psoe

PP y PSOE, me da igual

Pocos quedan ya, en un país bipartidista como el nuestro, que no reconozcan que  entre el Partido Popular y el Partido Socialista español no existen apenas diferencias. Por lo tanto, no es preciso ni siquiera que el propio Felipe González, aquel que un día renunció a la pana y a las coderas para rendirse al traje y la corbata,  pronuncie palabra alguna para confirmar tal mimetización ideológica como hizo anoche en el programa de Ana Pastor. Sin embargo, ayer, analizando el atavío de populares y socialistas en sus respectivos mítines para las europeas era todo tan evidente, tan repetitivo. Me refiero a que hasta hace poco el único resquicio que le quedaba a un asesor de imagen político para diferenciar a su candidato y su formación era su indumentaria informal. Lejos del traje diplomático occidental con el que se uniformizan a diario, el fin de semana era una fantástica ocasión para que los aspirantes y representantes pudieran transmitir su estilo, su personalidad, su carácter, sus anhelos, sus valores, su convicciones, sus gustos… Ahora, parece que el jean  -a lo más, unos chinos- con camisa blanca es el dress code electoral casual. Con tal panorama, las obviedades ideoestéticas de Susana Díaz pueden antojarse originales (hacerse con todas las blusas en las que aparezca una rosa -socialista- y combinar el blanco y el verde -andalucista-) igual que un tí@ barbudo en Eurovisión;)

MITIN DEL PP EN ALICANTE

psoe

valencianoabrazo

Valenciano y Díaz se confundieron

Elena Valenciano empezó ayer la campaña hacia las Europeas en Málaga. Y como no podía ser de otra manera ahí estaba Susana Díaz para apoyarla en todo, incluso en indumentaria. Porque lo curioso, o no, es que ambas optaron por un estilismo muy parecido:  tono azul turquesa en suéter y chupa, blanco en fular y blusa y jeans lavados en negro y añil. Por eso, cuando se abrazaron se confundieron.

valenciano1

Quizá la intención de Valenciano y Díaz era homenajear a la bandera de la Unión (aunque el azul de la UE es más intenso, ambas acostumbran a ser bastantes evidentes con el juego cromático. Es decir, si se habla de las mujeres, escogen el malva o el rosita; si se trata de una reunión socialista, prefieren el rojo; si el tema a tratar fuera Andalucía, verde y blanco…). A Valenciano parece que le entusiasman los fulares, no estaría mal entonces que aprendiera a lucirlos (no es la toalla del baño). El lavado de los tejanos de Díaz incide en unas partes demasiado conflictivas para que pueda favorecerle el pantalón.

valencianoabrazo

Cuando llegó el abrazo, se confundieron. Valenciano sujetó su coleta con una rosa socialista. Peinado que desde que fue nombrada candidata a las europeas no se ha quitado. Creo que ella está convencida de que así gana seriedad…

obamapor

Críticas a Obama por llamar a Putin en tejanos

Pocas veces se ha puesto en entredicho ningún atavío que vista el presidente estadounidense y es que siempre suele lucir perfecto. Sin embargo, el pasado sábado, Barack Obama realizó una llamada al presidente Putin para preocuparse por la crisis de Ucrania vistiendo unos jeans y una camisa informal que muchos asesores norteamericanos han empezado a criticar duramente. La seriedad del asunto a tratar, defienden algunos profesionales, recomendaba traje y corbata. No obstante, la gran mayoría de los encuestados en numerosas páginas estadounidenses consideran que al tratarse de fin de semana, el look casual del presidente estaba permitido.

obama

Fotografía facilitada por la Casa Blanca en la que se ve a Obama con ropa informal llamando a su homólogo ruso desde el despacho oval.

PP CONVENCIÓN

Cuéntame lo que pasó en la convención del PP

Este fin de semana se ha celebrado en Valladolid la convención del Partido Popular. Y salvo notorias ausencias como las del ex presidente Aznar y Mayor Oreja, nadie más quiso perderse el encuentro. Repasamos algunos factores que enturbiaron la comunicación no verbal de la formación que actualmente gobierna España.

1. Informal. Por todos es sabido que las reuniones políticas celebradas en fin de semana conceden a sus asistentes la posibilidad de dejarse ver con un look más casual. Es una norma tácita muy interesante ya que los líderes abandonan su uniforme (escudo) diario (traje, camisa y corbata) y nos permiten conocer mejor sus gustos y, por consiguiente, su personalidad. Sin embargo, en España se comete el craso error de considerar la ropa informal como un “mepongoloprimeroquepillo” dando lugar a estampas tan inverosímiles como las que hemos contemplado en Valladolid. Entre las que más me han impactado está la ministra de Sanidad Ana Mato con el abrigo azul cielo de cuando sus hijas eran adolescentes, la combinación masculina de la mayoría de asistentes conformada por jean clarito y suéter de cualquier color (azul, rojo, amarillo, verde, gris…) y las botas mosqueteras de Alicia Sánchez Camacho (muy tendencia este invierno pero que conjuntadas con unos pendientes de aro dorados la convierten a una en toda una choni). Porque una estética informal, aunque su éxito resida precisamente en que no se perciba trabajo alguno, requiere muchísimo más esfuerzo y conocimiento comunicativo que enfundarse el uniforme clásico.

wert5.jpg

 

2. Retro. Para su encuentro con las Nuevas Generaciones, el presidente español recuperó la chaqueta de cheviot gris con la que sorprendió para bien en la campaña electoral de 2011. Pero la pieza ya no luce igual. Más cuando uno la combina con una de sus camisas amarillentas y una corbata de los 70. Observando a Mariano Rajoy en TVE, uno podía confundirse y plantearse si aquello no era una escena de la serie Cuéntame cómo pasó o el próximo estilismo de Joaquín Reyes. Pero no sólo el líder de los populares parecía recién sacado del baúl de los recuerdos, allí había más de uno y una que no había renovado vestuario ni pensamiento desde hacía décadas.

retrorajoy

 

mona.jpg

 

retrogallardón

fre443.jpg

3. Taburete. Vayamos ahora a la escenografía. Últimamente se ha puesto de moda en los encuentros de las principales formaciones recurrir a un taburete para que los líderes transmitan cercanía, frescura, naturalidad… Aunque la estrategia funcionara tampoco sería conveniente abusar de ella como se está haciendo (tanto entre los populares como entre los socialistas), pero es que el taburete casi nunca consigue el objetivo comunicativo deseado. El problema es que primero habría que dar lecciones acerca de cómo utilizar este tipo de sillas altas para no hacer el ridículo. Los hay que pretenden sentarse en el taburete igual que en el sillón de su casa y otros que se creen que pueden acomodarse como si estuvieran en el bar bebiendo una birra. Error. En el tabuerte hay que reposar ligeramente el coxis (las nalgas quedan fuera) con una pierna estirada y la otra flexionada en la vara inferior del asiento (los cantantes con guitarra son los únicos que se sientan totalmente). Pero por supuesto hay que tener previamente en cuenta que hay personas a las que jamás podrá favorecerle una silla tan alta. Sería el caso de Soraya Sáenz de Santamaría en la que el taburete no hace más que evidenciar su escueta estatura (a la pobre le colgaban las piernecillas y esos zancos exagerados que calza ella).

Imitar la postura de Iñaki Oyarzábal.

retroespeguindos

 

4.  Diseño gráfico. No sé qué agencia se responsabiliza de las campañas propagandísticas y diseño gráfico del PP y tampoco entiendo sus objetivos (a no ser que lo suyo sea dinamitar el partido desde dentro). De estar en las nubes hemos pasado a un fondo azul donde una especie de puzzle de España se va desencajando y volviendo a su sitio (no deis ideas…). El eslogan esta vez rezaba  “En la buena dirección” e iba a acompañado de una flecha ascendente. Supongo que no tuvieron en cuenta, o sí, a las miles de féminas indignadas, dentro y fuera de las fronteras, con la ley del aborto impulsada por Gallardón.

PP CONVENCIÓN

 

masculino

generalitat

Vestidos para la historia… O no

Ayer, cuando escuché la doble pregunta que pretende definir el futuro de Catalunya, me pareció estar viviendo un momento histórico. Porque aunque España impida el referéndum, es muy probable que la fecha de ayer sea de aprendizaje obligatorio para los pupilos que tengan el privilegio de seguir estudiando tras la ley Wert. Con todo y recordando como analizaba ya en mis años de instituto la apariencia de los personajes que habían influido en el pasado y por lo tanto en mi presente, imaginé una vestimenta igual de solemne que el anuncio del president Mas. Pero al dirigirme al televisor para comprobar si mi imaginación tenía algo que ver con la realidad, quede altamente decepcionada. No es que esperara los impecables atavíos de Macià, Companys o Tarradellas pero tampoco las pintas de gañanes que llevaban todos los que posaron para pasar a la posteridad. A la derecha que se coloquen los de traje prefabricado y corbata; a la izquierda, los de jeans y pseudoderivados.

generalitat