CAPAS

Volvemos a Chile: Ximena Rincón

Lo prometido es deuda. Hoy hablaremos de la ministra secretaria general de la presidencia del gobierno de Michelle Bachelet. Destaca en Chile por ser una de las mujeres más atractivas del panorama político y eso, en un mundo y un sector profesional tan machista como el nuestro, no siempre resulta positivo. Pese a todo, se trata de una mujer segura de sí misma y poco le afectan los comentarios mal intencionados por su gusto por la indumentaria y su cuerpo. Posee un buen físico y le agrada lucirlo. El único problema es que algunas veces abusa de los accesorios y satura. Veamos…

PD. Todo mi respeto y admiración por Chile. Aclaro esto porque la última vez que hable de este país, me llegaron algunos mails de personas descontentas con mis comentarios, según ellos, «imperialistas y colonos». Lamento profundamente si con estos posts ofendo a alguien y pido disculpas. Desde España no estamos, y seguramente nunca hemos estado, en posición de dar lecciones a nadie. Simplemente es mi humilde opinión. Si siguen mi blog y mi trabajo sabrán que acostumbro a ser mucho más crítica con mis compatriotas (y creo que con toda la razón).

CRUZ

Le encantan los vestidos ajustados y se los puede permitir. Su mejor complemento es su físico, así que mejor no acaparar la estampa con estampados ni con mil accesorios.

TIPAZO

Además del tipazo que tiene, su melenaza también llama la atención. Con mechas rubias que ayudan a suavizar el gesto serio (imprescindible en política), lleva el pelo siempre perfecto. Seguramente le favorecería algo más corto, pero como lo luce cuidado, nada que objetar.

JOYAS

Aquí un ejemplo del «too much». El vestido amarillo, las uñas de rojo, dos anillos, dos pulseras (cada una de su madre y de su padre) y un reloj que no pega con nada. El recurso de la cruz, Rincón es democristiana, lo utiliza a menudo.

Le encanta lucir sus largas piernas con faldas por encima de la rodilla y destacarlas con medias sexys.  Otra vez, «too much»: es mejor que solo sea un único elemento el que distraiga (o atraiga) la atención. Puede llevar ese tipo de medias pero entonces la falda debe ir dos centímetros por debajo de la rodilla, como mínimo.

 

 

 

 

PIERNASMEDIAS2 MEDIAS

 

Si le quitamos los pendientes y el blazer y le dejamos el vestido con el pañuelo, mucho mejor. Imposible concentrarse con tanta información.

CAPAS

Definitivamente gana cuando apuesta por la sencillez. A la belleza no le hace falta adornos (y menos esos aros….)

CAPAS2

Definitivamente, el mejor complemento de la belleza natural es la sencillez. Para muestra esta fotografía.

TRENCA

rajoy

La imagen del poder en 2013

Una vez más, Política y Moda hace balance de los avances y retrocesos  que este año, que estamos a punto de despedir, nos ha traído  en materia de indumentaria gubernamental, nacional e internacional. Aquí están los protagonistas y antagonistas de la imagen del poder en 2013. ¡Feliz Navidad!

 

16.espardenya

La espardenya aplasta al fascismo

16.espardenya

El cartel republicano Aplastemos al fascismo, de Pere Català, muestra una espardenya pisando una cruz esvástica. Está considerada una de las mejores fotografías publicitarias del siglo XX.

 Espejo de Marx, ¿la izquierda no puede vestir bien?
(Península, 2013)

botellapor

La cruz de Ana Botella

Y no me refiero al suplicio que significa para la alcaldesa de Madrid el derecho a huelga de los trabajadores, no. Me refiero al colgante que llevaba hoy Ana Botella para la rueda de prensa tras el conflicto de limpieza en la capital del reino. Una pequeña cruz de brillantitos sujeta por un desenfadado cordón de cuero negro. BSO Like a Virgin 

botellapor

papa2.jpg

El Papa Francisco con un rosario a modo de pendiente

Ha rechazado cualquier ornamento  ostentoso, manteniendo su sencilla sotana blanca y su cruz de hierro como símbolos de la austeridad que desea para la Iglesia del siglo XXI. Tampoco se ha calzado los mocasines «rojos como la sangre de Cristo» que convirtieron a su antecesor, Benedicto XVI, en el hombre con los pies mejor vestidos. Por eso ayer, llamó especialmente la atención que Francisco luciera, a modo de pendiente, un rosario con detalles de oro. El Papa tardó unos segundos en retirarse el nuevo accesorio y es que ni siquiera él mismo se había dado cuenta que lo llevaba. Un peregrino entusiasta lanzó el obsequió con tan buena puntería que fue a parar a la oreja del Pontífice. Una señal más para demostrar que, por fin, un líder de la Iglesia empieza a escuchar al pueblo.

 papa1.jpg