Las tumbas de los dictadores

Dictators’ Homes, de Peter York, es un libro que me hubiera encantado que se me hubiera ocurrido a mí. Porque al igual que sucede con el adorno de nuestro cuerpo (la única propiedad que nos acompaña durante toda nuestra vida); el tipo, estilo y decoración de una casa descubre una parte importante de la personalidad del inquilino. Por eso, la idea de analizar los hogares de los dictadores arroja tanta o más información sobre sus mentes perturbadas que cualquier entrevista o documental. SEGUIR LEYENDO

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Mobiliarios y escenografías que debilitan

¿Nadie en Palau se dio cuenta de que esa escenografía/fotografía debilita (empequeñece) al president o sencillamente lo odian y quieren acabar con él?

captura-de-pantalla-2016-11-05-a-las-22-33-26

1. Quemar el sofá y el sillón o regalárselos a alguno de los de CSQP. La planta va al contenedor amarillo.

2. Quemar la alfombra (sin discusión)

3. Sustituir la mesa de cristal (frágil) por una de madera (solidez). Seguro que en Palau hay alguna.

4. Un centro de flores naturales en la mesa (por ejemplo, rosas blancas).

5. Dos sillas de madera con brazos y tapizadas en un color claro y liso. Sólo si el invitado es otro presidente se utilizarán dos. Seguro que en Palau hay alguna.

6. Adquirir un sofá alto de un tono claro y liso (jamás en tono salmón o colores que un hombre no sea capaz de definir) y con cojines (dan buen rollo y el visitante se confía).

7. Deshacerse de esa mampara opaca y recuperar la vidriera de la ventana.

8. Planchar la senyera #respect

9. Empezar a filtrar las fotografías que el president cuelga en Instagram

10. Contratar al #cuquifotògraf, también conocido como Jordi Borràs.