cfk

CFK se pierde el Mundial pero cena con Putin y sus pieles

Ayer todo el mundo la buscaba en el estadio de Maracaná apoyando a la selección argentina. La instantánea hubiera sido histórica: tres mujeres, jefas de gobierno, presidiendo un Mundial de Fútbol. Pero Cristina Fernández de Kirchner alegó dolor de garganta -y el cumpleaños de su nieto- para dejar plantadas a sus homólogas Dilma Roussef y Angela Merkel.  Un argumento ya dado días antes para no acudir tampoco a las celebraciones del 9 de julio, cuando se conmemora la Independencia de Argentina. Sin embargo, CFK no presentó problema alguno para recibir el sábado a Putin y ofrecer en su honor una cena de gala en la Casa Rosada. Al evento estaban invitados también los presidentes de Venezuela, Bolivia y Uruguay pero finalmente solo este último, José Mujica, pudo acercarse al país vecino. La jefa de estado argentina escogió para la velada un ostentoso abrigo negro de pieles, típico de nueva rica. ¿Sería imprescindible para cuidarse la garganta? Ya hace unos meses, en su visita a París, también lució una capa de piel blanca y un abrigo camel y pese a las insistentes preguntas de los periodistas galos que deseaban conocer la procedencia de la prenda (auténtico o artificial), la presidenta enmudeció.

 

cfk

Bajo el abrigo, un ajustadísimo vestido negro de raso. Completaba el look con sus habituales carísimas joyas. Quizá por eso, Mujica miraba para otro lado.

JOSEMUJICAPUTIN

cfk

CFK a Simón: “Con el pelo no que rompemos relaciones con Venezuela”

La presidenta argentina me causa el mismo efecto que Mario Vaquerizo: soy consciente de que no podría soportarla ni un segundo en persona, pero me quedo alelada cuando asoma en televisión. Cristina Fernández de Kirchner, de 60 años, ha reaparecido públicamente, algo más delgada, después de haber estado un mes y medio hospitalizada tras ser intervenida, el 8 de octubre, de un hematoma en el cráneo. Ha sido su hija Florencia la que ha filmado a su madre -que continúa con el duelo por Kirchner- en un cómodo salón a lo Oprah Winfrey y en el que la jefa de estado ha ido agradeciendo todas las muestras de afecto y  múltiples regalos recibidos durante su convalecencia.  En especial, un ejemplar del perro nacional de Venezuela al que ha llamado Simón (por Simón Bolívar) y que Hugo Chávez le había prometido. Sin embargo, el cachorro aún no se ha hecho con las manías de su dueña porque fue sentarlo en la falda de CFK y empezar a comerle los bucles de cabello rojizo de su ama, algo que enojó a la presidenta: “No, con el pelo no que rompemos relaciones con Venezuela.” Pese a la advertencia, Simón -haciendo honor a su nombre- seguía rebelde y la argentina volvió a reprenderle: “Van a acusar a los chavistas de malos.” Le llega a lamer el perro el maquillaje, y Argentina declara la guerra a Venezuela.

cfk

CFK, ataviada con un pantalón y chaqueta de punto negro y una camisa blanca, sujeta a Simón, el perro que le ha regalado el hermano de Hugo Chávez. El pingüino es otro obsequio de uno de sus tantos admiradores…

rosacea

Aunque parece totalmente recuperada, la enfermedad de la mandataria argentina no debió ser ninguna broma a juzgar por esta instantánea tomada a la llegada del centro hospitalario en el que fue intervenida. Para que Cristina Fernández de Kirchner no se maquille y deje ver su rosácea, la cosa era más que grave…

 

CFK1

Los leggins, el chándal de Cristina Fernández

La imagen de la presidenta de Argentina luciendo unos cómodos leggins durante un acto político en la localidad bonaerense de Ezeiza revolucionó ayer las redes sociales. Sin abandonar el luto que no se ha quitado desde el fallecimiento de su esposo “porque a él le gustaba el negro”,  Cristina Fernández de Kirchner eligió esta ajustada prenda y la combinó con una blusa a la cadera, unos zapatos de tacón alto y un collar de perlas. Véase que los leggins en CFK son el chándal de táctel en Fidel, Maduro and company.

cfk2

Maduro le cambia a CFK el Chanel por una mochila de Chávez

Cristina Kirchner llegó a Caracas para la asunción de Nicolás Maduro con un Chanel colgado del brazo. Pero el nuevo líder bolivariano no debe andar enterado aún de los costosos gustos de la presidenta argentina Y no se le ocurrió otra cosa que obsequiarle con la gorra tricolor y la mochila de Hugo Chávez. Me imagino dónde va a acabar el presente…