Miquel Iceta, el antilíder

Es el osito que fue abandonado por el último niño que habitó esa casa, hoy ya venida a menos por la inevitable erosión del tiempo. Está sucio y viejo pero aún te mira con ojos inocentes y sonrisa entrañable, convenciéndote de que en el fondo tiene un corazón que no le cabe en el relleno de guata y pidiéndote otra oportunidad. Y aunque tu madre insiste en que lo tires, lo metes en la lavadora con la esperanza de que recupere el rubor perdido. Desgraciadamente, el tambor del centrifugado acabará desmenuzándolo. Pero tú, cabezón y federalista, insistes en juntar las partes. Total, que haces un apaño con aguja e hilo y esperas a que el juguete roto resucite…

Antilíder Como ocurre con el antihéroe, el antilíder carece de todas las características de perfección que se le exigen a un líder. Ni seguridad, ni seriedad. Y encima, en la cercanía -plano en el que podría lucirse- no apetece el arrime.

Adán Si te lanzan un huevo a la cabeza (imbéciles hay en todas partes) y tu aspecto tampoco es que se vea demasiado mermado por el pringue, el asunto es altamente preocupante. Ya no es sólo cuestión de que tu imagen sea agradable y coherente con tu ideario; es que tu apariencia arroje cierto grado de implicación con el aseo (hay gente que por mucho que se limpie sigue ofreciendo un aspecto excesivamente andrajoso). Y no es tanto por la falta de respeto que le demuestras a los demás (el electorado); más significativa es la falta de respeto que te brindas a ti mismo. No se pueden celebrar los 15 mil seguidores en twitter subiendo voluntariamente -sí, voluntariamente- una foto tuya con la camiseta llena de manchas de sudor. Eso más que una celebración es un castigo.

Marca De vez en cuando se pone camisas y polos de marca, como si eso pudiera solventar el problema. Pero nada: el vestuario de Iceta es a la moda lo que el PSC a la política catalana actual.

El hombro tobogán Tranquilos, no se debe a ninguna deformación física: es la americana que le viene grande. A veces parece que tenga un hombro doble y otras, que no tenga.

Puños fuera Se empeña en ultrajar el traje y la elegancia masculina constantemente. Vale que hay que dejar 2cm de puño de camisa bajo la americana pero eso son dos dedos, no medio brazo.

Cetrino Si a esa tez lechosa le añades prendas en colores como blanco roto, rosa palo, marrones, granates (…), acabas con un tono cetrino. Ese aspecto de hombre enfermo que se levanta por primera vez, tras una semana en cama, y que sospechas que aún lleva el pijama bajo la ropa para no coger frío…

Gafas Las lucía insulsas hasta que (como medio panorama político nacional) quiso imitar a Duran i Lleida y darle un toque de color a su andrajoso uniforme. Como es socialista, eligió una varilla roja corporativa.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

iceta

El hombro doble del líder del PSC

Sigo pensando que existe una mano oscura que pretende erradicar la socialdemocracia española (y a juzgar por el papel de los socialistas en estos últimos años, no me extrañaría). Quizá, si cabe, en Catalunya está suposición encuentre aún más garantías de éxito. Y es que resulta incomprensible la elección de Pere Navarro y ahora Miquel Iceta como representantes del PSC. En fin, ya que hay lo que hay, vamos a ver si intentamos paliar la esperpéntica apariencia que acompaña a este último.

A la vista está que Iceta precisa un cambio radical de imagen pero hay algo en él que me saca especialmente de quicio; tanto, que cada vez que aparece en la pantalla de mi televisor, cambio de canal. Ahora que voy a tenerlo que ver sí o sí, le agradecería que tomara medidas al respecto, y nunca mejor dicho.

Porque ni aunque se tratara de un defecto físico (aunque no creo), su hombro infinito derecho tendría fácil solución: ¡¡¡acudir a un sastre!!! El problema de Iceta es que las americanas que le deben abrochar (tiene barriguita) le van enormes de espalda provocando que parezca que su hombro se haya reproducido en dos.  Pese a lo que pueda creer Iceta, en Barcelona le hacen un buen sastre por 250 euros. Le recomiendo que se haga dos (si la calidad del tejido es media, le durará mucho más que cualquiera que pueda encontrar prefabricado).

 

iceta

El sujetador de Elena Valencino

Intento centrarme en el nuevo libro pero me resulta imposible y más con estampas como la protagonizada hoy por Elena Valenciano en un acto del PSOE en La Rioja. La vicesecretaria general socialista aparecía con una chaqueta de cremallera de caída libre en el hombro que descubría su tatuaje de la mariposa y un top ajustado sin mangas que, a su vez, dejaba ver la tira del sujetador (tranquilos, era negro). Este look grunge -en su caso, descafeinado- se ha asociado siempre con movimientos antisistema, por lo tanto, debido a su cargo e ideología no le corresponde. Con ello no quiero decir que ningún político pueda arriesgar con estilismos menos oficiales pero sí que resulta imprescindible ser consciente de lo que se está queriendo transmitir y denunciar.

PD. Las piezas desestructuradas son muy favorecedoras para muchas mujeres -generalmente, de tendencia progresista. Pese a ello,  este tipo de atuendos pueden resultar excesivamente comprometedores: es casi imposible controlar su caída y siempre se acaba enseñando más de la cuenta.

 

Quizá Valenciano deseaba imitar el posado a lo Elsa Pataky de Joana Ortega para Yo Dona hace dos semanas. La vicepresidenta catalana es muy aficionada a las piezas desestructuradas y un día tendrá un susto.

El misterioso hombro de Miquel Iceta

Paseando hace una semana por Rambla Catalunya, tropecé con Miquel Iceta. El viceprimer secretario del PSC no tenía demasiado buen aspecto. De hecho, la persona que me acompañaba en mi camino y que lo conoce personalmente me advirtió que su imagen era siempre así,  «descuidada» (bueno, dijo otra cosa pero….). Cuando ayer compadeció para anunciar que el Congreso de su partido se aplazará hasta pasadas las elecciones generales, apareció de esta guisa. O la americana era muy grande, o se la colocó «peor imposible» o debajo de la hombrera se escondía un conejo. Era difícil centrarse en su mensaje y no en aquella estampa deformada.

Desde Sonsoles a Soraya, de negro y con el hombro descubierto

La cena de gala en honor al presidente de Chile tuvo muchos más invitados.  Además de Letizia y su imperdible, muchos miembros del gobierno y la oposición acudieron  a la cita. Sonsoles y Soraya Saénz de Sanatmaría coincidieron en su estilismo al enfundarse un vestido negro de hombro descubierto. Trinidad Jiménez, de rojo, no pudo hacer frente a la reina Sofía y Elena Salgado falló en el calzado. Lo de Sinde no tiene remedio.

La reina, de rojo, es la mejor representación

El granate de Trinidad Jiménez no convenció

Sonsoles, minimalista pero elegante, aunque coincidió en estilo con Soraya Saénz de Santamaría

Soraya se equivocó en el vestido (no le favorecía el tejido) pero también en los accesorios: zapatos, pulsera (¿se la robó a su sobrina?), bolso, y maquillaje

Esta mujer no sé quién es. Podría ser la esposa de Gallardón pero ese pelo corto... no sé. Eso sí la noche iba de hombros al descubierto.

Quizá algo más bronceada le favorecería más el vestido. Pero la combinación con ese calzado no se salva.

Lo de Sinde, es que no se puede justificar. Desde aquí un llamamiento a la ministra de cultura: ¡busca ayuda para vestirte!

—————————————————————————————————————————————————

From Sonsoles to Soraya, black and one shoulder

The gala dinner honoring the president of Chile had many more guests. Besides Letizia and her pin, many government and the opposition came to the event. Sonsoles and Soraya Saénz de Sanatmaría agreed to slip into their style one-shoulder black dress. Trinidad Jiménez, red, could not cope with Queen Sofia and Elena Salgado failed footwear. Sinde is hopeless.