Puigdemont en La Moncloa

A la derecha El apretón de manos lo instiga el que recibe o el que alberga mayor poder. El anfitrión (en este caso, Rajoy) parte con ventaja porque es el que toma la posición privilegiada en el saludo. Colocado a la derecha, la mano de uno puede dominar (girar) la del otro individuo hacia abajo (limosna) y, además, gráficamente se apunta un tanto: es la mano que capta la cámara (la otra queda oculta, pierde). El presidente español no ha sometido al catalán (no ha obligado a Puigdemont a colocar su mano en posición de súplica) y ninguna de las partes (quitando que el líder del PP es más alto) ha quedado por encima (superioridad) o por debajo (inferioridad) de la otra.

saludo

Palmadita  Insisto, jugar en casa conlleva ciertas ventajas. ¿Podríamos justificar así la palmadita de Mariano Rajoy a Puigdemont? Podríamos. Sin embargo, la última vez que Artur Mas pisó La Moncloa fue el president el que golpeó (mando yo) a Rajoy. Claro que el dominio del lenguaje corporal y escénico del líder de CDC es incomparable a ningún otro líder peninsular actual. En ese sentido, #aprendandeMas

palmada

 

Captura de pantalla 2016-04-20 a las 20.41.51

 

Captura de pantalla 2016-04-20 a las 21.47.31

Sonrisas (y cierto vacile) A diferencia del tenso encuentro con Mas, el de Rajoy y Puigdemont ha sido incluso cordial. La permanente sonrisa del actual president ha alejado la sensación de «català emprenyat» y es algo que puede beneficiar a la imagen (diabólica) que se le da al procés en España (entiendo que el «vacile» de los reporteros con el «merci beaucoup» no lo ha pillado ni Rajoy…). Puigdemont parecía mucho más interesado y dispuesto a alcanzar algún tipo de acuerdo: se ha inclinado hacia delante para conversar con el presidente español (disposición); cuando ha cruzado las piernas, el pie estaba dirigido hacia Rajoy (reconoce al interlocutor); y ha colocado las 46 propuestas sobre la mesa, entre los dos (vamos a hablar sobre esto). Artur Mas tomó una posición mucho más agresiva y fría (autoritaria) al aposentarse en el sillón (intimidar al contrario), apuntar con el pie hacia la puerta (me quiero largar de aquí) y guardar sus peticiones en el reposabrazos derecho (lealtad a las reivindicaciones) lejos de la persona a la que se suponía debía convencer (no pienso ceder en nada/no reconozco tu superioridad).

sonrisas Captura de pantalla 2016-04-20 a las 20.31.41

 

apuntadedo

Cachondeo entre los reporteros gráficos. A Puigdemont le divierte (¡¡¡aún así no se apunta con el dedo!!!!), Rajoy no entiende nada (cuando no entiende saca la lengua) y su mano izquierda escenifica la tensión del momento (¿qué dice esta gente?).

 

jeu

La cara de Puigdemont de «vinga, no us passeu amb aquest pobre home» mientras Rajoy saluda (un poco a lo «jeu, caloma, jeu») a un público «entregado».

 

Obsequio Desgraciadamente, hace ya mucho que se perdió la bella costumbre de llevar un obsequio cuando se visita a alguien. Pablo Iglesias ha utilizado en numerosas ocasiones (el rey, Rajoy, Sánchez…) esta vieja práctica para asegurarse la foto. Ahora bien, es un detalle que define (personaliza) a Iglesias y, por eso, en algunas ocasiones, le funciona positivamente. Hace unas semanas, Puigdemont recibió al líder de la formación morada en Palau y le regaló un libro sobre Andreu Nin. Si hacemos caso al protocolo, era Iglesias el que tenía que agasajar al anfitrión (ojo a los independentistas que han caído rendidos ahora a Coleta Morada: Pablo Iglesias no le llevó nada al president. Por algo será…). Además, tener que recurrir a copiar una técnica de seducción (cortejo, marqueting, postureo…) de otro dice muy poco de uno (y su equipo, claro). Y hoy llega Rajoy -tonto el último- y le entrega un ejemplar de El Quijote a Puigdemont. La derecha española y catalana siguiendo la tendencia podemita… #enshock

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El Quijote (pero sólo la II parte) Buscarán los medios mil interpretaciones para tal elección literaria. «Es el aniversario de Cervantes y en Catalunya por Sant Jordi se regalan libros», se ha justificado el presidente español. En el caso de que hubiera cierta malicia en la entrega y su mensaje (léase, «locos que divisan gigantes en vez de molinos»), el argumento utilizado por el popular -«en Catalunya por Sant Jordi se regalan libros»- reconoce la singularidad de la identidad catalana (ya es un avance porque para Rajoy hasta hace nada los catalanes sólo le gustábamos porque «hacíamos cosas», pero sin especificar qué). La cara de asco de Rajoy al entregarle el libro no la malinterpreten. Esa mueca la hace cuando desconoce algo: no sabía cómo abrir el libro (una obra con cierre antiguo… Ay…). La estampa del presidente español sentado con el botón de la americana abrochado sí es para #hiperventilar, madre mía. Ni Sancho Panza… Aunque lo de los bajos de Puigdemont y el agua embotellada en plástico con copa de vidrio también es para #hiperventilar un ratito, ¿eh?

libro2

Captura de pantalla 2016-04-20 a las 21.46.18

 

 

 

 

 

Lectura visual de la entrevista a Artur Mas

Análisis visual de la entrevista al president de la Generalitat en funciones, emitida anoche en el programa «.Cat».


Escenografía

soledad Lógicamente el escenario es el habitual en el programa y precisamente eso es lo que llama, en parte, la atención… Empieza el programa con un plano general en el que el presentador está de pie delante de la mesa hablando a cámara y refiriéndose al invitado como si este no estuviera allí, en plató. Pero sí que está: está sentado detrás, a la izquierda del plano, en una mesa inmensa (soledad), mirando hacia al vacío (perdido) y golpeando con los uñas el tablero (nerviosismo). Todo esto resultaría normal televisivamente si el invitado no fuera el president de la Generalitat. Lo es en funciones y su cargo pende de un hilo pero hay que aprender a diferenciar entre la institución y la persona (aviso a las dos partes: defensores y detractores de Mas, a ver si vais a quemar lo primero y va a ser contraproducente para todo el país). Ayer, la puesta en escena presentó a una persona (líder de su partido), no al president (líder de un país). Los asesores de Mas no deberían haberlo permitido y menos en estos momentos (no era un formato que le beneficiara); aunque estén pensando ya en las próxima elecciones.

extremo Sentado a un lado de la mesa (uno más) y con una silla de ruedas (movilidad/inestabilidad…).

boli y octavillas El bic era suyo (o por lo menos se lo agencia cuando acaba la entrevista) y el peculiar formato de octavillas es el que utiliza. Entiendo que son elementos que él decidió poner encima de la mesa. Sin embargo, no los necesitaba. Se le pueden criticar muchísimas cosas a Artur Mas, pero es un de los políticos con mayor seguridad escénica y no precisa de recursos de primero de oratoria. Las preguntas de los entrevistadores (sólo eran 2 y bastante moderados) no requerían tomar notas. Con lo cual, las hojas sólo sirvieron para sacudirlas cuando hablaba del compromiso con JxS (acuerdo alcanzado, pacto firmado) y ordenarlas y recolocarlas cuando aseguró que «nosotros nos defenderemos» (amenaza firme). Por su parte, el boli sólo sirvió para exteriorizar su tensión (lanzar el bic contra la mesa cuando se empieza a cabrear).

Lenguaje corporal

culpable En distintas ocasiones, cuando se refirió a la CUP, apunta con el dedo acusador. Es un gesto demasiado agresivo y delatador. Hay que tener en cuenta que cuando señalamos a alguien con un dedo, tres dedos apuntan hacia nosotros mismos…    

aprecio Hay un momento en el que habla de sus colaboradores -«la gente a la que aprecio»- y se toca el corazón. Es un gesto nada habitual en política. Significa que el aprecio es sincero, es un hombre fiel a los suyos.

golpe nudillos El gesto de golpear con los nudillos sobre la mesa (imposición) es muy paternalista (porque lo digo yo y mientras vivas bajo este techo harás lo que yo te mande).

boca entreabierta y ladeada Cuando habla de las renuncias a las que se han visto sometidos las formaciones de JxSí, señala que a CDC se le ha pedido que prescinda de su principal líder político. En ese momento, deja la boca entreabierta (agresividad contenida) y tuerce la boca hacia a un lado (disgusto ante la idea). 

presentador/entrevistadores No es el tema, pero el lenguaje corporal del presentador y del otro entrevistador era también digna de análisis… Y aunque pueda parecer lo contrario, un mal interlocutor nunca ayuda al entrevistado. A Mas le hubiera convenido más la contundencia de Terribas que el infantilismo de este par. 

Indumentaria/estética

gris El traje, la camisa y el nudo de la corbata (aunque estas siempre las lleva horrendas) eran correctos para un líder conservador. Sin embargo, en televisión, el gris no es lo más recomendable. En psicología cromática, el gris genera duda. Hubiera sido mucho mejor un gris marengo o un azul marino (el negro, aunque siempre otorga poder, en este momento resultaría demasiado violento).

cansado Aspecto cansado, muy pálido de piel (el gris intensifica este efecto). El bálsamo labial, probablemente es porque esté resfriado y se le secan los labios. La solución, antes que ponerle cacao (destacaba demasiado), hubiera sido eliminar las pieles muertas (con un cepillo de dientes), ponerle un poco de hidratante, dejar secar y retirar el resto con un papel. Las greñas, en su caso, no se las atribuyo a la dejadez (sólo hay que ver lo perfectamente que lleva afeitada la barba). Es el pecado que cometen todas las personas que empiezan a sufrir los efectos de la alopecia: creer que por llevar el pelo más largo, las zonas claras pasan más desapercibidas (cuando es totalmente lo contrario).

Análisis visual de la república catalana (independiente de mi casa)

Agenda intensa la de la política catalana estos días. «Nada, que queremos fundar una república «, que diría mi querido cuqui Antonio Baños. En estas, ayer se constituyó el parlament de Catalunya y se escogió a Carme Forcadell como presidenta (#jaushofareu). Hoy, acuerdo (escrito) entre JxSí y la CUP para iniciar el procés y respuesta (leída) de Mariano Rajoy. Aquí, un breve resumen visual de lo que acontece.

1. Pecholobo femenino. No os fijéis ni él ni en ella. Fijaros en la muchacha que lleva medio pecho fuera de la blusa. Puede que sea una combinación a modo Victoria Beckham en 2013 pero estamos en 2015 y en el Parlament de Catalunya #respect

Captura de pantalla 2015-10-27 a las 15.52.29

2. Anillaco. No perdamos de vista esta primera imagen porque el anillaco que luce Forcadell es muy anillo Pescador del Papa #osloharábesar #jaushofareu

pescador

3. Gafas para afearse. Jamás entenderé por qué hay personas que escogen monturas de gafa para afearse… #yesomedespiertaciertosreceloscomoyaoshabréispercatado #jaushofareu

Captura de pantalla 2015-10-26 a las 18.13.37

 

4. Poder. En lenguaje corporal, el que saluda con la mano derecha es el líder (poder). El president en funcions no debe ceder institucionalidad ni perder el equilibrio para felicitar a la recién nombrada presidenta del nuevo parlament.

saludo

5. ¿Nos cortamos las corbatas o nos las dejamos largas? #quèestàpassant #lacorbatanovapertrams #maredeDéu

Captura de pantalla 2015-10-27 a las 15.54.56 Captura de pantalla 2015-10-27 a las 15.53.21

6. Tensión política no resuelta. Diplomacia: personas que no se soportan pero que se sonríen falsamente para escudar sus respectivas partes (ya sea con las manos o el bolso).

Captura de pantalla 2015-10-26 a las 14.00.28

7. Selfies. Están en el Parlament de Catalunya #respect #maredeDéu

Captura de pantalla 2015-10-26 a las 14.16.29 selfieoscar

 

8. Una mordidita. Que se ponen todos a cantar Els Segadors pero a Arrimadas no le gusta el tema e intenta avisar al dj para que le pinche Una mordidita de Ricky Martin. (Esta joya de foto es de Jordi Borràs)

Captura de pantalla 2015-10-27 a las 15.53.47

 

8. Me aburro. Está hablando Julià de Jòdar y Rabell aprovecha para sacarse la mugre de entre las uñas. #muyfeo #respect #somalparlament

Captura de pantalla 2015-10-26 a las 18.15.14

9. Jersey azul cerúleo. Anna Simó debería ver El Diablo viste de Prada para entender lo qué significa ese jersey… #espanto

Captura de pantalla 2015-10-26 a las 18.16.21 diablo

10. Pablo Iglesias catalán. Ayer descubrí que existe un coletas «polit». #camisacuadrosdesutalla #unsoloboton #camisetadebajo #barbarecortada #interesante

gerardgomez

11. Ara ve Nadal… Núria de Gispert escogió para la ocasión un conjunto muy árbol de Navidad. Con unas guirnaldas y una estrella, Ada Colau se ahorra otro adorno estas fiestas…

Captura de pantalla 2015-10-26 a las 14.15.31

12. Ese traje es de verano. Aunque se nota que es de algodón bueno, Romeva se equivocó el día que lo llevó al debate de Tv3 y volvió a equivocarse al elegirlo ayer. Como estaba nerviosillo, se sujetaba la piernecica…

Captura de pantalla 2015-10-27 a las 17.14.02

 

13. Muriel, sempre ens quedarà Paris. Muy fan de la gabardina Bogart que lució Muriel Casals.

Captura de pantalla 2015-10-27 a las 17.13.49

14. Xàtiva. A ver, los de la CUP que se me sienten todos juntos #quemeconfunden.

Captura de pantalla 2015-10-27 a las 17.13.10 Captura de pantalla 2015-10-27 a las 17.13.20

 

15. CuquiCup. Aunque la americana de tres botones y las gafas estaban de 10, fallaron la corbata y la camisa. Resultado: Antonio Baños parecía un vendedor de enciclopedias de papel (ya predije en agosto que este efecto podía darse). Hubiera sido mucho mejor que se desabrochara la chaqueta y se viera el chaleco de hombre antiguo que tanto nos (me) chifla. Por su parte, Anna Gabriel llevaba una chaqueta de chándal Adidas. ¿Fidel? No, más bien de cuenca minera Sallent (Súria-Cardona). No, los de Manresa, Igualada y Solsona no entráis en el eje minero. Lo siento. Julià de Jòdar y Eulàlia Reguant pusieron el punto cuqui: él con un pañuelo de señor y ella con un poncho setentero.

Captura de pantalla 2015-10-27 a las 17.13.32

Captura de pantalla 2015-10-27 a las 17.19.31

 

16.Pseudocuquis. Tenéis que estar muy alerta porque algunos querrán hacerse pasar por cuquis y no lo son. Los cuquis llevan camisetas pancarta con reivindicaciones sociales y políticas, nunca chistes. #ojoconlospseudocuquis #respect #parlament

joanginer

 

17. No pasarán. Por ejemplo, Gabriel (doblemanga) ha aparecido esta mañana con una camiseta en la que se podía leer «No pasarán». Grito asociado con La Pasionaria y que una de las integrantes del grupo Pussy Riot también vistió para sentarse ante el juez. #cuquiCUP

Captura de pantalla 2015-10-27 a las 15.49.07 pussyriot

18. San Fermín. JxSí también ha comparecido para explicar el acuerdo con la CUP. Rull ha hecho un canutillo con sus notas mientras hablaba Romeva. No lo hagan a menos que vayan a correr los San Fermines (aunque esto tampoco lo hagan porque #noesculturaestortura).

Captura de pantalla 2015-10-27 a las 15.56.20

19. «Una cosa». Rajoy ha salido a dar una respuesta leída al acuerdo de JxSí y la CUP. Si precisa leerlo, el mensaje resulta menos convincente (pérdida del contacto visual=sinceridad). Y nunca se señala (apunta) a nadie con el dedo (gesto excesivamente agresivo) aunque a uno le vayan a preguntar «cosas». Mejor indicar cordialmente el turno de palabra con la mano extendida.

Captura de pantalla 2015-10-27 a las 14.31.35 Captura de pantalla 2015-10-27 a las 15.48.37

 

 

 

El pañuelo de cuatro puntas de Lluís Companys

Advirtiendo en lo que me iba a acabar convirtiendo, supongo, yo era de las que estudiaba la historia interesándome por la indumentaria de cada uno de los personajes que, durante mis años de primaria y secundaria, mis profesores me fueron presentando en una de mis asignaturas favoritas. Y ahí, entre muchos otros, sentí especial curiosidad por el vestir de Lluís Companys. Leí distintas biografías que encontré en las bibliotecas públicas de Cardona y Manresa sobre el president y me entusiasmé con la de detalles que adjuntaban todas ellas sobre su cuidada indumentaria…

Lluís Companys entró en la sala del juicio arrastrando los pies lentamente. Le fue imposible calzarse las alpargatas de lona blanca porque, según atestiguó un capitán de la Guardia Civil, las torturas le habían hinchado terriblemente los tobillos. El president vestía el mismo traje estival cruzado gris claro de finas rayas y la camisa blanca con los que había sido detenido por los nazis el 13 de agosto de 1940 en Francia. Pero lo más enternecedor es que se hubiera molestado en lucir su complemento más característico: un pañuelo cuidadosamente doblado para destacar las cuatro puntas que llevaba desde su juventud y que en los años 20 identificaba a los bohemios que frecuentaban el Paral·lel.

El día que lo ejecutaron, ahora se cumplen 75 años, Companys no quiso que le vendaran los ojos ni colocarse de espaldas. Tan solo pidió descalzarse. Según se interpretó, para morir en contacto con la tierra catalana. El teniente que lo fusiló -y que por temblarle el pulso necesitó varios disparos para rematarlo- pidió quedarse con el sempiterno pañuelo de cuatro puntas de Companys. No se lo permitieron. Cuando a su familia le entregaron el cuerpo, su hermana Ramona se enfrentó a los militares para poder cambiarle el traje ensangrentado y enterrarlo con uno limpio.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Colau recupera la chaquetilla gris para verse con Trias

Ada Colau recupera su chaquetilla gris para reunirse con Xavier Trias. Los pantalones de la próxima alcaldesa, no es que no sean ecos, es que son inflamables…

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.