generalitat

Vestidos para la historia… O no

Ayer, cuando escuché la doble pregunta que pretende definir el futuro de Catalunya, me pareció estar viviendo un momento histórico. Porque aunque España impida el referéndum, es muy probable que la fecha de ayer sea de aprendizaje obligatorio para los pupilos que tengan el privilegio de seguir estudiando tras la ley Wert. Con todo y recordando como analizaba ya en mis años de instituto la apariencia de los personajes que habían influido en el pasado y por lo tanto en mi presente, imaginé una vestimenta igual de solemne que el anuncio del president Mas. Pero al dirigirme al televisor para comprobar si mi imaginación tenía algo que ver con la realidad, quede altamente decepcionada. No es que esperara los impecables atavíos de Macià, Companys o Tarradellas pero tampoco las pintas de gañanes que llevaban todos los que posaron para pasar a la posteridad. A la derecha que se coloquen los de traje prefabricado y corbata; a la izquierda, los de jeans y pseudoderivados.

generalitat

Hollande y Trierweiler, anfitriones en el Elíseo

Hollande y Trierweiler hicieron de anfitriones en la cena de estado celebrada en el Elíseo para homenajear al presidente italiano, Giorgio Napolitano.

La primera dama imitando a la Preysler en el anuncio de Ferrero Rocher (desde aquí pido que se retire ya el de Judith Mascó y volvamos a Ambrosio)

 

 

Hollande no cambió nada de su vestuario diario ni, por supuesto, su famosa corbata. El presidente italiano acertó con el fular blanco (no apta para todos los hombres).

 

Aquí tenemos al Wert (Vincent Peillon, ministro de educación) y la Pajín o la Aído (Najat-Vallaud Belkacem, ministra de los derechos de la mujer) franceses... ¿Por qué? ¿Por qué los españoles no tenemos estilo?