Ignacio González se queda corto

«Patry, ¿has visto cómo iba el de Madrid con Rajoy? Yo no sé mucho de esto pero como costurera te diré que ese traje le iba corto de mangas y estrecho de cintura. No es que el de Rajoy me parezca mejor pero por lo menos tiene hechura». El comentario pertenece a una vecina de mi madre que en medio del descansillo me asaltaba para darme el parte sobre el encuentro entre el presidente del gobierno y el de la comunidad de Madrid celebrado hoy en Moncloa. Después de comerme unas cuantas castañas -mmmmmhhhh… Mamá, ¡qué buenas!-, busco las imágenes de la reunión y efectivamente compruebo que González o ha usado el mismo traje de su primera comunión o se le ha encogido en la secadora. Como será el desastre para que Rajoy pase desapercibido.

¿Cómo lo hace? No solo me refiero a su capacidad de hacer parecer bueno incluso a Rajoy y que no nos fijemos en sus foscos calcetines (¿ el presi lleva calentadores?), también por esa especie de tsunami en la corbata (¿será que la corbata está adiestrada para hacerle la ola al jefe?)