Dedicado al alcalde de Granada

Ayer, el alcalde de Granada dijo (ante un grupo de jóvenes estudiantes) que a diferencia de los hombres, “las mujeres cuanto más desnudas, más elegantes”. Sólo por la apariencia del popular (y también por sus palabras), entiendo que el término “elegancia” debería desterrarlo de su vocabulario. Y es que José Torres Hurtado desconoce una de los principios básicos de la elegancia:”insinuar en vez de mostrar”. Aquí, algunos ejemplos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

jfkportada

El estilo inimitable de JFK

Comparado con él, no es de extrañar que en estos últimos 50 años  el resto de líderes mundiales hayan quedado asiduamente en evidencia. John Fitzgerald Kennedy estrenó el look relajado del político gracias al estilo Ivi League aprendido desde pequeño en casa. Si los trajes grises hechos a medida con americanas de dos botones (solapas y hombros suaves), las corbatas finas de seda y el pañuelo asomando en el bolsillo del pecho le procuraban esa imagen clásica inimitable, fuera de las obligaciones de estado, el presidente estadounidense convirtió el casual en sofisticado a base de pantalones caqui, polos, jerséis de cuello redondo, mocasines de piel, chaquetas deportivas y una destreza innata para mezclar la franela y el tweed. Para rematar el look, fueron sus míticas gafas de sol Ray Ban de niño malo las encargadas de convertirlo en un auténtico icono de moda. JFK demostró hace ya más de medio siglo que un dirigente podía ser moderno y sexy. Lo dicho, después de él, la mediocridad.

jfk1

El estilo deportivo universitario lo caracterizó desde bien joven.

jfk

El pelo alborotado era otra de sus señas más reconocibles. Hasta entonces, ningún político se había atrevido a defender un look tan informal.

jfk3

Obviamente, en su imagen impoluta mucho tuvo que ver su esposa. JFK, a consecuencia de sus problemas de espalda, tenía una pierna más corta que otra. Era Jackie la que se encargaba de que el sastre lo tuviera en cuenta y disimular el efecto.

jkk6

Presidente y primera dama en bañador y bikini, toda una revolución para la época. La pareja presidencial, además de rica y poderosa, era joven y atractiva.

jfk8

Impecable.

jfk10

Ojo a los calcetines blancos deportivos. Explotaron como pocos la imagen relajada y sofisticada de familia. Ahí todo el mérito es de Jackie y su pasión por afrancesar la Casa Blanca y a sus inquilinos.

jfk5

Pantalón blanco, americana deportiva de dos botones, corbata fina, pañuelo en el bolsillo del pecho, mocasines y sus míticas Ray Ban. Un casanovas…

JFK9

No le gustaba usar sombrero. Algunos apuntaban a que se debía a las nuevas modas (los jóvenes ya no querían cubrir sus cabezas) pero otros adivinaban que mucho tuvo que ver los problemas que le acarrearon los sindicatos de muchas sombrererías estadounidenses.

jfk12

Las americanas eran de hombros y solapas suaves.

jfk13

Por supuesto, la diferencia también la marcaba el estilo innato que poseía. Quedar bien en semejante postura es para aplaudir.

jfk14

Vale, después de esto tendré que volver a la realidad y enfrentarme con Rajoy y toda la cuchipandi…

jfkglasses

Y eso es un nudo de corbata.

 

jackie

El Chanel rosa que vistió Jackie hace 50 años cuando JFK fue asesiando

Tal día como hoy, hace ya 50 años, fue asesinado el presidente John Fitzgerald Kennedy en Dallas. Todos recordamos aquellas imágenes y también el traje que llevaba puesto la primera dama estadounidense y que ha acabado convirtiéndose en una de las piezas de ropa más famosas de la historia. El conjunto rosa con cuello azul marino era una réplica exacta de un diseño de Chanel -con las telas traídas desde la maison francesa- pero confeccionado en EEUU para evitar las críticas que acusaban a Jackie Kennedy de antipatriota. No fue hasta meses después, y gracias a la revista Life, que el atuendo no recuperó el color ya que en aquella época la televisión todavía era en blanco y negro y ninguna publicación se atrevía a reproducir imágenes sobre tan fatídico momento para los estadounidenses. Aquel mismo atuendo ya lo había lucido en anteriores ocasiones, en concreto, seis son las veces en las que se la vio con él. Tras el asesinato, Jackie no se quitó el traje hasta que no regresó, la madrugada siguiente, a la Casa Blanca. Lo vistió, salpicado de sangre, a bordo del Air Force One en el vuelo de vuelta a Washington, mientras Lyndon B. Johnson juraba como presidente. Aunque algunos de los que le viajaban en el avión le ofrecieron cambiarse de ropa, ella declinó el ofrecimiento: “Quiero que vean lo que le han hecho a John”. Hoy el conjunto manchado de sangre todavía se guarda en los Archivos Nacionales.

US President John F. Kennedy 50th assassination anniversary

La pareja a su llegada a Dallas. Jackie acompañó el estilismo con guantes cortos blancos y su mítico pillbox, a juego con el vestido.

jackie2

jackie

En el coche descapotable en el que unos minutos más tarde Kennedy sería tiroteado.

jackie3

En el Air Force One, en la jura improvisada de Lyndon B. Johnson como presidente, Jackie Kennedy quiso llevar el vestido manchado de sangre para que vieran lo que le habían hecho a su marido.

El Chanel de Jackie en el asesinato de Kennedy era falso, según Lagerfeld

Nuevas informaciones llegan de uno de los acontecimientos más importantes del siglo XX: el asesinato de John F. Kennedy. No es que se haya revelado quién decidió matar al presidente estadounidense, pero Karl Lagerfeld asegura que el imitado Chanel rosa que llevaba Jackie aquel día era solo una copia. Salpicado de la sangre de su marido, la first lady por excelencia se negó a retirárselo en aquella jornada ya histórica para que “vean lo que han hecho”. De hecho, el estilismo está a buen recaudo y se dejó escrito que no se mostraría hasta pasados 100 años.

Según el director creativo de Chanel, el modelo fue reproducido (pirateado) por el diseñador de Jackie’O, Oleg Cassini.Y no es nada inverosímil la historia… Coco Chanel llegó a declarar sobre la esposa de Kennedy que “no hay nadie peor vestido en todos los continentes”. Con tal comentario no es de extrañar que Jackie prescindiera (incluso, quemara) todos los diseños de la francesa. De todos modos, existen otras versiones sobre el origen del estilismo. Tras gastarse 30.000 dólares en la firma gala y que la prensa lo descubriera, optó por acudir a una boutique-taller neoyorquina (Chez Ninon) en la que con patrones, tejidos y botones enviados directamente del 31 de la Rue Cambon de París le reproducían las piezas que deseaba vestir.

En fin, se me acaba de caer un mito… ¡¡¡Arghhhhh!!!

Este vídeo puede ser algo desagradable…