Felipe VI y Rajoy

Como es tradición, ayer el rey se reunió en el palacio de Marivent con el presidente del gobierno. Y aunque la cita en Mallorca marca el «descanso» veraniego de la política española y permite un estilismo más desenfadado, Mariano Rajoy ha vuelto a elegir un rancio traje de raya diplomática (penosamente cortado, por supuesto) para la ocasión. Acostumbrada -pero no por ello, menos escandalizada- a sus desatinos indumentarios, me ha llamado la atención que para superar su miedo escénico esta vez eligiera un papel en vez de un bolígrafo para calmar sus nervios.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.