Análisis no verbal de la reunión entre Sánchez e Iglesias

Manos en los bolsillos Durante el paseo y cuando se saludan en el interior, Pedro Sánchez lleva una o las dos manos metidas en los bolsillos del pantalón . Cuando ocultas las manos (las armas humanas), ocultas información (si el pulgar queda fuera, se interpreta como una manifestación de timidez: muy habitual en las personas introvertidas que no quieren que los demás capten su incomodidad y nerviosismo). El líder del PSOE no tenía intención alguna de ser del todo sincero (de descubrir sus cartas).

Captura de pantalla 2016-03-30 a las 16.59.12

Captura de pantalla 2016-03-30 a las 12.41.34 Captura de pantalla 2016-03-30 a las 12.51.21

Paseíllo Al que menos ha beneficiado el paseíllo previo al encuentro ha sido a Pablo Iglesias. 1) Ninguna de las prendas de su estilismo pueden favorecer absolutamente a nadie, y mucho menos en movimiento (el cinturón parece una cartuchera y en los bolsillos no cabe todo el arsenal diario) 2) Ese modo de andar de muchos varones (conocida popularmente como «andar chafando huevos«) no es nada recomendable para un líder. No sólo por falta de elegancia; también porque, como la planta del pie no pisa firme, denota falta de seguridad y/o recelo con el entorno natural y/o social.

Captura de pantalla 2016-03-30 a las 12.41.10

Besamanos Muchos me habéis pedido a través de redes sociales que comente la forma que tiene de saludar Pedro Sánchez. Llevo ya tiempo fijándome y efectivamente es muy curioso como efectúa el apretón de manos. Su mano siempre se inclina hacia abajo. Este peculiar gesto es muy parecido al que las damas (ahora aristócratas) realizaban para que los caballeros besaran su mano… Con el besamanos (ya fuera a una mujer, un rey, un papa…) lo que se pretende es la sumisión del otro.

Captura de pantalla 2016-03-30 a las 12.42.09

Escenografía Obviando el horripilante sofá de escai, ha habido café para todos (bueno, para los dos) y galletas (que no cuquis) poco apetecibles. Pedro Sánchez estaba decidido a persuadir -sentado hacia delante (interés), brazos y piernas ligeramente abiertas (receptivo)- mientras que Pablo Iglesias se ha acomodado en el sofá (distancia) con el tobillo derecho reposando sobre la rodilla izquierda (gesto muy competitivo y que pretende conquistar más espacio del que requiere = muy de macho alfa). La suela del zapato mira hacia las cámaras (desprecio), así que le incomodaba también la presencia de los reporteros gráficos. Es una manera excesivamente agresiva para sentarse en una reunión (por algo tan tonto como eso, quedas fuera en una entrevista de trabajo). Sólo se incorpora y «descruza» las piernas cuando le sirven la manduca (interés). Por otra parte, es especialmente significativo que el líder de Podemos haya «abandonado» sobre la mesa su bloc (exigencias, apuntes, notas…). En su otro (des)encuentro con Sánchez, colocó la libreta sobre el brazo del sofá.

Captura de pantalla 2016-03-30 a las 12.42.28

pablo

Captura de pantalla 2016-03-30 a las 12.45.24

Todo Ok En rueda de prensa, Sánchez muestra continuamente sus pulgares hacia arriba (sensación de ganador). No sólo los utiliza cuando se muestra confiado en que «estamos más cerca de un gobierno de cambio» (optimismo), también cada vez que se refiere a Iglesias (está controlado). Quizá sea una victoria precipitada, pero él se la ha creído.

Captura de pantalla 2016-03-30 a las 17.07.00

Suplica Ya durante el paseo pero también en rueda de prensa, Iglesias ha repetido en distintas ocasiones la postura de suplica/ruego (los brazos abiertos y las palmas de las manos mirando hacia arriba = algo caerá). Eso sí, el atril (siempre se sujeta al facistol como si se tratara de una especie de escudo) y el bolígrafo (tic de tertuliano televisivo) le han servido una vez más para protegerse. 

 

Captura de pantalla 2016-03-30 a las 10.58.45

 

 

 

 

 

 

El «no» a Mas (en modo mute)

Un ejercicio que siempre les recomiendo a mis alumnos es que visualicen los debates sin voz. Incluso a algunos clientes, los reticentes a modificar su lenguaje corporal, les obligo a verse parlamentar en modo mute. Y es que hablamos más por gestos que por palabras; y es que somos más sinceros con nuestros gestos que con nuestras palabras. En fin, segundo «no» a Mas en modo mute.

1. Antes de empezar a verbalizar y complicarlo todo, los humanos ya nos comunicábamos. Al ser algo prácticamente innato en los primates (sí, aunque a veces no lo parezca, somos animales emocionales), y al contrario de lo que sucede en el arte de la oratoria, es muy difícil dominar (disimular, camuflar…) nuestra expresión corporal. Sobre todo, es fácil perder el control de nuestros gestos cuando estamos demasiado afectados (ya sea en positivo o en negativo). Por eso, aunque adivinaba el «no», el candidato a ser investido president no pudo disimular su decepción, hartazgo y resentimiento: brazos cruzados, cuello rígido, ceño fruncido, labios presionados (el superior metido para dentro y el inferior salido) y cejas arqueadas.

(Por cierto, las corbatas o son feas o hacen muaré… No sé qué es peor. Es su punto flaco).

Captura de pantalla 2015-11-12 a las 16.54.37Captura de pantalla 2015-08-26 a las 9.38.59

2. Quizá pretendía ofender o ridiculizar al oponente («En su discurso, Sr. Mas, no ha hecho referencia al TC. Usted hace como los niños que se tapan y dicen «no me ven»»), pero el gesto es tan infantil que a quien perjudica es a quien lo hace (más si por tu edad y tu aspecto ya posees una imagen excesivamente aniñada). #nocalia

Captura de pantalla 2015-11-12 a las 17.40.51

 

3.  Te cubres la boca con la mano para evitar que los periodistas te lean los labios, el problema es que cualquiera puede leer las caras de duelo, desesperación y mosqueo de los demás participantes a la improvisada «asamblea». Esto, como los desencuentros entre parejas de enamorados, #mejorenprivado

Captura de pantalla 2015-11-12 a las 17.53.03 Captura de pantalla 2015-11-12 a las 17.52.15 Captura de pantalla 2015-11-12 a las 16.55.48

Captura de pantalla 2015-11-12 a las 16.50.33

4. Bajas la cabeza (sumisión) y te rascas la nariz (mentir u ocultar verdaderos sentimientos). Baños baja la mirada (consciente, se responsabiliza pero no cede).

Captura de pantalla 2015-11-12 a las 16.55.19

5. El escaño se está tragando a Mas-Colell, aviso. Transmite derrotismo. Claro que si a mí me llega una carta de hacienda para ajustar 1.318 millones de euros, yo también me hundo.

Captura de pantalla 2015-11-09 a las 14.00.10 Captura de pantalla 2015-11-12 a las 17.00.26

6. Si, por lo que sea, nos encontramos indispuestos, no acudamos al trabajo a contagiar a los demás. Y sí, este otoño se llevan los ponchos pero al tratarse de una prenda de abrigo, al entrar al Parlament se descubre una; no te lo echas en plan mantica y te apoltronas en el escaño a echarte una siesta… #yosoylalevy #respect

Captura de pantalla 2015-11-12 a las 20.51.41 Captura de pantalla 2015-11-12 a las 21.15.58

7. En serio, es el parlament de Catalunya. #respect

Captura de pantalla 2015-11-12 a las 17.58.58

8. Chuparse el pelo no es cuqui. Insisto, es el parlament de Catalunya  #respect

Captura de pantalla 2015-11-12 a las 17.07.53

9. Si por la mañana dices que tienes fiebre pero por la tarde te cazan en plaça Sant Jaume en mangas de camisa… #yatal #noemfacispatirbaños

Captura de pantalla 2015-11-12 a las 17.33.39

10. Si vamos de #hombreantiguo, defendámoslo como aquel abuelo anarquista impoluto mandaba. Ese cuello de camisa no es para ese chaleco tan abierto (por eso se monta encima). Lo sé, no acabamos de combinar bien. Sin embargo, #loveBaños

Captura de pantalla 2015-11-12 a las 18.59.37

 

En el bolsillo de Lluís Rabell

Érase un hombre con la mano pegada a su bolsillo que acabó liderando la candidatura de Catalunya Sí que es pot. Escarbando en el interior del forro de su pantalón no anhelaba encontrar calderilla, sólo un refugio para camuflar sus emociones contradictorias. Y así Lluís Rabell se convirtió en un caso digno de estudio: un ser capaz de afirmar verbalmente mientras niega con la cabeza…

Incontinencia gestual El día de su presentación como cabeza de lista de Catalunya Sí que es pot ya advertimos esa gran orgía gesticular que lo caracteriza. Y cuando se enfunda la camisa roja, imposible no compararlo con Rubianes Solamente. Claro que en el humorista galaico-catalán, la incontinencia gesticular servía para ilustrar sus narraciones y en el caso de Rabell (debido el descontrol), para evidenciar su ansiedad.

Manos en el bolsillo; esto es un atraco Ocultar las manos (armas humanas) siempre provoca desconfianza y recelo. Cuando una persona las esconde en los bolsillos nos está diciendo que está inseguro, incómodo y/o que no está siendo del todo franco. Expresa falta de compromiso y participación. En el caso de Rabell, como no para de gesticular con cada centímetro de su ser, considera (inconscientemente) que si por lo menos mantiene las manos retenidas, evitará comunicar más de lo que desea (olvídense: todo comunica). Y como acostumbra a vestir jeans, muchas veces las manos no le caben en los bolsillos delanteros y opta por el de pecho de la camisa (contorsionando todo su cuerpo). Es un tic muy difícil de erradicar pero, por lo menos, que opte por prendas sin bolsillos.

Corte de manga Aunque la manga corta se asocie con el mundo sindicalista y obrero, ni Santiago Carrillo en sus multitudinarios mítines bajo el sol se la permitía. La manga larga arremangada es infinitamente más elegante que la corta y si es del tejido apropiado (algodón o lino) no da más calor.

#Pecholobo Empiezas con el despechugue (más de un botón desabrochado) con los pelos ahí sobresaliendo y acabas con un palillo en la boca. Insisto, ni Carrillo.

90210 Puede que Rabell, como algunos miembros de la izquierda, ande algo despistado con la fecha y zona geográfica en la que vivimos. Lo ubico: año 2015 y código postal 080. Vale que los jeans buscan conectar con un público juvenil y transmitir cercanía pero si eliges un modelo azul clarito y encima le das la vuelta hacia fuera a los bajos, parecerá que has salido de un casting de extras para Sensación de Vivir 90210. Incluso si se inspirara en el vestuario de Juego de Tronos parecería más actual.

Otro calvo Opciones para enfrentarse a la alopecia: 1. raparse como Romeva; 2. no hacer nada como Herrera; 3. decidirse por un implante como Rivera; 4. mantener el poco pelo que queda con dignidad (bien recortado) como Rabell. El tono de canicie que tiene es precioso.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

 

 

 

 

Mas se chotea de Rajoy (y con razón)

Genial esta fotografía de ayer tomada en el Salón del Automóvil de Barcelona. En un Seat Amarillo, Rajoy intenta hacerse con los mandos del coche mientras Artur Mas, junto a la puerta, lo observa atentamente. La cara de «¿cómo diablos funcionará esta máquina extraña?» del presidente español es bastante alarmante ya que se supone que este hombre es el que conduce el país. El president de la Generalitat, por su parte, contempla la escena con preocupación (se acaricia la barbilla con la mano) pero sonríe maliciosamente con los ojos: como cuando sabes que tu compañero no va a poder hacerlo pero, como se ha empecinado tanto y se ha puesto cabezota, le dejas que haga el ridículo de su vida. Así, para la próxima, aprende.

Captura de pantalla 2015-05-09 a las 9.47.40