La corbata envenenada de Renzi a Tsipras

corbataMatteo Renzi necesita que Europa se fije en él y así lo escenifica a cada paso que da. Si la semana pasada recurrió a las nobles partes de David de Michelangelo para retratarse con Merkel, hoy ha preferido ser más sutil y regalarle a Tsipras una corbata de firma italiana (las cosas como son, de las mejorcitas). El primer ministro griego, ya metido en el noble oficio del cinsimo político, le ha contestado que se pondrá la corbata cuando acabe la crisis (que tal y como pinta la cosa significa “cuando las ranas bailen flamenco”). Estoy bastante hartita de los defensores de la corbata (casi tanto como de los detractores), así que aquí van algunos motivos por los que Tsipras y su gobierno no deben atarse la soga al cuello:

1. DESIDIA Porque lo harían porque sí, por seguir al rebaño. Y el caso es que  como el 98% de la población mundial (creo que he sido bastante generosa, solo deberíamos excluir a Obama), no tendrán ni pajorera idea de cómo hacerse el nudo y con qué cuello de camisa combinarlo. El resultado será igual de patético que lo que ocurre con sus trajes y camisas: no saben ni quieren lucirlos y parece que vayan disfrazados (no creíbles).

2. OBSOLETA. Porque la corbata (se cree que la corbata procede de los pañuelos que los soldados de las tropas croatas lucían en sus cuellos en el s.XVII) está, junto al traje diplomático occidental, obsoleta. Soy consciente de que cada vez que digo que la corbata desaparecerá, muchos se ríen. Señores míos, desapareció el chaqué y el sombrero y también parecía impensable. Además, les recuerdo que el traje, la corbata, la camisa y los zapatos de cordones proceden de la Revolución Francesa y los Sans Culottes (la primera izquierda). Si Syriza se considera izquierda, y una izquierda nueva, deben proponer nuevos códigos indumentarios (igual que nuevas políticas). Jamás nadie, y mucho menos la derecha, debe imponerles una vestimenta (un modo de pensar y actuar). Que se apliquen el cuento también los de Podemos. “Cambia, todo cambia…”, que diría Mercedes Sosa.

3. MUJICA. Si en la actualidad hay alguien de izquierdas que tenga alguna legitimidad, ese es José Mujica. El uruguayo siempre que le contestaban sobre el lazo respondía lo siguiente: “Yo me tomo la presidencia como un trabajo y para trabajar no necesito corbata. La corbata es un trapo miserable que se transformó en coquetería masculina, y andamos por ahí con esa servilleta bien incómoda, con el calor”.

4. EMPATÍA. ¿A quién representa Syriza? ¿Al opresor o al oprimido? Pues si es al oprimido, ya les informo desde aquí que la mayoría de ellos no llevan corbata y si la llevan, no la soportan, les incomoda y tienen ganas de cortársela y quemarla en la hogera.

5. MOUSTAKI. Porque los dos griegos más elegantes que yo he conocido (y con los que tuve la enorme suerte de compartir cena en un pequeño restaurante de París) no llevaban corbata. Uno era Georges Moustaki y el otro, mi amigo Yiorgos Eleftheriades.

Captura de pantalla 2014-12-08 a las 23.33.33

La entrepierna de José Mujica

Sabéis los que me seguís asiduamente que adoro a José Mujica. Pero por segunda vez (la primera fue ésta) debo ponerle un gran “arghhhhhh”. El pantalón le viene muy, muy, muy prieto y se marca todo y más. Entiendo que no pueda cruzar las piernas, pero si podría haber evitado el espatarre. Dios mío…. Ya sabemos que tiene un buen par de “h…”, pero no hace falta que sea tan evidente;)

Captura de pantalla 2014-12-08 a las 23.32.44

cfk

CFK se pierde el Mundial pero cena con Putin y sus pieles

Ayer todo el mundo la buscaba en el estadio de Maracaná apoyando a la selección argentina. La instantánea hubiera sido histórica: tres mujeres, jefas de gobierno, presidiendo un Mundial de Fútbol. Pero Cristina Fernández de Kirchner alegó dolor de garganta -y el cumpleaños de su nieto- para dejar plantadas a sus homólogas Dilma Roussef y Angela Merkel.  Un argumento ya dado días antes para no acudir tampoco a las celebraciones del 9 de julio, cuando se conmemora la Independencia de Argentina. Sin embargo, CFK no presentó problema alguno para recibir el sábado a Putin y ofrecer en su honor una cena de gala en la Casa Rosada. Al evento estaban invitados también los presidentes de Venezuela, Bolivia y Uruguay pero finalmente solo este último, José Mujica, pudo acercarse al país vecino. La jefa de estado argentina escogió para la velada un ostentoso abrigo negro de pieles, típico de nueva rica. ¿Sería imprescindible para cuidarse la garganta? Ya hace unos meses, en su visita a París, también lució una capa de piel blanca y un abrigo camel y pese a las insistentes preguntas de los periodistas galos que deseaban conocer la procedencia de la prenda (auténtico o artificial), la presidenta enmudeció.

 

cfk

Bajo el abrigo, un ajustadísimo vestido negro de raso. Completaba el look con sus habituales carísimas joyas. Quizá por eso, Mujica miraba para otro lado.

JOSEMUJICAPUTIN

celacraulcristina

Raúl Castro pasa de la guayabera en la Celac

La II cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) concluyó ayer en La Habana. Este tipo de encuentros siempre son interesantes gracias a que algunos representantes no visten al uso occidental y conseguimos salir de la rutinaria indumentaria diplomática. Sin embargo, pese a que la guayabera fue oficializada como indumentaria política para los cubanos, Raúl Castro prefirió enfundarse el traje y la corbata occidental. Ganas de internacionalizarse.

celacfamilia

Me encanta esta foto de familia porque casi nadie mira al objetivo… Da la sensación de que a alguien se le ha caído un pendiente o un anillo y lo anden buscando;)

El bloque sin corbata: Mujica, Maduro (las camisas guerreras del venezolano son espantosas en todos los colores pero aún más en blanco. Encima estaba excesivamente arrugada -y no creo que sea lino- y se le veía el cuello de la camiseta interior… arghhhh), Morales (¿más gordito o solo me da a mí esa impresión?) y Correa. Pero así como el uruguayo y el boliviano son fieles a su reticencia al uso de la corbata, el presidente de Venezuela y el de Ecuador se sirven del lazo cuando les conviene.

 

celacpeñanieto

Raúl Castro saluda a su homólogo mejicano. Curioso que la obsesiva perfección de Peña Nieto no logre superar ni siquiera a la figura de Raúl Castro. Porque al cubano, ya sea con guayabera o traje y  aunque no cuente con la planta de su hermano, se le nota y mucho que recibió educación protocolaria.

 

celacraulcristina

Cristina Fernández de Kirchner sigue con el medio luto o con el bicolor Chanel.

 

Sandals of Uruguay's President Jose Mujica seen as he participates in signing into office of newly appointed Economy Minister Bergara, in Montevideo

Mujica saca las uñas

No he ocultado jamás la admiración que siento por el presidente uruguayo. De hecho, hace un par de días os confesaba lo que disfruté escribiendo el perfil sobre José Mujica para Espejo de Marx, ¿la izquierda no puede vestir bien? Lo considero un político coherente, de esos en peligro de extinción, y su indumentaria humilde y campechana  lo refleja. Ahora bien, lo de hoy, muy a mi pesar, no puedo justificarlo aún sabiendo que Uruguay está atravesando una ola de calor con la que han alcanzado los 39º. Y no porque el mandatario haya escogido unas sandalias para el juramento del nuevo ministro de economía, ni tampoco porque se haya arremangado los pantalones azul marino para que le entrara un poquito de fresquito… Pero es que uno, por muy anarco que sea, no puede calzarse un zapato abierto con esas pezuñas!!! Dios, mío, hay que cortarse las uñas de vez en cuando… ¡arghhh!

Jose Mujica

Puede que haya una mancha de sudor en su camisa azul (quizás una camisa blanca hubiera sido hoy una mejor opción) y aunque podría haberlo resuelto poniéndose debajo una camiseta de algodón, no me voy a quejar.

mujica3

Vale, tampoco voy a decir nada sobre la posición “barra de bar” que ha adoptado porque se que se la “suda” (nunca mejor dicho) el protocolo.

Sandals of Uruguay's President Jose Mujica seen as he participates in signing into office of newly appointed Economy Minister Bergara, in Montevideo

Y aunque no sea un modelo demasiado atractivo de sandalia, me parece que era lo propio para un día de tanta calor como el que han sufrido los uruguayos (vamos, los trajeados y encorbatados que lo custodian me parecen unos primos) pero lo de las uñas…. Lo siento, pero eso sí que no puedo. Será para aferrarse aún más a la realidad, pero estoy convencida de que todos asumimos que es un hombre con los pies en la tierra.