obama

El discurso sobre el Estado de la Unión

El Discurso sobre el Estado de la Unión tuvo un año más un único protagonista. Y aunque uno pueda precipitarse a pensar que fue el presidente de EEUU y su discurso, otros adivinaréis que la protagonista fue Michelle Obama y más concretamente su atavío. Y es que tras las duras críticas recibidas el año pasado por su vestido rojo y negro sin mangas del diseñador Jason Wu, que algunos entendieron más propio para un cóctel que para asistir al discurso más importante del año, la primera dama estadounidense se ha decantado esta vez por un conjunto mucho más sobrio y conservador en verde oscuro. Sin embargo, nunca llueve a gusto de todos y lejos de agradar, los reproches a su indumentaria se han acrecentado. A los medios americanos les costaba diferenciarla entre los trajes de los congresistas; a los más patriotas les molestó que escogiera un modelo del diseñador tunecino Alaïa (anteriormente, en el Discurso de Estado de la Unión siempre había llevado firmas estadounidenses); y a sus admiradores, les decepcionó que Michelle se hubiera cubierto sus famosos brazos tonificados con una torerita y tan pronto la vieron se creó la correspondiente etiqueta en Twitter:  «freedommichellearms».

michelle

El tono «forest green» del vestido de Michelle Obama fue lo más comentado.

michelle2013

En 2013, este diseño de Jason Wu se llevó todas las críticas por demasiado informal.

obama

Obviamente, si el presidente se planta con esa seguridad y esa impoluta estampa delante de su pueblo es casi imposible que un discurso pueda salir mal.

barack

¿Y si clonaramos a Obama?

Una de las primeras paradas de Barack Obama al llegar a Senegal fue a la isla Gorée, uno de los centros de tráfico de esclavos con destino a América en el siglo XVIII. Esta foto del primer presidente negro estadounidense en la "puerta del no retorno" es de lo más emotiva.

Los Obama en África

Excepto el presidente, el resto de la familia presidencial (incluyendo la suegra y la sobrina que también les acompañan en este viaje) se han preocupado en buscar estilismos en sintonía con su visita al continente africano.

Ya a su salida de Washington, excepto el presidente que prefirió ser fiel a su look clásico, se apreciaba un cambio de indumentaria en Michelle y sus hijas. La primera dama llevaba un vestido de Narciso Rodríguez.

Ya a su salida de Washington, excepto el presidente que prefirió ser fiel a su look clásico, se apreciaba un cambio de indumentaria en Michelle y sus hijas. La primera dama llevaba un vestido de Narciso Rodríguez.

 

Los Obama aterrizan en Senegal. Tanto el vestido con el cinturón de la hija pequeña, como el estampado de la madre y la hija mayor son un guiño al país que los recibe.

Los Obama aterrizan en Senegal. Tanto el vestido con el cinturón de la hija pequeña, como el estampado de la madre y la hija mayor son un guiño al país que los recibe.

 

Una de las primeras paradas de Barack Obama al llegar a Senegal fue a la isla Gorée, uno de los centros de tráfico de esclavos con destino a América en el siglo XVIII. Esta foto del primer presidente negro estadounidense en la "puerta del no retorno" es de lo más emotiva.

Una de las primeras paradas de Barack Obama al llegar a Senegal fue a la isla Gorée, uno de los centros de tráfico de esclavos con destino a América en el siglo XVIII. Esta foto del primer presidente negro estadounidense en la «puerta del no retorno» es de lo más conmovedora.

 

Michelle Obama escogió un floreado vestido de Jason Wu para reunirse con la primera dama de Senegal, Marieme Faye.

Michelle Obama escogió un floreado vestido de Jason Wu para reunirse con la primera dama de Senegal, Marieme Faye.

 

 

 

 

Michelle Obama repite con Jason Wu

La primera dama estadounidense ha sido fiel al diseñador Jason Wu al elegir al modisto nacido en Taiwán pero residente en Nueva York como el creador del traje que ha lucido en el muy esperado baile inaugural, al igual que hiciera hace ahora cuatro años. Michelle Obama apareció impresionante ante la multitud en el centro de convenciones de Washington con un vestido de gasa y terciopelo de color rubí sin mangas y tirantes cerrados a la altura del pecho, con zapatos de Jimmy Choo y un anillo de diamantes de Kimberly McDonald. Por su parte, el presidente estaba impecable con un clásico smoking y pajarita blanca.

Wu ya fue el creador en del maravilloso vestido blanco de un solo tirante que  Michelle Obama llevó en el baile inaugural de 2009. Gracias a ello, el diseñador pasó de ser considerado emergente a uno de los talentos más admirados en todo el mundo. No es de extrañar entonces que Wu, cuando ha visto que la primera dama se había decantado de nuevo por uno de sus diseños, admitiera vía twitter que estaba «en shock».

 

No le niegues el voto a Michelle Obama

Si alguien aún no estaba convencido de que esta mujer es un portento, este sketch protagonizado por Michelle Obama para animar a los electores a que acudan a votar. Las dotes interpretativas de la actual primera dama estadounidense son innegables. Por cierto, el precioso vestido es de Jason Wu y en estos cuatro años lo ha repetido en numerosas ocasiones. No se puede hacer mejor.

Un vestido más para la historia

La primera dama de Estados Unidos, Michelle Obama, ha donado el vestido blanco del diseñador Jason Wu  que lució en la investidura de su marido, el presidente de EE UU, Barack Obama, al Museo Nacional de Historia Estadounidense en un acto en el que ha reconocido sentirse «un poco avergonzada de toda la algarabía» en torno a la prenda. Como la mayoría de ustedes, no estoy acostumbrada a que la gente quiera poner en exhibición la ropa que he llevado puesta», ha confesado la primera dama, entre sonrisas.

Con todo, el modelo y el resto de piezas que completan la colección de vestidos de la investidura «nos ayudan a conectar con un momento histórico de una manera muy real», ha agregado, pues «nos lleva más allá de los libros de Historia y las fotografías, y nos ayuda a entender que la historia es algo que se hace con gente de verdad», ha afirmado. Con la donación, Michelle Obama continúa la tradición de que las primeras damas estadounidenses entreguen los vestidos de investidura a este museo, parte de la Institución Smithsonian (The First Ladies).

El modelo se mostrará en una nueva galería, con el nombre El debut de una Primera Dama, donde se expondrán los once vestidos que lucieron las esposas de los presidentes de EE.UU. en las investiduras de éstos. Además del vestido de Jason Wu, también se podrá admirar el resto de piezas que complementaban el look de la primera dama: los Jimmy Choo plateados, los pendientes, el anillo y el brazalete de oro blanco y diamantes.

La primera dama ha rememorado aquel 20 de enero de 2009 en el que se puso el vestido por primera y única vez: «Recuerdo lo elegante que me sentí cuando nos anunciaron al presidente y a mí para el primero de muchos bailes. Es un momento que recordaré toda mi vida».  El resto del mundo también.