Borbones en París

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

leti2

El Chanel de Felipe V para Letizia

Hay prendas de ropa que le son tan propias a un diseñador que lucir una versión (por muy bien hecha que esté la reproducción y la pasta (poca o mucha) que te haya costado) es un delito. Por ejemplo, el smoking de Yves Saint Laurent o el traje chaqueta tweed de Chanel. Y aunque es la cuarta vez que la reina repite este estilismo «ideado» por Felipe V(arela), utilizarlo en su primer viaje al extranjero en solitario como soberana no ha sido la opción más acertada. Claro que para desafortunado, el bolso acolchado de asa de cadenas de Adolfo Domínguez (¿cuándo se le debió ocurrir que podía conjuntar eso?).

leti

La reina saludando al presidente de Austria y su esposa.

letizia

La reina de Asturias

«Quedan convocados, por primera vez, los Premios Príncipe de Asturias…. ¡Princesa de Asturias!», anunció el rey. Ante el equívoco de Felipe VI, inmediatamente pensé en la regañina que iba a recibir por parte de su querida Letizia. Y esta no se hizo esperar: Risa nerviosa (ahora te diría de todo pero como estamos en público tengo que sonreír), palabras al oído del monarca (no las escuché pero me las imagino toditas), negación con la cabeza («yo en casa no se lo he enseñado así»), ojos de «menuda paciencia tengo yo con este hombre», rechaza mirar a su marido a los ojos («no tengo nada que ver con este inútil que se equivoca»)… Y aunque a muchos les moleste tal comportamiento por parte de la reina, a mí se me antoja de lo mejorcito (más auténtico) de la monarquía: una plebeya dando lecciones a un soberano. ¡Magnífico!

leti

Letizia, esta vez, cubrió sus esqueléticos brazos (menos mal). El vestido lápiz (¿a qué no adivináis de quién era?) no era gran cosa pero fue un detalle que tanto ella como él (la corbata) escogieran el azul como un guiño a los asturianos. Por cierto, aunque ayer no pudimos ver si el monarca se sentaba correctamente y solucionaba su problema con las piernas largas, lo que sí advertí es que no se desabrochó la americana en ningún momento. Entiendo que fue por comodidad; como tenía que levantarse repetidamente durante el acto corría el riesgo que al desabrochar la corbata quedara mal colocada.

s3

Juro que para algunos políticos trabajaría gratis con tal de evitarme estampas como esta. El clutch me mata.

ministros

El ministro de exteriores y de educación apostaron también por corbata azul Asturias (poco favorecedora). La de Margallo parecía que daba las horas. Ana Pastor repitió vestido (se lo vimos en el día de Santiago), convence más cuando va de pantalón. Las damas que acompañan a los ministros se olvidaron el caballo en casa (en serio, hasta las presentadoras de tv aparecen con las piernas abiertas… ¿qué pasa? ¿no tuvieron una abuela que les dijera que eso «era feo, feo»?)

pique

Es ver a esta pareja y olerme a naftalina. Y claro, el modelo de gafas de Josep Piqué no ayudan nada.

felipeobama

Felipe VI vs. Obama

Los reyes continúan con su agenda en Nueva York, pero de momento vamos a detenernos en la jornada de ayer. Para apoyar a su marido en su primer discurso ante la ONU como rey de España, Letizia estrenó un elegante y sofisticado sastre de FV formado por chaqueta de doble crepé de lana con cuello camisero y cintas de grosgrain en la parte delantera y en la espalda, y vestido tubo de tirantes a juego (1.300 euros). Por su parte, el monarca lucía traje gris con camisa azul cielo y corbata verde. El mismo atuendo le sirvió para reunirse durante 27 minutos con el presidente de EEUU en el Waldorf Astoria. Y pese a que la barba le imprime carácter Felipe VI (que no se la afeite más), el rey sigue teniendo problemas para sentarse correctamente en las sillas. Así que para una vez que teníamos ciertas posibilidades de estar a la altura (por lo menos en lo que se refiere a pose, actitud y apariencia) de Barack Obama, va el rey y se descoloca.

felipeletizia

La pareja es atractiva. Algo es algo.

felipeobama

Lástima que el rey no sepa aún sentarse en el trono… Supongo que la dificultad es que es una persona muy alta, pero Obama también y sabe cómo colocar elegantemente sus piernas sin perder ni una pizca elegancia ni tampoco de poder.

felipehollande

Ya cuando visitó el Elíseo, Felipe VI no sabía cómo colocar sus piernas.