rajoy1

El pelo de Rajoy recita Grecian 2000. Fin de la cita

Para los que no hayáis podido hacer el seguimiento de la comparecencia de Rajoy, recupero aquí los comentarios vía tuit y facebook que he ido colgando a lo largo de la mañana acerca de los atavíos de nuestros representantes. Fin de la cita.

Mientras Rajoy cita y cita, su pelo recitaba Grecian 2000. El presidente siempre comete el mismo error: teñirse el día antes de una fecha importante. Otro de sus permanentes fallos estilísticos es la inevitable corbata torcida.

Mientras Rajoy cita y cita, su pelo recitaba Grecian 2000. El presidente siempre comete el mismo error: teñirse el día antes de una fecha importante, algo que aún le resta más credibilidad. Otro de sus permanentes fallos estilísticos es la inevitable corbata torcida. Por cierto, ese gesto suyo de arrugar el entrecejo cuando está sentenciando es totalmente incoherente (¿no se cree sus palabras ni él mismo?).

Mª Dolores de Cospedal, varias veces citada en la jornada de hoy por la oposición, sigue tirando de blanco angelical. Rita Barberá, por si las moscas, también.

Mª Dolores de Cospedal, varias veces citada en la jornada de hoy por la oposición, sigue tirando de blanco angelical. Rita Barberá, por si las moscas, también.

Si alguien se aburría podía entretenerse jugando al ajedrez sobre la corbata de Duran i Lleida. Como es propio en él, gafas a juego con el resto de su estilismo.

El otro día lo cité como uno de los políticos mejor vestidos (basándome en la coherencia ideoestética), pero ese cuello desbocado de camisa de manga corta y esa americana que le obligan a llevar no le conviene nada.

El otro día lo cité como uno de los políticos mejor vestidos (basándome en la coherencia ideoestética), pero ese cuello desbocado de camisa de manga corta y esa americana que le obligan a llevar no le conviene nada.

Rosa Díez hoy iba de izquierdas, de ahí el suéter chandalero.

inte, Grecian  Rosa Díez hoy iba de izquierdas, de ahí el suéter chandalero.

 

Rajoy y su Grecian 2000 reciben a Letta

Hay fechas señaladas en que al presidente del gobierno español se le nota muchísimo que se acaba de echar el tono marrón viejuno de Grecian 2000 en el pelo y ayer, ante la visita de Letta, era una de ellas. Pero el cenizo no desapareció con el remedio sino que se incrementó. Y no sólo por el cabello, también por el corte y el tejido del traje, el estampado de la corbata y el nudo torcido. Si a todo eso le unimos que Rajoy  se enfrentaba a la maestría indumentaria del nuevo primer ministro italiano,  el resultado no podía ser más desastroso.