CuquiCup, la película

 

Coincidamos o estemos a las antípodas de su ideología, hay que reconocer que actualmente no existe otra formación más coherente y creíble que la CUP. El corto que han estrenado esta mañana como vídeo de la campaña electoral del 27-S está repleta de guiños estéticos a la indumentaria de izquierdas. Veamos.

1. Sandalia de Rato. Cae la famosa chancla de la furgo y se la calza David Fernàndez.

2. Camiseta sin mangas y pantalón corto. Estética dañina a la vista en cualquier circunstancia (aunque estés solo en casa o seas el único espécimen humano que habite el planeta Tierra) pero en el contexto, permisible.

3. Pecholobo. Arrufat aparece despechugado. Bueno, en ese contexto, lo pasamos.

4. Goticuqui. Isabel Vallet con total black look y las uñas perfectamente lacadas a juego (no se puede ser más cuqui).

5. El hombre antiguo. Antonio Baños con hermilla, corbata, camisa rosita… Ya, ya lo sabéis: #muerodeamor Eso sí, lástima el nudo…

6. El gato de la suerte. Como los chinos lo copian todo, ahora muchos no saben que la figurita es japonesa. El diseño nipón es el más alternativo del mundo. Son cuquis hasta para las bromas.

7. Mantel de cuadros rojos y blancos (espero que no sea un hule). En serio, no se puede ser más cuqui.

8.  El mono de Rosie la remachadora. No hay una pieza de vestir más icónica en la lucha feminista que el mono azul. A Gabriela Serra le queda estupendamente. Yo de ella lo convertía en uniforme permanente. Las botas de montaña de Bel, con ese estilismo y en ese lugar, tienen todo el sentido del mundo.

9. Los malos. Los malos llevan pulserita independentista de PVC. No son ecos, no son cuquis.

 

Antonio Baños, el transgresor

Acostumbrados a las camisetas pancarta de David Fernàndez, muchos andan aún despistados con las corbatas y los chalecos del nuevo líder de la CUP.  Pero para competir con el estilo pijiprogre de Romeva y el de sindicalista de Rabell, quizá el look de hombre antiguo del periodista y escritor  Antonio Baños sea hoy lo más transgresor.

1. El hombre antiguo. Por culpa de los hipsters, la magia del vintage ha perdido fuelle. Sin embargo, lo añejo (lo viejo, viejo) sigue teniendo cierto interés. Esas americanas de mil rayas, pañuelo clásico en el bolsillo (y no pseudopañuelos prefabricados cosidos en la americana que ha popularizado Albert Rivera) y terno completo (con chaleco) que lucían nuestros abuelos en fechas señaladas para no quedar en excesiva desventaja con el hombre pudiente, son lo más. En el caso de Baños, creo que el espíritu de Nin lo ha poseído. Eso sí, el fantasma reclama acudir a una buena sastrería para hacerse con trajes a medida.

2. La corbata. Alcanzado el objetivo de que la progresía se deshiciera de la soga al cuello que le había impuesto el capitalismo; en este momento, que un líder de izquierdas se ate un nudo es toda una transgresión (siempre que no se acompañe de un traje prefabricado deformado, que entonces sólo te quedas en socialdemócrata).  Ahora bien, si se va a lucir corbata, hágase bien. Llevarla aflojada por sistema, más que de intelectual bohemio, es de púber o de soltero borracho en una boda (ya lo dije, de púber).

3. El chaleco. Ya que los problemillas de Monedero con hacienda impidieron que acabara imponiendo esta pieza en el panorama político nacional, Baños podría diferenciarse entre tanto listo en las listas catalanas por sus hermillas. Bueno, y si se hace com un reloj de bolsillo, la bomba.

4. Las camisetas. No es su uniforme -como ocurría en el caso de su antecesor-, pero Baños también usa t-shirts. Sin embargo, no le favorecen. Cada vez que se enfunda una se antoja un hombre mayor tratando de hacerse pasar por un jovencito -y no es cuestión de edad ni de figura. Si se va de hombre antiguo, hay que ir de hombre antiguo hasta con los estilismos más informales. A lo más, camiseta imperio.

5. Las gafas. Lentes redondas de viejo profesor universitario. Da igual que carezcas de neuronas y cerebro (no es el caso), pero si tienes nariz y orejas para sostenerlas, te hacen parecer inteligente. No falla.

6. Los pelos. Aunque sea rala en algunas zonas, la barba casa con su estilismo. Pero debe tomar cuidado con las greñas y recortarse el pelo con frecuencia. Porque una cosa es ir de hombre antiguo y otra, de vendedor de enciclopedias de papel (obsoleto).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.