Liderazgo de testosterona

Existen dos formas de enfrentarse a un macho alfa. Una es competir por descubrir quién de los dos es más duro (autoritario) y la otra, mediante la superioridad intelectual y moral (serenidad). Desafortunadamente, a diferencia de Justin Trudeau o el Papa Francisco, Emmanuelle Macron empleó la primera en su encuentro con Donald Trump. SEGUIR LEYENDO

trump-macron-handshake 

Iglesias limpia a Errejón

2016-04-11 14.53.56

Humillación pública Los medios de comunicación, inocentes o tímidos, han tildado el gesto de Pablo a Iglesias a Iñígo Errejón en el desayuno de prensa de “paternalista”. Creo que no han valorado del todo la brutalidad de la imagen. Cualquiera que se ponga en el lugar de Errejón comprenderá cuán humillante es que alguien -aunque sea tu querida madre- se disponga a limpiarte nada en público. Menos, lógicamente, cuando has superado los tres años de edad (aunque tu edad física e indumentaria diga lo contrario) y te encuentras en un desayuno (reunión) de trabajo con compañeros, enemigos (puede, y parece, que sean los mismos) y decenas de cámaras fotográficas y de televisión apuntándote. La incomodidad del momento sólo es comparable al que deben sentir los santos varones que soportan que sus novias los sometan a una limpieza de cutis o espalda improvisada (ese deseo irrefrenable de algunas féminas de proceder a una extracción de espinillas con su hombre es la “sofisticación” de un gesto primitivo lleno de amor: desparasitar a los de su manada) en mitad de una playa o piscina repleta de gente.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Gesto de amor Sí, cuando eras pequeño (o no tan pequeño) y tu madre te limpiaba la nariz o la mejilla porque te habías embadurnado media cara con el puré aquello se antojaba un acto de amor y ternura. Aún así, si os fijáis, los niños apartan la cara (molestos) cuando sus padres o seres queridos se acercan e invaden su espacio vital armados con un pañuelo o una servilleta. A sabiendas de la reacción natural del crío, los progenitores cogen con una mano a su cachorro por la nuca (lo bloquean/lo someten porque “esto es lo que te conviene”) para poder asearlos. Y exactamente esa ha sido la estrategia de Iglesias y la reacción de Errejón. Sin embargo, a Dios gracias, que al secretario general de Podemos no se le ha ocurrido servirse de su salivilla como desincrustante espontáneo a la manchas más rebeldes… #madremía

baby

¿Cómo proceder? He visualizado varias veces el vídeo y no percibo mancha alguna en el rostro de Errejón. Aún no habían probado bocado por lo que no podía haberse manchado de comida. Si se debiera a la marca traicionera del café o el zumo de naranja, la mancha aparecería alrededor de la boca y no en la mejilla o la nariz. Si había mancha (cosa de la que no estoy segura) quizá fuera de pintalabios tras saludar a alguna asistente (porque no quiero pensar que sea lo que algunos aseguráis que es…). Cuando te encuentras en una situación así, debes avisar a tu compañero: se lo comunicas verbalmente “tienes una cosa aquí” y no verbalmente (le indicas en tu rostro -para que en el otro funcione como un espejo- dónde). Nunca, ni que seas su madre o su esposa (si eres su mujer o amante y el gesto es en privado, funciona como gesto de seducción), lo harás por ella porque estás sugiriendo a los demás que aquella persona no es suficientemente madura o está discapacitada para valerse por si sola… #yahívamos

Broma Casualmente, hace poco más de un mes, en una pequeña intervención de Errejón en el programa Late Motiv, Andreu Buenafuente le gastó esa misma “broma” (2.35): quiso secarle la babilla con un pañuelo. Pero hoy, no era el lugar ni el momento para que su colega y secretario general eternizara la parodia del eterno adolescente. Más que nada porque alguien podría entrever cierta maldad y estrategia por parte de Iglesias para desacreditar a su número dos. Después de apartar a Errejón de la mesa de negociación con el PSOE y cesar a su mano derecha, Sergio Pascual; la broma de paternalismo (o humillación) puede que no tenga tanta gracia (para prueba, la mandíbula tensa -agresividad frustrada- de Errejón). 

2016-04-11 14.56.45

Íñigo Errejón y James Dean

Íñigo Errejón está a un cambio de imagen de James Dean (cosas que se le ocurren a Patry mientras escribe su tercer libro…).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

 

gafas

Errejón, fuera del País de Nunca Jamás

Cada vez que veo a Íñigo Errejón -de mi misma generación, la del 83- me acuerdo de mi mejor amigo en la facultad. Era una de las personas más inteligentes que he conocido jamás, un coco, pero su imagen dejaba mucho que desear. Un pipiolo que intelectualmente era un adulto pero que físicamente, y pese a sus intentos de vestirse con camisas de señor y mocasines, seguía pareciendo un indefenso neñín. El sábado por la noche me quedé dormida con La Sexta Noche -que coopresenta otra chica que estudió conmigo, Andrea Ropero- y la intervención del responsable de la secretaría política de Podemos. Quizá por eso, soñé con Errejón… Nada erótico, solo lo sometía a un pequeño cambio de look. El resultado fue fantástico (seriedad, seguridad sin restar cercanía), así que a continuación anotaré lo que recuerdo.

Joven, que no infantil. En política se premia la experiencia, (mal)interpretada como seguridad y seriedad. Esto lleva a que ofrecer una apariencia demasiado juvenil esté bastante penado. Gracias a la CUP (lo siento, llegaron antes que vosotros), y ahora Podemos, cada vez esta percepción de la ineptitud del joven frente al viejo ha ido cambiando (por lo menos, estéticamente). Aún así, una cosa es ser joven y otra, un niño de primera comunión. A Errejón le sucede lo segundo y solucionar la cuestión abrochándose una camisa no evita el problema. Da la sensación de que se ha vestido con ropa de adulto, que va disfrazado. Que le ha pedido prestado el atuendo a su padre o tutor y que en cualquier momento pasarán a buscarlo, o le traerán el bocata de jamón envuelto en plata para la hora del recreo.

Captura de pantalla 2014-12-22 a las 21.07.37

Efecto (exagerado, claro) que provoca

Colores oscuros. Es rubito y de tez clara, para reforzar su imagen habrá que irse a colores oscuros o con cierta energía. Los negros y grises “envejecen” con facilidad pero dignidad (evitar el azul marino porque acabará dando la impresión de colegial). De vez en cuando, arriesgar con este azul eléctrico, por ejemplo. Nunca, nunca, nunca, nunca, nunca… manga corta o pantalón corto (supongo que no lo haría pero….)

negro

azul

Prendas potentes. Es muy delgado, necesita piezas que le otorguen consistencia. Aún así, al tratarse de una persona alta, mejor evitar tejidos excesivamente bastos porque causarán cierta desproporción física. Apostar por suéteres de cuello alto de algodón orgánico o de cashemira. Los cuellos de punto o lana o las bufandas también le convienen porque le ocultan ese cuellín y pecho de bebé. La barba para sumar seriedad a un joven es un recurso ideal pero en su caso, no disponemos de esa posibilidad. Por eso los fulares y los pañuelos pueden suplir en parte esa falta de vello facial.

altocuello2cuello

 

Gafas. La comparación con Millhouse, personaje de los Simpson, está clara: ya sea por el cabello pero también por las gafitas. Unas lentes más grandes y ovaladas, no tan rectangulares (ni tampoco redondas como las de su compañero Monedero), intensificarán su mirada. También ayudaría mucho que dejara de poner esos ojitos de alucine de niño pequeño cada vez que discute con alguien. 

gafas

 

Cabello. Peinado excesivamente de niño bueno. Si se dejara el tupé algo más raro y lo peinara hacia atrás con volumen, ganaría centímetros y fuerza. Más que por un look nene pijo, yo apostaría por un look algo hipster.

Captura de pantalla 2014-12-22 a las 23.03.20