Nutella para Renzi

La esposa de Matteo Renzi ha ejercido de primera y se ha comido un crepe (de origen galo) con Nutella (marca italina). La instantánea buscada por el gobierno italiano llega después de que la ministra de Ecología francesa, Ségolène Royal, declarara la guerra a este producto del grupo Ferrero. “Hay que dejar de comer Nutella porque contiene aceite de palma y este ha sustituido a los árboles y se ha producido un daño considerable al planeta”, argumentó la socialista en un programa de televisión que generó polémica en el país vecino.

Yo, que he sido siempre de Nocilla (más de PC que de Mac, más de BB que de Iphone, más de Coca-Cola que de Pepsi, más de Cola Cao que de Nesquik, más de playa que de montaña…), creo que esta dulce crisis diplomática entre París y Roma debe resolverla el gran papa Francisco. En su encíclica sobre el cambio climático seguro que sale algo sobre el tema.

agneserenzi

La corbata envenenada de Renzi a Tsipras

corbataMatteo Renzi necesita que Europa se fije en él y así lo escenifica a cada paso que da. Si la semana pasada recurrió a las nobles partes de David de Michelangelo para retratarse con Merkel, hoy ha preferido ser más sutil y regalarle a Tsipras una corbata de firma italiana (las cosas como son, de las mejorcitas). El primer ministro griego, ya metido en el noble oficio del cinsimo político, le ha contestado que se pondrá la corbata cuando acabe la crisis (que tal y como pinta la cosa significa “cuando las ranas bailen flamenco”). Estoy bastante hartita de los defensores de la corbata (casi tanto como de los detractores), así que aquí van algunos motivos por los que Tsipras y su gobierno no deben atarse la soga al cuello:

1. DESIDIA Porque lo harían porque sí, por seguir al rebaño. Y el caso es que  como el 98% de la población mundial (creo que he sido bastante generosa, solo deberíamos excluir a Obama), no tendrán ni pajorera idea de cómo hacerse el nudo y con qué cuello de camisa combinarlo. El resultado será igual de patético que lo que ocurre con sus trajes y camisas: no saben ni quieren lucirlos y parece que vayan disfrazados (no creíbles).

2. OBSOLETA. Porque la corbata (se cree que la corbata procede de los pañuelos que los soldados de las tropas croatas lucían en sus cuellos en el s.XVII) está, junto al traje diplomático occidental, obsoleta. Soy consciente de que cada vez que digo que la corbata desaparecerá, muchos se ríen. Señores míos, desapareció el chaqué y el sombrero y también parecía impensable. Además, les recuerdo que el traje, la corbata, la camisa y los zapatos de cordones proceden de la Revolución Francesa y los Sans Culottes (la primera izquierda). Si Syriza se considera izquierda, y una izquierda nueva, deben proponer nuevos códigos indumentarios (igual que nuevas políticas). Jamás nadie, y mucho menos la derecha, debe imponerles una vestimenta (un modo de pensar y actuar). Que se apliquen el cuento también los de Podemos. “Cambia, todo cambia…”, que diría Mercedes Sosa.

3. MUJICA. Si en la actualidad hay alguien de izquierdas que tenga alguna legitimidad, ese es José Mujica. El uruguayo siempre que le contestaban sobre el lazo respondía lo siguiente: “Yo me tomo la presidencia como un trabajo y para trabajar no necesito corbata. La corbata es un trapo miserable que se transformó en coquetería masculina, y andamos por ahí con esa servilleta bien incómoda, con el calor”.

4. EMPATÍA. ¿A quién representa Syriza? ¿Al opresor o al oprimido? Pues si es al oprimido, ya les informo desde aquí que la mayoría de ellos no llevan corbata y si la llevan, no la soportan, les incomoda y tienen ganas de cortársela y quemarla en la hogera.

5. MOUSTAKI. Porque los dos griegos más elegantes que yo he conocido (y con los que tuve la enorme suerte de compartir cena en un pequeño restaurante de París) no llevaban corbata. Uno era Georges Moustaki y el otro, mi amigo Yiorgos Eleftheriades.

stefania

El topless de la ministra italiana

La revista italiana, un año más, vuelve a publicar la foto política-polémica del verano. La ministra de Educación de Italia, Stefania Giannini ha sido captada por las cámaras mientras tomaba el sol sin la parte de arriba de su bikini. El semanario propiedad de Silvio Berlusconi recalca que “es la primera vez en la historia de la República que un miembro del gobierno es fotografiado en la playa sin sujetador”. Las redes sociales se han llenado de comentarios sobre las instantáneas de Giannini (53 años de edad), y aunque muchos son machistas, la mayoría son de apoyo a la funcionaria. Claro que también los hay que incluso han llegado a exigir la dimisión de la ministra. Ya veis, Italia (al igual que España) está llena de políticos corruptos que no dejan el cargo ni con agua caliente y ahora nos va a escandalizar que una mujer tenga pechos (por cierto, he visto políticos hombres con más pecho que Giannini). MANDA HUEVOS.

stefania

stefania2

maria-elena-boschi

El tanga de la ministra italiana

El siempre “caballeroso” Silvio Berlusconi dijo de ella que era “demasiado sexy para ser comunista”. María Elena Boschi, de 33 años, asumió el pasado lunes la cartera de Reformas Constitucionales y Relaciones en el nuevo gobierno de Matteo Renzi. En el momento de la firma, frente al presidente de Italia, Giorgio Napolitono, se tomó una instantánea de la joven en la que se la veía de espaldas con un traje pantalón azul klein y taconoazos charol en color salmón. Pero la imagen que corrió por las redes sociales como la pólvora tenía además un aliciente: a la nueva ministra se le veía el tanga. Horas después, cuando muchos ya habían dado por cierto el incidente, se descubrió que la instantánea había sido trucada (las ganas que tenía el artífice del montaje de verle la ropa interior a tal belleza).

maria-elena-boschi

Quirinale, giuramento governo Renzi

Arrivo dei nuovi Ministri al Quirinale per il giuramento.

Italy's Prime Minister Letta looks on during a confidence vote at the Senate in Rome

Berlusconi y Letta, el lenguaje de las corbatas en la crisis italiana

Como si se tratara de un desenlace merecidísimo para los malos de la peli, Enrico Letta y medio Europa celebraron ayer la derrota de Berlusconi. Para enterarse de la evolución del asunto que ayer mantuvo en vilo a los italianos, uno podía prescindir tranquilamente del sonido. Y es que bastaba estudiar los gestos del actual y el ex primer ministro para darse cuenta de cómo iba la cosa. Mientras Berlusconi se ajustaba el nudo de la corbata y, después, se llevaba las manos a la cara para ocultarse el rostro; Letta, también nervioso, jugueteaba con la lengüeta del lazo como si fuera una servilleta. Si bien, finalmente, la victoria del líder demócrata vino acompañada por echarse el accesorio a la espalda. Ya había pasado todo, había superado el órdago del “Cavaliere“.

PD. Ding dong, la bruja ha muerto. ¿Siguiente?

berluscininudo

 

berlusconi

Italy's Prime Minister Letta looks on during a confidence vote at the Senate in Rome