La reina, Kate y el maniquí sin cabeza

En una visita privada, la reina Isabel y Kate Middleton han podido comprobar como se exhibirá el vestido de novia de la duquesa de Cambridge junto a otros objetos del enlace en una muestra en el Buckingham Palace que a partir de este fin de semana quedará abierta al gran público. Se espera que más de medio millón de personas acudan a ver de cerca el vestido que Sarah Burton creó para la última boda real británica. Eso sí, según la propia reina, el maniquí sin cabeza donde reposa la vestimenta es algo «espeluznante».

El estreno de Kate Middleton

El bronceado de su luna de miel en las Seychelles le ha sentado de maravilla. La duquesa de Cambridge se ha estrenado en sus labores reales con un pequeño encuentro con el presidente Obama y su esposa. Para la cita, un vestido ajustado nude y una cartera de mano -¿para qué necesitaría el bolso si estaban en Palacio?- y zapatos negros.  El único pero es que no paraba de tocarse el pelo. ¿Inseguridad? No es para menos.

Poner morritos y acicalarse el pelo no es muy acertado.

Aunque su recién estrenado marido tampoco estuvo muy lúcido. ¿Qué es eso de no mirar a los ojos?

El viento trae de cabeza a Michelle Obama. Al llegar a Irlanda se le deshizo el peinado y ahora, le ha salvado la enagua que llevaba bajo el vestido...

SamCam, tapada hasta las cejas


SamCam con Victoria Beckham

Samantha Cameron ha asumido lo que ahora es: la primera dama de Inglaterra. Y aunque a primera vista el cargo invita a la envidia, cuando hay que competir en una fiesta con las mejores modelos y celebrities, la cosa no es tan divertida. En los British Fashion Awards, la esposa de David Cameron prefirió pasar desapercibida y taparse hasta las cejas.

Tacones, horas de gimnasio, rostros perfectos… La primera dama británica acudió a los British Fashion Awards con un vestido largo negro de Osman Yousefzada que llamaba la atención por su sobriedad. Eso sí, con 39 años y tras dar a luz tan sólo hace 3 meses, SamCam lució una cinturilla envidiable. Claro que se puede seguir primera dama, sobria y discreta y ser la más elegante de la noche. Que se lo pregunten a Grace Kelly, Jackie Kennedy o Carla Bruni.

La icono de moda Alexa Chung

Claudia Schiffer

Namoi Campbell

Kate Middleton, la princesa con botas

La futura princesa de Ingalterra es una enamorada de las botas. Si hace unas semanas se hablaba de su gusto por el calzado hecho en Valverde del Camino, ahora Middleton confirma su preferencia por las botas de ante negro de caña alta. Desde hace años, la prometida del príncipe Guillermo no permite que en su armario falte un par de su modelo fetiche. Ayer mismo las lucía en plena nevada en Londres.

Ver a Kate en ropa interior no tiene precio

Durante años este trozo de tela ha permanecido enterrado en un fondo de armario. Pero con el anuncio de la boda entre Kate Middleton y el príncipe Guillermo, la prenda ha sido rescatada por su diseñadora. Más que nada porque fue el modelo que lució Middleton en un desfile benéfico en la universidad y con el que consiguió hipnotizar al futuro rey de Inglaterra.  Tras el anuncio de boda de la pareja, podría alcanzar las 100.000 libras esterlinas si se subastara. Y aunque la diseñadora de la falda –fue Middleton quién lo utilizó como vestido- asegura que jamás lo venderá, suculentas ofertas ya empiezan a aparecer.

En principio era una falda, pero Kate lo usó como vestido

El vestido elaborado en el año 2000 costó tan sólo 30£ y se tejió en seda durante una semana, según cuenta la creadora. El príncipe Guillermo, por su parte, pagó 200£ por un asiento en primera fila VIP del desfile y quedó cautivado cuando Kate apareció sobre la pasarela prácticamente en ropa interior. Seguro que en el trozo de tela ni se fijó, pero bueno…

Kate Middleton durante el desfile en el año 2000