Sobre el himno y C’s

El miércoles, en la sesión de constitución de la XII legislatura del Parlament de Catalunya, C’s causó nuevamente polémica con su actitud ante el himno catalán. No es la primera vez que ocurre. Ya en 2015, una fotografía del gran Jordi Borràs en la que capturó a Inés Arrimadas con los brazos cruzados (desacuerdo), la boca hacia abajo (disgusto) y la cabeza girada hacia un lado (desvinculación) se hizo viral por el mismo motivo. SEGUIR LEYENDO

Captura_de_pantalla_2015-10-27_a_les_7.35.48

 

Si los carteles del 21D importaran

Un cabeza de lista en prisión y otro, en Bruselas. Pero pese a la excepcionalidad, los carteles siguen siendo tan aburridos como de costumbre (hemos superado el siglo de la imagen, no impresionáis a nadie presentando una fotografía del busto más que reconocible de vuestro candidato). Y las polémicas sobre el diseño, tan absurdas: Els Comuns aseguran tener la exclusividad del degradado gráfico (en política, la ambigüedad). Si buscan originalidad e impacto en la cartelería, deben insertar en google «propaganda republicana Guerra Civil». Triste que el pasado de este país, incluso gráfico, se antoje siempre tan actual. Del bloque indepe gana ERC; de los unionistas, C’s. SEGUIR LEYENDO

DP4CZhBWAAEsqOq-1

A mí, ahora, las formas «me la bufan»

c5eca4_7c30e63ea52a49bba54860879eb0df18-mv2La culpa no es de los que prefieren a Pablo Iglesias antes que a Íñigo Errejón. Ni de los que persisten en presentar a Obama y Trump como el mismo monstruo. Tampoco de los que pretenden hacerse famosos y millonarios retratándose el culo a lo Kim Kardashian. No, la culpa es de aquellos que no hace tanto tiempo, alzados en un trono de supuesta superioridad moral e intelectual, sentenciaron que las formas eran secundarias, superfluas y banales. Infravalorando las formas (el reflejo externo del fondo), estamos hoy donde estamos. La falta de estética se aprecia fácilmente en una diputada que mastica chicle desde un escaño del Parlament, en el regidor que asiste a un pleno del Ajuntament en bañador y en el secretario general de un partido que se presenta en el Congreso con una camisa sin planchar, tres tallas más grande y manchas de sudor. La apariencia (el arte de estar presente, en paz) y la búsqueda de la belleza (armonía entre físico, pensamiento y sentimiento) es una demostración de respeto no sólo hacia los demás, también hacia uno mismo. Por eso, la pérdida de estética es aún más denunciable y alarmante cuando un presidente del gobierno le niega el saludo al líder de la oposición, cuando un político no sabe pedir perdón (dimitir) y, por supuesto, cuando un cargo público sucumbe a la corrupción.

Read More

Análisis visual de los carteles electorales Euskadi 25S

Iñigo Urkullu, EAJ-PNV

Acierto La apuesta valiente por la corbata. Que alguien de derechas (conservador) y que sabe hacerse medianamente bien el nudo comprenda que precisamente él no debe renunciar al accesorio por excelencia de la coquetería masculina. La cercanía con el elector ya se la presta el hecho de que se haya deshecho de la americana.

Error Urkullu aparece en mangas de camisa (un remangado dudoso nada sofisticado y que tampoco produce una sensación de «manos a la obra») durante un mitin. Además, al apoyarse sobre una pierna lo que proyecta el lehendakari es cansancio. Con ese agotamiento, ¿será capaz de continuar cuatro años más?

Incongruencia Cansinos están también los de marketing político con el uso de la palabra «futuro»…  Siguiendo las indicaciones «mirar al futuro», veo al mismo hombre de hace cuatro años que a su vez mira hacia no sé dónde (me habéis cortado la imagen y no se atisba horizonte alguno). ¿Qué futuro?

URKULLU

Arnaldo Otegi, EH BILDU

Acierto Camisa blanca = alma limpia. Mensaje subliminal que a Otegi le conviene transmitir muy, muy, muy mucho. Aunque no le sume votos (a los suyos se les antoja poco menos que Mandela), puede sumarle apoyo social (cercanía).

Error Desde la antigüedad, enseñar las manos es una demostración de que vas desarmado. Por eso, por lo que proyecta, a Otegi no le conviene nada ocultar sus manos en los bolsillos. Un político no puede despreocuparse de los recelos que despierta su apariencia y aunque considere que es una imagen manipulada y/o distorsionada, debe asumirla para poder poner remedio.  

Incongruencia Los colorinches son muy LGTB. Freud vería ahí salidas de armario y necesidad de restablecer orgullos… Cuando se disfraza de «político», la chaqueta le queda grande (defiende muchísimo mejor el look informal).

OTEGUI-ZERO

Pilar Zabala, Podemos

Acierto Ella. Es una mujer de constitución y rasgos muy marcados (dureza, seguridad) pero el color de los ojos y la mirada dulcifica (empatiza) y compensa.

Error Saturación de información textual y corporativa, la imagen no respira. En vez de aprovechar la fuerza de la candidata la entierran bajo una franja excesiva de color morado y cantidad de texto, colocados sin ningún criterio. Agobia.

Incongruencia En Euskadi, en general, la gente viste bien. Zabala es elegante. Exceptuando a Beigas y Alejandra Fernández (En Marea), es de las pocas podemitas que proyectan una imagen de madurez mental. Y en vez de aprovechar el estilo de la candidata para defender un estilismo sofisticado y femenino de izquierdas, van y le plantan una aburrida americana azul marino, unos pendientes de perlas y una cadenita finita que no se ve dónde acaba pero que podría antojarse como una medallita de la virgen. Con este look tan conservador, más que de Podemos, parece la aspirante de cualquier partido de derechas. 

captura-de-pantalla-2016-09-09-a-las-10-28-35

 

Idoia Mendia, PSE-EE

Acierto Por fin se han deshecho del dress code impuesto en las generales por el equipo de campaña socialista para las féminas y Mendia evita vestir de rojo para propagar su ideario.

Error Tras la crisis,  nada acertado presentar a un líder cruzado de brazos (inactivo).

Incongruencia El lema es «Juntos Batera (podemos)«, pero al conjunto de gente que acompaña a la candidata se lo ve disperso, alejado y borroso (fiel retrato de la socialdemocracia europea en general).

pse

Alfonso Alonso -PP

Acierto Mira al frente (sinceridad), al elector. Además, la cara de escolano siempre tiene su público.

Error La derecha tiene una facilidad pasmosa para, primero, criticar y, luego, seguir las tendencias estilísticas que marca la izquierda, sin entender que es mejor diferenciarse. Ahora toca deshacerse de la corbata. Uy, sí, seguro que con ese look tan progre convencen a algún despistado de Bildu o Podemos… 

Incongruencia «La voz que nos une», reza el cartel. ¿Qué voz? Oigan, que esto es un cartel. Que verbalmente aquí no se escucha nada, como mucho se lee. Otra cosa hubiera sido la elección de «La visión que nos une» o  «La mirada que nos une».  

captura-de-pantalla-2016-09-09-a-las-10-36-32

Nicolás de Miguel – C’s

Acierto Como casi todos los candidatos de C’s, parece sacado de un casting. No es que sea algo positivo, pero así se les identifica como partido.

Error Ese cuello de camisa no es para llevar sin corbata. Por eso, pese a llevar acertadamente sólo un botón desabrochado, queda tan abierto.

Incongruencia Es fácil dibujar una sonrisa (falsa) con los labios. Lo difícil es que los ojos sonrían. En este caso, la mirada está triste y choca (anula) con el supuesto optimismo de la boca.

captura-de-pantalla-2016-09-09-a-las-10-33-30

Obama sólo se abre a Iglesias

Ha sido la propia Casa Blanca la que ha facilitado las fotografías. Y a sabiendas del máximo control que los estadounidenses toman con cada una de las imágenes del presidente, ninguna de las instantáneas ha sido elegida al azar. Obviamente, el encuentro fue breve (3 minutos con cada uno) pero al fotógrafo le dio para 10 disparos como mínimo. El hecho de que, al analizar el trato no verbal recibido por Obama, Pablo Iglesias sea el que mejor parado salga no es de ningún modo fortuito.

Captura de pantalla 2016-07-13 a las 10.36.57

Read More