Caye

(…) La cabeza de lista del PP al congreso por Barcelona nació en Madrid por casualidad. De hecho, no fue hasta 2008 que no se nacionalizó como española. La marquesa de Casa Fuerte es argentina (mira, como Echenique, Fachín…) y reconoce que antes de llegar a España consideraba que era un país de pandereta en el que no existía una auténtica democracia moderna (!que nos cuente que tomó para cambiar esa percepción!)…  SEGUIR LEYENDO

cayetana-alvarez-de-toledo-marquesa-y-ex-diputada-del-pp-se-divorcia-de-joaquin-guell

Un Manuel Valls al estilo Barcelona

Con unos zapatos de ante sobre la más internacional baldosa barcelonesa (todo apunta a que el panot acabará siendo el símbolo de su campaña), Manuel Valls daba a entender en su cuenta de Twitter lo que ya era un secreto a voces. Algunos esperábamos mayor gracia y calidad (savoir faire) en el calzado y la fotografía, pero ahí estaba el paso hacia delante del ex primer ministro francés a optar por la alcaldía de Barcelona. SEGUIR LEYENDO 

image_content_8676991_20180921131517

El abrigo de Elsa Artadi

“No tengo hijos, la moda es una de mis pasiones e invierto mi dinero en lo que me da la gana”, contestó hastiada Theresa May cuando por milésima vez intentaron cuestionar su moral por el precio de una de sus prendas de ropa favoritas- siempre de firma británica, eso sí. Uno de mis episodios favoritos de la ya mítica serie Sex and The City es el titulado El derecho de la mujer a elegir su calzado. En él, la protagonista es juzgada y humillada por una amiga (casada y con hijos) por haberse gastado 500$ en unos zapatos de Manolo Blahnik. Aunque al principio se siente atormentada, acaba sin remordimiento alguno al calcular el pastizal que se ha dejado en el regalo de boda, bautizos, cumpleaños y múltiples celebraciones a la que (la cínica de) su amiga (y sociedad) le ha “obligado” a contribuir. SEGUIR LEYENDO

artadi

La ambigüedad de Ada Colau

La Ada Colau activista disfrazada de Supervivivienda para denunciar la especulación inmobiliaria; la Ada Colau con camiseta verde de la PAH que mira fijamente a cámara mientras un policía la desaloja; la Ada Colau desmelenada que “nunca entrará en política”; la Ada Colau que presenta la candidatura de Barcelona en Comú ataviada con una levita de inspiración militar y el pelo mucho más corto; la Ada Colau con un agujero en la manga del suéter con el que canta el pegadizo Run-Run; la Ada Colau con el blazer gris que llevó durante toda la campaña municipal; la Ada Colau con camiseta de rayas por la rodilla que viajó en metro para acudir a su primer día en el consistorio; la Ada Colau que se pasea en ropa holgada y amorfa calzando sandalias por el Ayuntamiento; la Ada Colau, con corte garçon y chaqueta de terciopelo dorada, que le pone ojitos al rey Felipe cuando éste le toma la mano para saludarla; la Ada Colau que viaja con fulares y zapatones con plataforma a Nueva York; la Ada Colau que, mientras estuvieron acampados los medios internacionales en la plaza Sant Jaume por el procés, no pierde un día de pelu para que cada mañana le den forma a las puntas de su media melena; la Ada Colau de blusa y americana con hombreras de señorona que exige a los del 155 que excarcelen al govern de la Generalitat para pedirles explicaciones…  SEGUIR LEYENDO

El pase de diapositivas requiere JavaScript.