Esos rojos separatistas que beben gin-tonics

Si usted es un rojo separatista no se le ocurra asomarse por Casa Fuster. Si lo citan en la terraza con la excusa de que es uno de los pocos sitios que quedan en la ciudad en los que medianamente te saben servir una copa sin tener que ser interrumpido por conocidos a cada sorbo como en el Dry Martini, niéguese en rotundo. Porque usted, por rojo y separatista, no tiene derecho a saborear un gin-tonic, disfrutar de unas espléndidas vistas del Passeig de Gràcia y de una interesante conversación. No importa que le inviten o que haya ahorrado para pagar tan delicioso manjar (unos 12€, si no recuerdo mal), el pecado siempre será el mismo. No se le ocurra demostrar que dispone usted de capital (Dios mío, qué le diría Marx) para pagarlo, eso sería aún mucho peor. ¿Cómo se atreve a defender los derechos del vulgo mostrándoles que pueden alcanzar estados y prácticas orgásmicas que culturalmente les fueron prohibidas? Usted, por rojo, separatista y revolucionario, no tiene derecho ninguno al lujo. Y no se lo digo sólo yo. Ni siquiera es por la deferencia que ha tenido Xavier García Albiol -más dado a la casposidad que ofrece el Majestic o la lujuria del Titus y el reggaeton- al recordarle a usted, rojo y separatista, cuáles son sus límites de gozo en esta vida: «Líder CUP después de manifestarse frente TSJC x la opresión de España, en un hotel 5*GL reponiendo fuerzas revolucionarias». Es algo intrínseco. En la naturaleza de las cosas, sepa que los lujos y comodidades de la vida pertenecen sólo a unos pocos. SEGUIR LEYENDO

Captura de pantalla 2017-09-28 a las 8.49.00

El «no» a Mas (en modo mute)

Un ejercicio que siempre les recomiendo a mis alumnos es que visualicen los debates sin voz. Incluso a algunos clientes, los reticentes a modificar su lenguaje corporal, les obligo a verse parlamentar en modo mute. Y es que hablamos más por gestos que por palabras; y es que somos más sinceros con nuestros gestos que con nuestras palabras. En fin, segundo «no» a Mas en modo mute.

1. Antes de empezar a verbalizar y complicarlo todo, los humanos ya nos comunicábamos. Al ser algo prácticamente innato en los primates (sí, aunque a veces no lo parezca, somos animales emocionales), y al contrario de lo que sucede en el arte de la oratoria, es muy difícil dominar (disimular, camuflar…) nuestra expresión corporal. Sobre todo, es fácil perder el control de nuestros gestos cuando estamos demasiado afectados (ya sea en positivo o en negativo). Por eso, aunque adivinaba el «no», el candidato a ser investido president no pudo disimular su decepción, hartazgo y resentimiento: brazos cruzados, cuello rígido, ceño fruncido, labios presionados (el superior metido para dentro y el inferior salido) y cejas arqueadas.

(Por cierto, las corbatas o son feas o hacen muaré… No sé qué es peor. Es su punto flaco).

Captura de pantalla 2015-11-12 a las 16.54.37Captura de pantalla 2015-08-26 a las 9.38.59

2. Quizá pretendía ofender o ridiculizar al oponente («En su discurso, Sr. Mas, no ha hecho referencia al TC. Usted hace como los niños que se tapan y dicen «no me ven»»), pero el gesto es tan infantil que a quien perjudica es a quien lo hace (más si por tu edad y tu aspecto ya posees una imagen excesivamente aniñada). #nocalia

Captura de pantalla 2015-11-12 a las 17.40.51

 

3.  Te cubres la boca con la mano para evitar que los periodistas te lean los labios, el problema es que cualquiera puede leer las caras de duelo, desesperación y mosqueo de los demás participantes a la improvisada «asamblea». Esto, como los desencuentros entre parejas de enamorados, #mejorenprivado

Captura de pantalla 2015-11-12 a las 17.53.03 Captura de pantalla 2015-11-12 a las 17.52.15 Captura de pantalla 2015-11-12 a las 16.55.48

Captura de pantalla 2015-11-12 a las 16.50.33

4. Bajas la cabeza (sumisión) y te rascas la nariz (mentir u ocultar verdaderos sentimientos). Baños baja la mirada (consciente, se responsabiliza pero no cede).

Captura de pantalla 2015-11-12 a las 16.55.19

5. El escaño se está tragando a Mas-Colell, aviso. Transmite derrotismo. Claro que si a mí me llega una carta de hacienda para ajustar 1.318 millones de euros, yo también me hundo.

Captura de pantalla 2015-11-09 a las 14.00.10 Captura de pantalla 2015-11-12 a las 17.00.26

6. Si, por lo que sea, nos encontramos indispuestos, no acudamos al trabajo a contagiar a los demás. Y sí, este otoño se llevan los ponchos pero al tratarse de una prenda de abrigo, al entrar al Parlament se descubre una; no te lo echas en plan mantica y te apoltronas en el escaño a echarte una siesta… #yosoylalevy #respect

Captura de pantalla 2015-11-12 a las 20.51.41 Captura de pantalla 2015-11-12 a las 21.15.58

7. En serio, es el parlament de Catalunya. #respect

Captura de pantalla 2015-11-12 a las 17.58.58

8. Chuparse el pelo no es cuqui. Insisto, es el parlament de Catalunya  #respect

Captura de pantalla 2015-11-12 a las 17.07.53

9. Si por la mañana dices que tienes fiebre pero por la tarde te cazan en plaça Sant Jaume en mangas de camisa… #yatal #noemfacispatirbaños

Captura de pantalla 2015-11-12 a las 17.33.39

10. Si vamos de #hombreantiguo, defendámoslo como aquel abuelo anarquista impoluto mandaba. Ese cuello de camisa no es para ese chaleco tan abierto (por eso se monta encima). Lo sé, no acabamos de combinar bien. Sin embargo, #loveBaños

Captura de pantalla 2015-11-12 a las 18.59.37