Por qué te alegras (un poco bastante) de la detención de Rosell

Esta mañana nos hemos despertado con la detención de Sandro Rosell por blanqueo de capital. En las redes sociales se detectaba un cierto disfrute por la noticia, y no sólo por el deseo de acabar con la corrupción… Pese a ser el presidente del Barça más votado, nunca se supo el más querido. Falta de carisma y una imagen que, por o pese a sus esfuerzos por caer bien, crea antipatía.  SEGUIR LEYENDO

Captura de pantalla 2017-05-23 a las 14.52.23

debatepor

Una eurovisión del debate

europa

Los que ayer se tragaron el debate entre los cinco aspirantes a presidir la Comisión Europea y luego el cara a cara entre Arias Cañete y Elena Valenciano, coinciden en opinar que el formato del primero fue mucho más ameno (el hecho de que hubiera público, que participaran distintas formaciones y que se interactuara con las redes sociales fue decisivo). Pero además, en el debate televisado desde Bruselas resultaba fácil reconocer a cada uno de los candidatos. Y aunque el recurso identificador pudiera antojarse simplón (la de verde, de verde; el socialista, con corbata roja; el comunista, sin corbata…), para un evento como este en el que la mayoría de espectadores no reconocen a los candidatos -debido a que cada país tiene sus representantes-, la estrategia (aunque obviamente podría mejorar bastante) era adecuada.

Tsipras El griego fue fiel a su atavío habitual: sin corbata y con camisa azul obrera.

Keller Tiene unas rasgos faciales muy agradables y su sonrisa contagia optimismo. El blaser no es una prenda que acostumbra a lucir (prefiere piezas deportivas y desestructuradas) pero con ella restaba algo de «ingenuidad» a su discurso. Además de ir de verde, no llevaba casi maquillaje (ella se lo puede permitir). Sin embargo, quisieron remarcarle los pómulos y evitar los brillos con un colorete algo oscuro para su tono de piel (¡esperemos que el make up fuera ecológico!).

Schulz Por lo menos en apariencia, firme ejemplo de en lo que se ha convertido la socialdemocracia en Europa. Apuesta por un estilo clásico pero quitándole la elegancia a la ropa de antaño y estampando su huella desaliñada. Se cuelga la corbata roja para recordar sus siglas.

Juncker La insulsa corbata que portaba dejaba claro que no iba a aportar nada y así fue.

Verhofstadt El día antes había estado en Barcelona y se había reunido con Artur Mas. Por eso, era sospechoso que llevara la corbata preferida del president de la Generalitat. ¿Se la prestó como amuleto? Además de dejar claro que le conviene y mucho pasar por el dentista, en el mensaje final resultó excesivamente agresivo con sus gestos. Le favorece el pelo más corto.

 

camerongemelos

El diente y los gemelos de Cameron para anunciar el nacimiento del heredero

El anuncio del nacimiento del bebé real por parte del primer ministro británico está trayendo cola. Si ayer nos hacíamos eco de los comentarios en las redes sociales que insinuaban que a David Cameron se le había caído un diente (más bien es que los tiene separados), hoy nos fijamos en el guiño patriótico que tuvo el líder de los conservadores para anunciar la buena nueva. Las mangas de su camisa se abrochaban con unos gemelos especiales adornados con la bandera inglesa.

camerongemelos

cameronroyalbaby

Cuñaaaaaaaaooooo!!!

 

 

Margallo y Kerry

Una de las cosas que me parecen más horteras en el vestir diplomático es querer imprimir los colores de la bandera en la ropa.  Y si tienes la suerte de ser brasileño, francés o estadounidense, aún tiene un pase. Pero en el caso de España (rojo y amarillo), uffff… Así que desapruebo totalmente la corbata del ministro de exteriores español en su reunión con John Kerry. Menos mal que la del secretario de estado de EEUU tampoco es para tirar cohetes (como se echa de menos a Hillary).

PD. Aprovecho para reclamarle a Margallo que, por favor, acuda al dentista con urgencia. Mis ojos  se lo agradecerán.

Una cosa blanca sin identificar en la boca de Margallo

Aunque la introducción de la periodista ha provocado que me mantuviera alerta a lo que tenía que decir el ministro de asuntos exteriores en su charla para La Razón, lo cierto es que cuando han puesto su imagen ya no he escuchado nada más. Creo que la primera vez que opiné sobre Margallo recalqué que debía ir urgentemente a un dentista o dejar de sonreír para siempre (su dentadura es un claro ¡¡¡ARGHHHH!!), sin embargo hoy  la cosa ha ido más allá. Por favor, que alguien me explique qué es eso blanco que le cuelga de un lado de la boca (ARGHHHH).  ¿Salivilla? ¿Un lapo? ¿Resto de comida? Bueno, os dejo el vídeo para que juzguéis por vosotros mismos (aunque os aviso que las imágenes pueden dañar la sensibilidad y la digestión de cualquiera).