Mensaje no verbal del coronavirus del rey

Misión imposible que alguien escuchara nada de lo que decía Felipe VI. Y no ha sido por culpa de la sonora cacerolada que se le ha dedicado desde los balcones de muchos hogares españoles; la credibilidad del rey y la corona está en sus horas más bajas (again) y sus moralinas, consejos y recomendaciones poco o nada pueden hacer cuando con el comportamiento real se ha contribuido a que esta crisis del coronavirus sea en España doble.  Read More

Mensaje no verbal de Felipe VI 2019

Como ya es tradición, análisis no verbal del mensaje de Felipe VI. ¡Feliz Navidad y próspero 2020!

Lenguaje corporal

La alegría de la huerta Sólo empezar, el rey desea a los españoles una feliz Navidad junto «a sus amigos y seres queridos». Habla de «alegría y paz» pero su rostro no contagia ese júbilo, todo lo contrario (arruga la frente= preocupación + ojos achicados = desagrado). Quizá estaba pensando en su familia y sabe que ambos conceptos no se darán… Sea como sea, en cada mensaje de Felipe VI resulta evidente que el monarca precisa urgentemente unas lecciones de lenguaje corporal.

Captura de pantalla 2019-12-25 a las 7.37.37

Y desde luego Catalunya El monarca mantiene el pesar durante todo el mensaje. Cuando enumera las amenazas y preocupaciones a las que se enfrentan las familia españolas (el que le haya escrito «dicen, y es verdad que vivimos tiempos difíciles» debía ser indepe… «Dicen», él no lo sabe porque vive en una burbuja y la crisis económica y la precarización salarial es evidente que ni le ha perjudicado ni lo hará jamás); quedo claro que el problema de todo es Catalunya. Así a lo bajini, como quien no quiere la cosa, cita la falta de confianza en las instituciones (no hace ningún gesto de alusión que evidencie que incluye en este apartado a la Corona)  «y desde luego, Catalunya». Abre los ojos y arruga la frente. No es que le venga de nuevo (no lo interpreten como «oh, sorpresa») sino como la gran amenaza (recuerdan el Grito de Munch, pues eso). Porque a una familia de Teruel a las que vayan a desahuciar mañana lo que en verdad le debe angustiar es la cohesión de España no donde van a poder pasar la próxima noche… (lo admito: comentario demagógico y gratuito… lo siento, me pierdo). Además, al nombrar su mayor inquietud, alarga las manos y hace un gesto de encauzar (hay que reconducir a estos catalanes). Estáis avisados, catalanes malos.

Captura de pantalla 2019-12-25 a las 8.06.15

Confianza en España Como no son tiempos fáciles, el rey aconseja que confiemos en nosotros mismos y en España. ¿Se os ha escapado la risa? Lo entiendo. Pero el monarca aguanta el tipo y no se ríe, es un profesional. Eso sí, se encoge de hombros (duda) al decirlo. No se lo cree ni él…

 

Escenografía

Y la europea  En la puesta en escena se incluyen la bandera española y la europea. Pero casualmente, la flor de pascua formato jirafa colocada sutilmente frente a la segunda la cubre parcialmente. ¿Castigo por la sentencia sobre Junqueras por parte del Tribunal de Justicia UE? Malpensados… De ser así, hubiera puesto enfrente el árbol de Navidad;)

5e0256a5250000ae0898f146

Por encima de la Constitución Ahora que me habían convencido y andaba yo defendiendo a capa y espada que por encima de la Constitución no existía nada ni nadie; me sitúan un volumen histórico sobre “La Insigne Orden del Toisón de Oro”, de Patrimonio Nacional. Pues nada, por encima de la ley para someter a los plebeyos, imperará el orden del rey y Dios.

La foto  Ninguna instantánea personal, relajada o familiar sobre la consola (la reina Isabel II siempre las dispone sobre su mesa). La única imagen enmarcada está dedicada a una representación de la sociedad española, con las 41 personas a las que se impusieron condecoraciones de la Orden al Mérito Civil, “en reconocimiento de su compromiso personal y contribución social”, con motivo del quinto aniversario de la Proclamación, en Palacio Real el 19 de junio. Lo explica el propio rey en el discurso porque si hubiera que adivinarlo resultaría imposible. La foto aparece todo el tiempo borrosa.

libros:foto

Captura de pantalla 2019-12-25 a las 9.12.23

Recopilatorio visual de despedida No se puede ser más cutre. El tío abuelo de mi amiga del pueblo tiene más gracia para hacer una galería de imágenes. ¿Quién ha hecho eso?

Captura de pantalla 2019-12-25 a las 8.36.29

 

Indumentaria

Calzado absolutista Traje azul, camisa azul cielo (blue collar = progre) y corbata azul marino con pequeños lunares de colores. Lástima esa manía suya de decantarse por el zapato de hebilla… Insisto: desde la Revolución Francesa que ese tipo de calzado quedó proscrito y, a no ser que se combine con calzas y se tenga por objeto restablecer una monarquía absolutista, con traje formal sólo se acepta zapato de cordón.

zapatos

Arrugas No es su error (al sentarte puede darse). Pero sí es responsabilidad de todas las personas que trabajan tras las cámaras  y deben controlar tanto el discurso hablado como el no hablado. Nada más iniciar el vídeo, la considerable arruga que se le forma en la parte inferior de la camisa distrae: ¿es el cable de un micro? No, era una inmenso pliegue que le hace la tela. Más adelante, en otros planos, desaparece. El vídeo está editado, ¿qué les cuesta repetir el inicio con la camisa bien colocada? Lo mismo con la falda de la americana que caía por un costado de la silla. ¡Se supone que es el rey!

 

El rey no se arrepiente de nada

«El rey no se arrepiente de nada de lo que dijo en su discurso pronunciado hace dos años sobre la situación vivida en Catalunya, ¿cómo se va a arrepentir?», pregunta un empleado de Zarzuela y que concedió ayer una entrevista al diario de Pedro J. para conmemorar el segundo aniversario del 3 de octubre. Y efectivamente, ¿cómo se va a arrepentir su majestad? Primero porque la monarquía, institución feudal, no se equivoca; y segundo porque para arrepentirse de algo antes hay que reparar en el error. ¿Y a ver quién es el listo de la corte que le dice al rey que va desnudo? Lo peor de la equivocación no es el fallo; es no saber rectificar, no aprender nada de la experiencia. SEGUIR LEYENDO 

Captura de pantalla 2019-10-04 a las 9.11.24

El mensaje (no verbal) del rey 2017

Escenografía

A mis pies El primer plano de posicionamiento del discurso del rey de anoche fue uno general del escenario, pero con efecto contrapicado para ensalzar y magnificar al monarca (el rey en lo alto, mientras los súbditos lo contemplamos desde abajo). Al estar a sus pies desde el inicio del mensaje, se obliga al espectador a sentirse inferior. Quizá este tipo de estrategias funcionaran en épocas pasadas -en sociedades dictatoriales, autoritarias o feudales- pero actualmente lo único que generan es incomodidad (ayer, incluso entre los más monárquicos, había algo que les había molestado pero no sabían explicar qué era… seguramente se debía a esta «sutil» introducción/presentación).

1

Sentado Sentado en una silla (cierta inacción) sin barrera o escudo alguno (escritorio). Aunque cruza las piernas (elegante), no se ha sentado correctamente y las ropas le hacen una serie de arrugas. 

Yo soy español No recuerdo ningún mensaje de Navidad en el que la reina Isabel II aparezca en su discurso navideño con la bandera de su país. Tal vez porque es una reiteración (dos símbolos para comunicar lo mismo) y porque teniendo el símbolo físico (rey) no hace falta el símbolo de tela (bandera). Pero dado el escenario de crisis territorial/identitaria actual, Felipe VI requiere de las enseñas española y europea. Por otro lado, muy orgullosos de ser españoles y europeos pero incapaces de planchar las banderas… #respect

rey-felipe4-efe-z

478E805D00000578-0-image-a-163_1514161609766

Guiño a Girona, pero otra vez Carlos III Ningún elemento visual es gratuito. Por eso, llama especialmente la atención que esta vez aparezca una representación de la pieza que se entrega en los Premios Princesa de Girona. Al no estar en el despacho, no cuelga el polémico cuadro de Carlos III, pero Felipe VI ha querido que sí esté presente un busto del rey que intentó acabar con el catalán (gracias a @DavidDaura por la advertencia). #noesamorsellamaobsesión

Captura de pantalla 2017-12-25 a las 12.31.07

fotonoticia_20160703143326_980

De espaldas Entre el atrezzo dispuesto: plantas de Navidad, un nacimiento (en el que San José lleva una capa amarilla para disfrute de los independentistas), dos libros (uno del Camino de Santiago y otro sobre los tesoros de los palacios reales en España), la lámpara de mesa encendida (calidez, sabiduría…) los cuadros habituales en el Salón de Audiencias (Vista de la Concha de San Sebastián y Baile campestre) y una fotografía de Felipe VI con su familia durante su veraneo en Marivent. Normalmente, este tipo de instantáneas familiares se escogen para humanizar la realeza. Por tal motivo, el hecho de que el rey aparezca en ella de espaldas, no sería lo más conveniente.

Captura de pantalla 2017-12-25 a las 12.54.51

Captura de pantalla 2017-12-25 a las 12.46.57

Lenguaje corporal

Contenido Destacan las crónicas del discurso de anoche que el monarca estuvo mucho más contenido (menos agresivo) que en el 3O. Sin embargo, esta aparente calma fue medida y estudiada (poco natural, poco sincera). En todo el mensaje sólo emplea tres gestos con las manos (brazos abiertos, puños cerrados, palmas abiertas) y en los temas delicados (Catalunya), optan por hacerle un plano corto. De este modo, logran evitar que el dedo acusador o la mano en posición de látigo (castigo) tan presentes el 3O se cuelen en el plano (mensaje). 

Reprimido «Un año marcado por la situación en Catalunya a la que luego me referiré», dice nada más empezar el discurso mientras da muestras de que no sabe cómo colocar la mano sobre la falda para no demostrar enojo o enfado. Esta duda en la expresión corporal ya adivina que hay un estudio previo de cada uno de los gestos que empleará al referirse a los catalanes y que intentará reprimir ciertos ademanes.

Mirada desagrado Posee pocos registros de expresividad facial y acaba empleando la mirada de desagrado/odio (las pupilas se dilatan cuando nos sentimos atraídos por una idea y se nos cierran cuando ocurre lo contrario). Tiene sentido que emplee ese tipo de mirada cuando critica la «España encerrada en sí misma» pero no cuando habla de la riqueza y pluralidad que caracteriza a Catalunya. A no ser que el rechazo no se deba a la división o la pluralidad que describe, sólo a la idea de Catalunya…  De hecho, cuando se refiere a «la mejor imagen de Catalunya» aparece una tímida sonrisa invertida (Bulldog) que confirma ese sentimiento de desagrado.

Captura de pantalla 2017-12-25 a las 12.39.45

Captura de pantalla 2017-12-25 a las 12.46.57

Indumentaria

Zapato de hebilla El rey, anoche, se refirió a la modernidad alcanzada por la sociedad española mientras calzaba zapato de hebilla. El zapato de hebilla es a la moda lo que la monarquía a la democracia. Simples anacronías. Desde la revolución francesa que este zapato quedó proscrito. Desde entonces, con traje formal sólo se utiliza el de cordones y la hebilla quedó restringida a los que visten calzas (NADIE). Felipe VI, al calzarse, se antoja incluso más retrógrado que su padre y le agrada el mocasín con borlas y el de hebilla. #alertacaspa

Símbolo fálico Como otros accesorios masculinos, la corbata se descubre como un símbolo fálico. Pese a que tanto el nudo doble de la corbata y el cuello elegido (francés) eran perfectos (#alcésarloqueesdelcésar), la punta de la corbata se la tragaba una especie de michelín creado únicamente con la tela del pantalón a consecuencia de no haberse sentado correctamente (y que cada uno interprete…). Es increíble que nadie de los que estuvieran asesorándole se lo advirtiera.

Captura de pantalla 2017-12-25 a las 12.54.51

La representación gestual del 155

Bob Pop confesó esta semana en Late Motiv que cuando algún individuo o temática lo incomoda decide travestirlo. Así, en vez de referirse a «el 155″, habló de «la 155″. He procurado seguir la recomendación, pero como analista del lenguaje corporal se me hace imposible. El 155 es macho, el típico machito ibérico español tardofranquista. Y no importa si quien lo justifica es una mujer: la representación gestual del 155 supura testosterona.

Fue evidente la bravuconearía con la que Soraya Sáenz de Santamaría (S3) salió ayer por la tarde a defender el 155 en el Senado. Quizá, la afonía -no se sabe si de taberna o por tanto gritar el “a por ellos»- facilitaba visualizar esa arrogancia tan característica en la vicepresidenta cuando se enfrenta al adversario. Porque gestualmente intentó estar contenida (las manos ancladas en el atril para evitar tentaciones, pero los brazos separados para expandir su espalda y presencia). Todo se concentró entonces en su rostro: altivez (levantar barbilla=soy superior a ti), mirada desafiante (ojos dilatados=te tengo ganas) y exhibición innecesaria de los dientes (ataque inminente). Aunque lo más llamativo fue cuando se relamió al imaginar el hecho de que Puigdemont hubiera acudido finalmente a la cámara alta (menos mal que el president no lo hizo, lo hubieran devorado). SEGUIR LEYENDO

s3barbilla