laboristas (Tony Blair y Gordon Brown) se han permitido acudir con sastre y corbata, también el conservador Boris Johnson, alcalde de Londres, ha tirado de su particular estilo "acabodelevantarme".

 

Os lo advierto, Amanda Thatcher (19 años), nieta de la ex primera dama, va a ser la Pippa Middleton de este acontecimiento. Momentazo muy a lo Carlota Casiraghi. Guapísima.

La que no se ha querido perder tampoco la ceremonia de adiós a la Dama de Hierro ha sido su réplica española, Esperanza Aguirre. También estaba Trillo y Margallo.

 

Precisamente ayer, la ex presidenta madrileña lucía otro tipo de tocado: un birrete rojo para ser investida Doctora Honris Causa de la Universidad Alfonso X El Sabio en Vilanueva de la Cañada. Un estilismo que le hubiera servido para el adiós a Chávez, claro que por allí no se acercó.

 

 

El sombrero de Kirchner

La presidenta argentina ha sido una de las primeras mandatarias en llegar a Roma para asistir a la entronización del Papa y, como ocurrió cuando visitó a Ratzinger, su sombrero ha tomado casi más protagonismo que la reunión en sí. Según el protocolo, la mujer debe presentarse ante el pontífice de negro (excepto las reinas que pueden ir de blanco) y con mantilla. Pero en 2009, cuando Cristina Kirchner (aún no era viuda) y su homóloga Michelle Bachelet se reunieron con Benedicto XVI, la argentina llevó tocado y la chilena, nada. En aquella ocasión, Fernández de Kirchner fue muy criticada por uno de los sombreros que lució: con base de organza y ala transparente. Hoy, la jefa de estado argentina para competir con la humildad de Bergoglio ha preferido el otro modelo más “discreto” de cubrecabeza (de fieltro negro y lazo) que vistió en 2009. Eso sí, no ha podido resistirse al collar de perlas. Pobre niña rica…

En su encuentro de hoy con Bergoglio.

 

El mismo modelo ya lo había lucido durante una visita al Vaticano en 2009

 

Con Benedicto XVI, su sombrero de organza y ala transparente acaparó todas las miradas.