El juez que ríe

Sonríe siempre. No sólo en el juicio del 1-O, no, no… Siempre. Sin mucho ahondar, en youtube se encuentran rápidamente 3 vídeos de Antonio del Moral (conocido popularmente como “el juez que ríe”). Y hace exactamente lo mismo. Que ofrece una charla sobre “juicios paralelos”, sonríe. Le hacen una “entrevista”, sonríe. Y, por supuesto, si le preguntan sobre el cannabis, sonríe (y supongo que si le ponen de fondo a Bob Marley, se parte). SEGUIR LEYENDO

190329_PATRY2

 

ESPERANZA AGUIRRE TESTIFICA POR GÜRTEL EN SU DESPACHO DEL PP

El juez Ruz debe tener en cuenta que Aguirre “no declara sin tacones”

No sé si recordaréis aquel polémico “yo no hago declaraciones sin tacones “ que le espetó Esperanza Aguirre a la prensa un día de 2009 en el que acudió a un acto público calzada con unas manoletinas. Yo, por supuesto, no lo he olvidado. Por eso, me ha llamado muchísimo la atención que la ex presidenta madrileña acudiera a dar explicaciones al juez Ruz sobre el caso Gürtel con zapato plano, algo totalmente inusual en ella. Y aunque a la salida de la sede nacional de los populares desde donde declaró por escrito, la presidenta del PP de Madrid se limitó a señalar que había contestado a todas las preguntas que ocupan un total de 48 folios y que deseaba contribuir a que se esclarezca “de una vez” la cuestión ya que ella es “la máxima interesada” en que avance el caso, la falta de tacón en Aguirre debería tenerse muy en cuenta.

ESPERANZA AGUIRRE TESTIFICA POR GÜRTEL EN SU DESPACHO DEL PP

aguirrepies

Las dos únicas veces que hemos podido cazar a Aguirre sin altura en sus zapatos fueron este martes cuando declaró por escrito sobre el Caso Gürtel y en 2009 cuando advirtió a los periodistas de que ella no “hacía declaraciones sin tacones”.

 

Urdangarín protege su cuello

Hace un año el color de las corbatas que el duque de Palma escogió para declarar ante el juez nos sirvió para confirmar que algo ocultaba (gris) y que no iba a decir nada (verde). La dejadez en su aspecto (más allá de la pérdida de peso y el incremento del  mechón de canas; me refiero al nudo de su corbata y a la combinación de tonalidades) era consciente igual que la fue en su día la presentada en Félix Millet. Hoy, la corbata se ha sustituido por una bufanda multicolor (amarillo, verde, rojo y azul). Se sabe que inconscientemente requerimos de la fuerza de los colores en accesorios cuando nuestra salud (emocional y física) está debilitada y falta de energía. No por casualidad, el complemento escogido por el marido de la infanta Cristina sirve para proteger la garganta y el cuello (ya sea del frío o de declaraciones imprudentes). Además, la amabilidad de la bufanda sugiere que podría tratarse de un amuleto (quizás regalo de sus hijos o algún ser querido. Es decir, la protección de los suyos). Sin embargo, curioso es que casi todos los imputados sucumban a las rayas (tan tendencia entre rejas) cuando visitan al señor juez. En suma, la bufanda dará de qué hablar a los demás pero no al duque.

El nudo simple de Urdangarín ante el juez

El look que el duque de Palma llevaba hoy para declarar ante el juez ha dejado mucho que desear. Además de su deterioro físico (ha perdido más de 12 kilos), el conjunto de pantalón gris y americana azul (tan niño de San Ildefonso) con corbata plateada (el gris siempre oculta algo) daba lástima. Claro que, quizás, eso es justamente lo que pretendía. Pero lo que realmente me llamó la atención fue el uso de un cuello italiano con un nudo simple de corbata en vez de el propio, el doble o windsor. Algo poco propio de la realeza. Otra vez, quizá también eso estaba estudiado…

 

Cómo vestir ante el juez

¿Qué ponerse para un juicio? Como en la esfera política cada vez es más común pasar por el banquillo de los acusados vamos a dar algunos consejos  indumentarios para no fallar en esa cita tan especial con el Sr. juez. Por favor, Pepiño Blanco e Iñaki Urdanagarín, tomen buena nota de los errores y aciertos de sus predecesores.

Empecemos por el caso más reciente. Ayer empezó el juicio a Baltasar Garzón. La primera parte de la sesión, el acusado optó por vestir la toga de juez. Después, para responder a la acusación se despojó de ella y defendió su inocencia a cuerpo descubierto (bueno, con traje, claro. Camisa color salmón…). Muy bien pensado.

 

El caso Gürtel ha salpicado también, aunque de otro modo, a Paco Camps.  Nadie puede asegurar que los trajes que utiliza para visitar los juzgados pertenezcan a la lista de regalos indumentarios que habría recibido supuestamente como regalo de la trama corrupta pero lo cierto es que, de momento, no ha renunciado a sus elegantes estilismos. Es más, llegó a justificar sus looks porque “mis conciudadanos querrán que vaya bien vestido”. Tampoco se sabe si el bolso Louis Vuitton que lució Rita Barberá para apoyar a Camps a la salida del juzgado en 2009 fuera el que supuestamente  le compró El Bigotes en unas  Navidades.

Otro bolso de la firma de lujo francesa colgado del brazo de la esposa de Jaume Matas, cuando acudió el ex presidente balear por primera vez al juzgado, fue muy comentado.  En serio, ese día mejor que dejen la ostentación en casa.

Miren.  ¿Ven? Félix Millet, responsable del Palau de la Música, sabe perfectamente de lo que hablo… Los trajes caros los dejó en casa y apostó por un look homeless mucho más práctico cuando tienes que hacer creer que tu no has robado millones y millones de euros.

Aunque para imitar la estrategia estética de Millet hay que saber. El ex presidente egipcio lo intentó y nada. Muy bien lo de parecer un anciano enfermo e indefenso y llegar al juzgado en camilla pero las gafas de sol -de dictador- no ayudan para que la opinión pública sienta lástima por Mubarak.

Para eso, mejor aceptar la derrota con la cabeza bien alta y sin renunciar a la elegancia. Saddam Hussein así lo hizo: traje de lana turca con raya diplomática, camisa blanca de algodón e incluso, pañuelo en el bolsillo de la americana. No llevó corbata porque a los presos, para evitar lesiones, no se les permite. Tampoco, le debieron conceder el poder afeitarse. El dicatdor iraquí supo jugar perfectamente con las imágenes que sentenciaban su muerte.

Y, por favor, simplemente por clase, nada de llevar sus pertenencias en bolsas de basura como en la operación Pretoria. Aunque esta petición va más dirigida a los policías.