Cómo vestir ante el juez

Durante el juicio por el 9-N, Quico Sallés me señaló a través de un tuit el notorio cambio de imagen sufrido entre la Dolores Agenjo que declaraba como testigo por haber sido presuntamente coaccionada por el Govern para celebrar el referéndum en su instituto -de gris (en psicología cromática se considera la tonalidad menos sincera), con un abrigo manta que le cubría hasta la barbilla, apenas maquillada y con gafas de montura transparente- y su intervención horas más tarde en un programa de televisión -de rojo, con el cuello más destapado, maquillada (no sólo para evitar los brillos televisivos) y ya sin las gafas. SEGUIR LEYENDO

58

barba-leti

Mensaje (no verbal) de Felipe VI

Resumen del primer mensaje (no verbal) de Navidad de Felipe VI. Feliz Navidad a todos (bueno, excepto a las personas malas).

1. Escenografía.

Espacio. Pasamos del despacho (trabajo) que utilizaba Juan Carlos I para transmitir seriedad al saloncito (recepción) de Felipe VI, cercanía. Fondo blanco (relajado), cortinas abiertas (transparencia), con tonos rojos (celebración, armonía, solemnidad) y madera (rigor, fuerza…).

Luz. Lámpara de mesa encendida = rey reflexivo, dotado con capacidad para guiarnos.

Bandera, pesebre y padres. España, religión y familia de origen se presentan a lo lejos. Hasta que no se hace un plano general no se descubren todos estos elementos. Mejor evitar conflictos.

Familia. Su familia son Letizia y sus hijas. Con la reina, fotografía cariñosa en clase business (nosotros no somos como mis padres, nosotros nos queremos y somos cómplices).

2. Vestuario.

Traje gris. Nada excesivamente formal (negro) para tratar de empatizar y proyectar proximidad.

Corbata azul. A juego con el color de sus ojos y que, al estar sentado, alargaba su mirada. Buen recurso: franqueza.

Gemelos. Los gemelos no eran de oro dorado. Austeridad.

Calzado. Los zapatos de hebilla descubren a un rey, que pese a pretender vendernos una imagen de monarca actual, sigue anclado en el pasado. Borbón, borbón. Insisto, desde la Revolución Francesa que solo es válido el zapato de cordón.

 

sofa

pesebrebandera

suarezhija2

Adolfo Suárez, paradigma de la seducción política

“Suárez es un seductor”, afirmó Santiago Carrillo tras la primera reunión con él. La elegancia y el don para la oratoria de Adolfo Suárez se acompañaban de una imagen impoluta y arrolladora que nunca ha vuelto a repetirse en suelo español. Y pese a que muchos sigan sosteniendo que el físico del primer presidente de España en democracia significó un imán para el voto femenino en las elecciones de 1977, lo cierto es que su atractivo, tanto estético como político, conquistó también a los de su mismo sexo; de ahí la gran demanda en las barberías del corte a navaja, el hoy ya eterno corte Suárez. Repasamos las claves del Adolfo Suárez seductor:

1. Honesto. Los adjetivos más repetidos para definir a Suárez estos días son nobleza, fidelidad, amabilidad, dignidad, cercanía… En esta descripción mucho tuvo que ver el hecho de que el presidente siempre dialogara, incluso con las cámaras, mirando a los ojos de sus interlocutores (fueran quienes fueran). Sus ojos vidriosos hablaban de verdad.

suarezojos

Fue director de TVE, un mensaje pausado, conciso y honesto fue clave para acercarse a la ciudadanía española.

 

 

2. Respetuoso. Suárez entendió a la perfección que el respeto hacia uno mismo y hacia los demás no sólo se plasma a través de palabras y gestos, la apariencia con la que uno se presenta en sociedad es fundamental. Los trajes de tres piezas con chaleco alto, los puños sobresaliendo siempre lo oportuno, el peinado a navaja o su debilidad por los gemelos lo diferenciaron del resto. Y con esa imagen de elegancia clásica representó a España en el panorama nacional e internacional.

suarezgolpe

Pleitesía a los tres hombres (Gutiérrez Mellado, Carrillo y Suárez) que el 23F no se arrodillaron ante los golpistas. Pero impresionante también, en tremenda situación, la magnífica caída del terno del presidente.

suarezamericanacruzada

Aunque acostumbraba a lucir americana sencilla, a veces también se decantaba por la cruzada. Aquí, con Leopoldo Calvo Sotelo.

suarezgemelos

Si al rey le chiflaban las corbatas, a Adolfo Suárez le entusiasmaban los gemelos.

suarezcarrillo

Para acercarse a sus contertulios con ciertas reticencias aún al traje burgués, no dudaba en desabrochar su americana y darle un aire mucho más popular.

 

 

suarezinternacional

Cuando el jefe del ejecutivo español no quedaba en evidencia (e incluso sobresalía) ante un presidente estadounidense. Con acierto, muchas veces se refieren a Suárez como el Kennedy español o, lo que hoy sería, el Obama español.

 

 

 

suarezinternacional2

Sofisticado junto a la guerrera de Fidel Castro.

suarezfelipe

Lo mismo que hizo con Carrillo, lo cumplía con el modernillas de Felipe González. No le hacía falta pana, coderas o melenilla, chaqueta desabrochada y echada con gracia hacia atrás.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

3. Familiar. Obviamente, los años de su mandato exigían a un líder valiente. Y lo más fácil para él, como tantos otros hicieron y harán, hubiera sido albergar la seguridad y la seriedad imprimiendo lejanía y frialdad. Sin embargo, Suárez prefirió el respeto al miedo y sus estampas familiares y privadas convirtieron por primera vez a un político español en icono de estilo.

suarezinformal

Disfrutando de unos días de vacaciones junto al amor de su vida, Amparo Illana. El moreno intensificaba su atractivo y esa preciosa camisa celeste desabrochada… impresionante.

suarezhija

Esta, abrazado a una de sus hijas, es mi fotografía preferida de Suárez. Además de la belleza de la instantánea, retrata los característicos suéters de cachemir de cuello cisne del presidente.

 

rajoy

La imagen del poder en 2013

Una vez más, Política y Moda hace balance de los avances y retrocesos  que este año, que estamos a punto de despedir, nos ha traído  en materia de indumentaria gubernamental, nacional e internacional. Aquí están los protagonistas y antagonistas de la imagen del poder en 2013. ¡Feliz Navidad!

 

rato

Rato defiende “el saneamiento” de Bankia con gemelos de oro

Pese a saber que hoy Rodrigo Rato iba a personarse en el Parlament de Catalunya, hasta hace un momento no he podido comprobar por mi misma el episodio de David Fernàndez y su sandalia. Aunque he recibido varios comentarios menospreciando el calzado del líder de la CUP -chancla guiri, sí-, debo recordar que se trataba de emular la ofensa que en el mundo árabe significa lanzarle un zapato a un dirigente. Y a sabiendas de las fechorías del personaje en cuestión, a mi la sandalia se me ha antojado excesivamente lustrosa. Más aún, cuando una se fija en los gemelos del expresidente de Bankia. De oro, señores, de oro. En fin, como dijo el Che Guevara, “prefiero caminar descalzo, que robando zapatillas”.

PD. El líder de la CUP compró la mediática sandalia (unos 65 euros) en una tienda de Elizondo Navarra. Es de la firma riojana Art y el número de este par es un 45.

sandalia

rato