Sobre la mala hostia del Papa

La mujer aguarda en primera fila su turno. Lo hace con las manos en posición de súplica. En el saludo, el Papa da preferencia a los niños (Dios mío, no sé cómo escribir esto para que no suene mal…). Los mayores simplemente lo admiran y como mucho se conforman con rozarlo mientras Francisco sostiene la mano de algún crío. De hecho, hay una monja que también lo toma por la manga. Mientras, la mujer en cuestión se entretiene santiguándose. Pero cuando ve que el Papa se da la vuelta y no sigue estrechando la mano de nadie más, la mujer pierde la fe y los papeles. No le basta con tocarlo sino que tira del brazo de un anciano de 83 años con las dos manos para que Bergoglio le preste atención y se detenga ante ella. El Papa intenta liberarse pero no puede, ella se lo impide. Uno de los seguratas intercede aunque de un modo muy sutil que no consigue detener el frenesí de la señora. Algunos de las personas presentes, al percatarse de la situación también toman a la mujer para que suelte a Francisco. El Santo Padre finalmente le pega en la mano y logra recuperar su extremidad. Eso sí, está cabreado. Muy cabreado… SEGUIR LEYENDO

Captura de pantalla 2020-01-03 a las 9.06.13

Liderazgo de testosterona

Existen dos formas de enfrentarse a un macho alfa. Una es competir por descubrir quién de los dos es más duro (autoritario) y la otra, mediante la superioridad intelectual y moral (serenidad). Desafortunadamente, a diferencia de Justin Trudeau o el Papa Francisco, Emmanuelle Macron empleó la primera en su encuentro con Donald Trump. SEGUIR LEYENDO

trump-macron-handshake 

obamapapa1

Ambiente distendido entre Francisco y Obama

El presidente estadounidense declaró tras su visita al Vaticano que el papa le había conmovido con sus reflexiones. Pero más que emocionar lo que quedó reflejado en las imágenes tomadas, y en sus carcajadas, es que los dos mandatarios se caen bien. Nada que ver con el tenso clima que marcó la reunión entre Francisco y François Hollande hace unas semanas, tras el escándalo por el affair del presidente galo.

obamapapa2

No sé lo que les debía hacer tanta gracia, pero se tronchaban de risa.

obamapapa

Ojo a esta instantánea y la siguiente. Mientras Barack Obama mantiene sus manos en su regazo sin invadir el escritorio de Francisco, Hollande grabó sus huellas sobre la mesa. El ambiente era tan tenso durante el encuentro con el presidente galo que los nervios traicionaron al socialista francés y olvidó una regla de oro en diplomacia: nunca tocar las herramientas de trabajo del otro (por lo menos, no cuando te vean).

papahollande

Esas manos… Venga, dejando las huellas del delito.

obamageorge

Yo pensaba que el Bello George había desaparecido junto al papa Benedicto XVI. Me alegra que no sea así y que se deje ver más a menudo.

cfk3

La mala pata de CFK en el Vaticano

Esta vez no fue ni su maquillaje, ni su peinado ni siquiera su estilismo el que acusó su retraso a una cita. La presidenta argentina, conocida por sus largas demoras, esta vez tenía mejor justificación para hacer esperar 15 minutos de reloj al papa Francisco. Y es que CFK sufrió un esguince la noche del domingo que le obliga a caminar lentamente con una fédula en la pierna izquierda. Como cabía esperar, escogió una bota ortopédica negra a juego con el traje chaqueta falda brocado que marcaba un luto rotundo y protocolar -abandonando así, por un día, su tímida apertura al black and white. La jefa de estado argentina cumple siempre con el dress code del Vaticano cubriendo su cabeza con preciosos sombreros y esta vez lo hizo con un pillbox (le hubiera favorecido con un recogido).  Como calzado, prefirió una bailarina. La suela plana o no solo se debe al accidente sufrido, en otras ocasiones a la casa del papa también escogió calzados más «humildes».

cfkpie

cfk2

papapor

Hollande, empequeñezido y cabizbajo, ante el Papa

La aparente frialdad con la que Francisco recibió al presidente francés fue ayer la comidilla de todas las tertulias políticas. El Papa, normalmente alegre y cercano, se mostraba algo distante y serio. Muchos han justificado este extraño comportamiento del pontífice hacia su invitado por la laicidad de Hollande y las medidas aprobadas por su gobierno (simplicidad del aborto, matrimonio homosexual y primeros pasos hacia la eutanasia). Otros, también, apostaban porque el verdadero motivo de la hostilidad se debe al triángulo amoroso protagonizado por el socialista galo. Sin embargo, fue simplemente la actitud empequeñecida de François Hollande al pisar el Vaticano la que lo condenó a tal recibimiento. Porque si uno llega nervioso, cabizbajo y con la absoluta convicción de haber pecado (pese a su ausencia de fe) en vez de encontrarse con otro jefe de estado (de igual a igual), se topa ante un líder espiritual y todo lo que eso conlleva (un hombre vestido de blanco, que pese a resultar afable, es moralmente superior). Porque la mayoría de veces, el trato que recibimos de los demás lo provocamos nosotros mismos con nuestros temores, remordimientos e inseguridades.

papa

Hollande se mostró muy nervioso durante todo el encuentro. Le costó acomodarse en la silla y además, necesitó apoyar sus manos sobre el escritorio del Papa, algo que solo se le permite al que recibe, no al invitado (no me extraña que el Papa lo mire con cara de cabreo, le acaba de dejar las huellas sudorosas en el tablero).