La foto real de una familia no real

Con motivo del 80 cumpleaños del rey emérito, Casa Real compartió una instantánea de la familia durante el almuerzo de celebración que tuvo lugar en el Palacio de la Zarzuela el pasado 5 de enero. La fotografía -todo un despropósito visual-, además de representar la ridiculez de una institución anacrónica, debió provocar la carcajada del resto de monarquías que aún sobreviven en Europa del mismo modo que lo hizo la imagen del gabinete de crisis de Zoido entre los españoles. Pues el retrato de familia es tan excesivamente real (cutre) que demuestra la falta de realeza (majestuosidad) de la misma. SEGUIR LEYENDO 

reyes_80anivrjc_201801005_01.jpg

Tabarnia Style

Mientras espero la llegada de una utópica Cuqui República Catalana; suplico, respeto y bendigo la independencia de Tabarnia Style. Estéticamente, siento comunicar que el conflicto no tiene solución. No podemos permitir que nos impongan el plumón, el calcetín media o los castellanos con traje y ellos jamás entenderán l’espardenya de set vetes, las piezas desestructuradas y las camsietas ecoéticas de la CUP… SEGUIR LEYENDO

171229_PATRYCIA2

El mensaje (no verbal) del rey 2017

Escenografía

A mis pies El primer plano de posicionamiento del discurso del rey de anoche fue uno general del escenario, pero con efecto contrapicado para ensalzar y magnificar al monarca (el rey en lo alto, mientras los súbditos lo contemplamos desde abajo). Al estar a sus pies desde el inicio del mensaje, se obliga al espectador a sentirse inferior. Quizá este tipo de estrategias funcionaran en épocas pasadas -en sociedades dictatoriales, autoritarias o feudales- pero actualmente lo único que generan es incomodidad (ayer, incluso entre los más monárquicos, había algo que les había molestado pero no sabían explicar qué era… seguramente se debía a esta «sutil» introducción/presentación).

1

Sentado Sentado en una silla (cierta inacción) sin barrera o escudo alguno (escritorio). Aunque cruza las piernas (elegante), no se ha sentado correctamente y las ropas le hacen una serie de arrugas. 

Yo soy español No recuerdo ningún mensaje de Navidad en el que la reina Isabel II aparezca en su discurso navideño con la bandera de su país. Tal vez porque es una reiteración (dos símbolos para comunicar lo mismo) y porque teniendo el símbolo físico (rey) no hace falta el símbolo de tela (bandera). Pero dado el escenario de crisis territorial/identitaria actual, Felipe VI requiere de las enseñas española y europea. Por otro lado, muy orgullosos de ser españoles y europeos pero incapaces de planchar las banderas… #respect

rey-felipe4-efe-z

478E805D00000578-0-image-a-163_1514161609766

Guiño a Girona, pero otra vez Carlos III Ningún elemento visual es gratuito. Por eso, llama especialmente la atención que esta vez aparezca una representación de la pieza que se entrega en los Premios Princesa de Girona. Al no estar en el despacho, no cuelga el polémico cuadro de Carlos III, pero Felipe VI ha querido que sí esté presente un busto del rey que intentó acabar con el catalán (gracias a @DavidDaura por la advertencia). #noesamorsellamaobsesión

Captura de pantalla 2017-12-25 a las 12.31.07

fotonoticia_20160703143326_980

De espaldas Entre el atrezzo dispuesto: plantas de Navidad, un nacimiento (en el que San José lleva una capa amarilla para disfrute de los independentistas), dos libros (uno del Camino de Santiago y otro sobre los tesoros de los palacios reales en España), la lámpara de mesa encendida (calidez, sabiduría…) los cuadros habituales en el Salón de Audiencias (Vista de la Concha de San Sebastián y Baile campestre) y una fotografía de Felipe VI con su familia durante su veraneo en Marivent. Normalmente, este tipo de instantáneas familiares se escogen para humanizar la realeza. Por tal motivo, el hecho de que el rey aparezca en ella de espaldas, no sería lo más conveniente.

Captura de pantalla 2017-12-25 a las 12.54.51

Captura de pantalla 2017-12-25 a las 12.46.57

Lenguaje corporal

Contenido Destacan las crónicas del discurso de anoche que el monarca estuvo mucho más contenido (menos agresivo) que en el 3O. Sin embargo, esta aparente calma fue medida y estudiada (poco natural, poco sincera). En todo el mensaje sólo emplea tres gestos con las manos (brazos abiertos, puños cerrados, palmas abiertas) y en los temas delicados (Catalunya), optan por hacerle un plano corto. De este modo, logran evitar que el dedo acusador o la mano en posición de látigo (castigo) tan presentes el 3O se cuelen en el plano (mensaje). 

Reprimido «Un año marcado por la situación en Catalunya a la que luego me referiré», dice nada más empezar el discurso mientras da muestras de que no sabe cómo colocar la mano sobre la falda para no demostrar enojo o enfado. Esta duda en la expresión corporal ya adivina que hay un estudio previo de cada uno de los gestos que empleará al referirse a los catalanes y que intentará reprimir ciertos ademanes.

Mirada desagrado Posee pocos registros de expresividad facial y acaba empleando la mirada de desagrado/odio (las pupilas se dilatan cuando nos sentimos atraídos por una idea y se nos cierran cuando ocurre lo contrario). Tiene sentido que emplee ese tipo de mirada cuando critica la «España encerrada en sí misma» pero no cuando habla de la riqueza y pluralidad que caracteriza a Catalunya. A no ser que el rechazo no se deba a la división o la pluralidad que describe, sólo a la idea de Catalunya…  De hecho, cuando se refiere a «la mejor imagen de Catalunya» aparece una tímida sonrisa invertida (Bulldog) que confirma ese sentimiento de desagrado.

Captura de pantalla 2017-12-25 a las 12.39.45

Captura de pantalla 2017-12-25 a las 12.46.57

Indumentaria

Zapato de hebilla El rey, anoche, se refirió a la modernidad alcanzada por la sociedad española mientras calzaba zapato de hebilla. El zapato de hebilla es a la moda lo que la monarquía a la democracia. Simples anacronías. Desde la revolución francesa que este zapato quedó proscrito. Desde entonces, con traje formal sólo se utiliza el de cordones y la hebilla quedó restringida a los que visten calzas (NADIE). Felipe VI, al calzarse, se antoja incluso más retrógrado que su padre y le agrada el mocasín con borlas y el de hebilla. #alertacaspa

Símbolo fálico Como otros accesorios masculinos, la corbata se descubre como un símbolo fálico. Pese a que tanto el nudo doble de la corbata y el cuello elegido (francés) eran perfectos (#alcésarloqueesdelcésar), la punta de la corbata se la tragaba una especie de michelín creado únicamente con la tela del pantalón a consecuencia de no haberse sentado correctamente (y que cada uno interprete…). Es increíble que nadie de los que estuvieran asesorándole se lo advirtiera.

Captura de pantalla 2017-12-25 a las 12.54.51

Errores (no verbales) de Puigdemont con Évole

Ciertamente, Puigdemont dio la cara. Sin embargo, cuando uno da la cara corre el riesgo de que se la partan. Rajoy, en casa o en plasma, es consciente de su falta de carisma y no se expone. El error de la entrevista de ayer no fue del president de la Generalitat por aparecer (enfrentarse, jugársela), pero sí de su equipo por no negociar previamente o supervisar a posteriori algunos elementos visuales y estéticos que ensombrecieron su aparición televisiva. A continuación detallo brevemente algunos de ellos.

 

Escenografía

Asedio Desconozco si esa fue la primera y única opción de localización para esta entrevista. Sin duda, no fue la más acertada. El encuentro se mantuvo el viernes y en Barcelona hubo momentos en que llovió, tal vez fuera el motivo por el que finalmente tomaron ese espacio. Las paredes de piedra, las puertas selladas de madera, un único acceso vago de luz… El president parecía aislado en una celda o atrincherado en un castillo. El protagonismo del vaso de agua (sin jarra) y la pobreza del atrezzo intensificaban esta sensación de asedio y penuria.

Frialdad La sobriedad del ambiente (intenisficada en la edición) es excesiva. La mesa es demasiado alta y proyecta una especie de barrera, otra más, con el espectador. En vez de una entrevista, aquello parecía una sala de interrogatorio (y el president aparecía, quizá no como culpable, pero sí como sospechoso). En este tipo de formatos es más conveniente no obstaculizar la presencia (dos sillas y mesitas auxiliares) para dar  la idea de charla amable y cordial (nada que esconder).  

obama

Desprotegido El presentador inicia la entrevista advirtiendo de que él es el que está de espaldas a la puerta. Seguramente se refiere a la puerta por la que han tenido acceso a la sala. Aunque la posición de indefensión (no sólo porque entre la Guardia Civil sino porque pueda entrar cualquier intruso sin que uno pueda verlo) la haya asumido Évole, a lo largo de la entrevista los espectadores pocas veces veremos ese acceso detrás de él y, en cambio, tendremos presentes accesos, aunque cerrados, detrás del president. Por lo tanto, la sensación de desprotección y desventaja (espaldas descubiertas) la percibimos visulamente en Puigdemont. 

Oscuridad El carácter cinematográfico que le ha querido imprimir el programa Salvados a la entrevista perjudica también al president. Además del plano corto, la imagen es oscura lo que proyecta una sensación de que se está hablando de un tema turbio. Sólo la luz de la ventana les acompaña y, aunque incida en el president, la claridad que entra no es tan potente como para presentarlo como el elegido (un visionario). En algunas fotografías tomadas durante la entrevista se ve que hay más focos de luz pero el programa decidió darle durante la edición final ese aspecto (¿Por qué? …)

luz

SINLUZ

Lenguaje corporal

Plano corto Ni el mejor intérprete del mundo es capaz de aguantar un plano corto durante tantísimo rato. Un actor político, mucho menos (ni siquiera Obama). Cualquier asesor de comunicación no verbal política sabe que el primer plano debe evitarse (a no ser que esté perfectamente dirigido y editado por el equipo), no es negociable. Mucho menos cuando se dilata de modo tan exagerado. Todas nuestras dudas e inseguridades se plasman en el rostro. No es sólo que pueda aparecer la mentira o contradicción. Durante el diálogo, el pensamiento y la emoción debaten en nuestro interior. El conflicto se filtra a través de las expresiones faciales antes de ser expresado verbalmente. Las manos son las que pueden ofrecernos contundencia al hablar (y disimular carencias). Pocas veces durante la hora que duró el espacio televisivo se vieron las del president (¿lo habían esposado ya?)

Cansado Como el montaje ha corrido por parte de la productora, prefiero no entrar mucho en el lenguaje no verbal (confío, pero no tengo la certeza de que cada gesto del president coincidía con la pregunta que se planteaba). Sí que la percepción era que Puigdemont estaba cansado (normal, menuda semanita…) y algo desmotivado (su carácter siempre ha sido más enérgico y alegre, incluso en contextos perversos). No creo que sólo fuera que Évole lo cazó en mucho asuntos (que lo hizo), sino que se abandonaba a replicar (excesivamente sincero -cierra lo ojos y estira la boca a modo de mueca de derrota- cuando reconoce que votó en contra de la autodeterminación del kurdistán, dando a entender que el entrevistador llevaba razón; algo que jamás hubiera permitido el ego de Artur Mas que siempre tenía la última palabra y le daba la vuelta a la pregunta). El gesto más repetido en el rostro de Puigdemont fue el de apretarse los labios (reprimir una emoción, pensamiento, idea…), manifestando cierta incomodidad. Fue en la última pregunta (la del fútbol) cuando mostró un gran alivio (resopló y sonrió).

Abatido Si no le ves las extremidades, la persona parece inactiva. Algo que en estos días un líder no puede permitirse. Imaginen que una parte de esa entrevista se hubiera dado en un exterior, a la luz del día, de pie y caminando. Todo cambia según cómo nos lo presenten…

rajoyevole

otegui