barba-leti

Mensaje (no verbal) de Felipe VI

Resumen del primer mensaje (no verbal) de Navidad de Felipe VI. Feliz Navidad a todos (bueno, excepto a las personas malas).

1. Escenografía.

Espacio. Pasamos del despacho (trabajo) que utilizaba Juan Carlos I para transmitir seriedad al saloncito (recepción) de Felipe VI, cercanía. Fondo blanco (relajado), cortinas abiertas (transparencia), con tonos rojos (celebración, armonía, solemnidad) y madera (rigor, fuerza…).

Luz. Lámpara de mesa encendida = rey reflexivo, dotado con capacidad para guiarnos.

Bandera, pesebre y padres. España, religión y familia de origen se presentan a lo lejos. Hasta que no se hace un plano general no se descubren todos estos elementos. Mejor evitar conflictos.

Familia. Su familia son Letizia y sus hijas. Con la reina, fotografía cariñosa en clase business (nosotros no somos como mis padres, nosotros nos queremos y somos cómplices).

2. Vestuario.

Traje gris. Nada excesivamente formal (negro) para tratar de empatizar y proyectar proximidad.

Corbata azul. A juego con el color de sus ojos y que, al estar sentado, alargaba su mirada. Buen recurso: franqueza.

Gemelos. Los gemelos no eran de oro dorado. Austeridad.

Calzado. Los zapatos de hebilla descubren a un rey, que pese a pretender vendernos una imagen de monarca actual, sigue anclado en el pasado. Borbón, borbón. Insisto, desde la Revolución Francesa que solo es válido el zapato de cordón.

 

sofa

pesebrebandera

Dilma Rousseff se gasta 15.000 euros del Estado en unas cortinas

La presidenta brasileña se ha tomado unos días de descanso. Para sus vacaciones, ha decidido adaptar la residencia donde se alojará durante dos semanas. El coste de la remodelación que Dilma Rousseff ha creído conveniente para su comodidad le ha ocasionado un gasto al Estado de 270.000 euros. ¿En qué ha invertido tal fastuosa cantidad de dinero? Entre la lista de imprescindibles, destacan un espejo de 2.500 euros,  seis neveras, ocho televisiones de 32 y 40 pulgadas, siete DVD, un Blu-Ray, un ordenador… Pero lo más curioso, unas cortinas por 15.000 euros. Y después se las dará de progre…