10 N: Pequeños o grandes cambios visuales

Pereza. Y no por volver a votar como algunas veces puerilmente se plantea; pues recientemente una parte de la población catalana recordó el gran lujo que puede llegar a suponer introducir una papeleta en una urna… Más bien, el hartazgo lo genera el hecho de que haya que volver a elegir entre los mismos incompetentes. Y esa sensación de hastío, y a veces de desesperación, se percibe incluso al comparar la imagen de algunos de los carteles electorales de las principales formaciones con representación en el Congreso en las pasadas elecciones celebradas en abril con las lonas de ahora… SEGUIR LEYENDO

Captura de pantalla 2019-11-01 a las 9.58.50

 

Alfredo, Rubalcaba me gusta más

No sólo sus asesores, él también está convencido que necesita la proximidad con el gentío para ganar las elecciones generales. Por eso se empeña ahora en sacarse la americana cada dos por tres y en señalar que para ganar deben llamarle antes “Alfredo” que “Rubalcaba”. Pero la estrategia, en su caso y en el momento en que nos encontramos, no es la más conveniente. En épocas de crisis se busca a un líder fuerte que transmita seriedad y seguridad. La batalla en este sentido  la tiene más que ganada con su look y apariencia clásica. Cualquier intento de presentar a un Rubalcaba familiar será un error. La crisis que sufre España no precisa de personas humanas, pero sí de super héroes capaces de renunciar a su vida para dedicarse por completo a la de los demás.