Diplomacia

El arte del protocolo y las buenas maneras en sociedad se basan en el hecho de estar presentes. La (buena) presencia se da cuando cuerpo, mente y comportamiento están en perfecta armonía. Se reconoce al formado e ilustrado en estas dotes por su serenidad; nunca un mal gesto, nunca una salida de tono (ni estética, ni verbal). Creerán los más bárbaros que durante la discrepancia no cabe en esta ciencia, aparentemente tan reprimida, respuesta a la ofensa; pero se equivocan. Primero porque “no hay mayor desprecio que no hacer aprecio” y segundo, porque armas imbatibles como la fina ironía, el sarcasmo y humor han sido siempre seña de gustos y talentos exquisitos…  SEGUIR LEYENDO

Captura de pantalla 2018-02-25 a las 21.38.42

Segundo round no verbal Felipe VI – Mas

El rey ha coincidido de nuevo esta mañana con el president de la Generalitat de Catalunya, seis días después del tenso encuentro que mantuvieron en Zarzuela, con motivo de la entrega, en Barcelona, de los despachos a 35 nuevos jueces. Y aunque Felipe VI venía dispuesto a remontar la derrota de la pasada semana, otra vez Artur Mas -aunque visiblemente más cansado- lo ha acabado dejando K.O.


1. Ignorar. Artur Mas espera a que el rey salude primero a Lesmes (presidente CGPJ). Cuando llega su turno le ofrece una sonrisa al monarca a la vez que alcanza su mano pero el rey aparta la mirada y el saludo dura 3 segundos (menos de 5 segundos, desprecio; más de 7 segundos, agrado). El president, con gesto molesto por la ofensa, se gira airado y le indica por dónde hay que entrar al recinto (“que no se te olvide que hoy estás en mi casa”).

2. Nervios. El president de la Generalitat trata de entablar una vez más conversación con el monarca -necesidad diplomática de acercar posturas e intentar frenar de cara a la opinión pública la demonización del proceso soberanista- pero este se muestra reacio. La situación es incómoda. Mas empieza a recolocarse las mangas y a apretar sus manos (lo hace siempre que está nervioso). Se sientan, y pese a estar uno junto al otro, evitan mirarse. La comunicación se da por concluida. El rey continúa con los labios apretados (enfado fingido porque el resto de su expresión facial es afable) y al president se le contagia el malestar (cejas subidas y ceño fruncido).

3. Manos sobre la mesa. Una vez sentados, Artur Mas reposa sus manos (las armas humanas) sobre la mesa (sinceridad). Felipe VI oculta las suyas bajo la mesa…

4. Foto de familia. El rey y Mas miran cada uno hacia un lado. Es Mas el primero en salirse del posado y en informar a los demás que la sesión ha concluido. Otra vez el president de la Generalitat acaba de tomar el control.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.