teo

A Teo y su floripondio XXL les resulta llamativo que los usuarios de Twitter coman

Me escribe Ociore indignadísima -como tres cuartas partes del país- con la alcaldesa de su querida y bella ciudad. Teófila Martínez, como viene siendo costumbre en el PP, se prendió ayer a un floripondio tamaño XXL y acabó metiendo la pata estílisticamente y moralmente. «Tanto twitter y tanta…. ¡opinión! Lo que llama la atención a esta alcaldesa es que hay gente que viene a pedir ayudas para comer y resulta que tienen cuenta en twitter. Que sepa yo esto cuesta dinero», soltó chulesca y divertida la alcaldesa.  Al ver la cara de alucine de los periodistas que la escuchaban atónitos, Martínez reaccionó queriéndose ocultar -ahorcar- con su propio fular (ver vídeo): «… Tener… Estar… Tener acceso a Internet… ¿eso es gratis? Porque eso sí que es llamativo.»

PD. Mientras a Martínez le parece llamativo que los usuarios de Twitter coman, a los ciudadanos nos llama la atención el floripondio, su desfachatez para decir estupideces y que aún mantenga su cargo.

 

Cospedal, ¿homenaje a la II República?

Entiendo perfectamente que al escuchar las declaraciones que se le atribuyen a la secretaria general del PP (como bien acaba de resumir Lucía Etxebarría en twitter, algo así como «comer es de rojos»), nadie le haya prestado la más mínima atención al estilismo que lucía Mª Dolores de Cospedal cuando supuestamente soltó eso de que  «los votantes del PP se pueden quedar sin comer pero pagan la hipoteca». Yo, bicho raro, me he quedado pillada también con su look  porque conjuntaba morado y rojo. Tonalidades muy republicanas -muy propias para el día después del aniversario de la II República- y con las que, por el momento, sólo se atreve Cayo Lara. Los que ya me conocéis, adivinaréis que me he ido a buscar el mostaza en la presidenta de Castilla La Mancha. Pensaréis que ni de coña… Pues chicos, ¡¡¡lo he encontrado!!! ¡¡¡La goma del pelo!!! Un coletero, por cierto, de esos que sueltan hilillos y que una compra en los chinos para luego, arrepentirse de por vida (¡¡¡¡Arghhhhh!!!!).