Eulàlia Reguant, ni monja ni soldat

«Però com pots dir que l’Eulàlia Reguant és cuqui? T’has begut l’enteniment? L’has vist com anava avui? Ho fas per fotre. Què hi ha d’atractiu en aquesta tia? Tu mai vestiries com ella! (…)», la conversación sube de tono cuando me reafirmo en mi convicción. Escucho, reviso el atavío del crítico estético improvisado que tengo delante, sonrío y, si considero que allí hay señal alguna de vida inteligente (sensibilidad), argumento mi respuesta. Sin embargo, reconozco que a pocos convenzo. Y en estas, leo ayer un perfil sobre Reguant en el que el periodista de El Nacional Enric Vila recogía, consciente o inconscientemente, algunos de los clichés indumentarios que se le asignan a la diputada de la CUP y que me va de perlas para desmentirlos. Uno por uno. SEGUIR LEYENDO

maxresdefault

 

Tsakalotos, el ministro multicolor

Efklidis Tsakalotos es el nuevo ministro de Finanzas griego y, a priori, podría antojarse como la antítesis personal de Yanis Varoufakis: tímido, tranquilo y discreto (dócil) frente a la seguridad, fuerza y chulería (poderío) de su antecesor. Pero Tsakalotos, como Varoufakis, no viste al uso y viene dispuesto a imponer su imagen de profe universitario de izquierdas. Pero que su look bohemio, desenfadado y cómodo no os engañe: pertenciente a una familia de pasta -de ahí que lo apodaran  «el aristócrata rojo»- sabe bien qué se echa encima. Utiliza tejidos como la pana, americanas desestructuradas, luce jerseis y camisetas bajo la chaqueta, se sirve de mochilas y bandoleras… Y como buen holandés, no le asusta nada el color.  Que tiemble el viejo uniforme diplomático occidental, Varoufakis ha pasado el testigo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.