Las perlas de Hillary Clinton

Anoche se celebró un nuevo debate entre los aspirantes demócratas a convertirse en candidato a la presidencia de EEUU: dos hombres y una mujer. Y sí, antes de que algunas supuestas «feministas» me acribillen a insultos por mi supuesto «machismo», me autoinculpo. Porque sí, porque en esta ocasión voy a hablar de ella y no de ellos. ¿Razones? 1. Quiero que Hillary Clinton (no sólo porque compartamos género también porque me costaría muchísimo apoyar a un republicano) ocupe la Casa Blanca. Lo reconozco #ImWithHer; 2. Es la que tiene más opciones de ser elegida candidata; 3. Así como es más complicado vestir a un político de izquierdas que a uno de derechas , también resulta mucho más difícil ocuparse del estilismo de una mujer (es más rico) que el de un hombre. Y como profesional, no puedo negar que me atraen los retos; 4. La evolución estética de Hillary Clinton (primero fue first lady, después secretaria de estado de EEUU y, ahora, nuevamente aspirante a candidata…) me resulta mucho más atractiva que la de todos los demás; 5. Para normalizar y mejorar el atavío femenino en política hay que hablar sobre ello con naturalidad. Evitar criticar (recuerden que las críticas no siempre son negativas) a una mujer sólo por el hecho de ser mujer se me antoja una traición para las de mi género; 6. Admito que creo en el feminismo galo (que la mujer, defensora y orgullosa de sus diferencias como fémina, sea lo que quiera ser); no en el germano ni el anglosajón (que, renunciando y avergonzándose de su feminidad, la máxima de una mujer sea competir y emular al varón); 7. Hillary Clinton siempre ha sido consciente de la importancia de su apariencia y, en esta ocasión, ha contratado a la asesora Kristina Schake (hasta hace unos meses colaboraba con Michelle Obama) para «suavizar y femininizar» su imagen. Me interesa muchísimo su trabajo. En fin, que voy a analizar a las mujeres políticas cuando lo crea conveniente. Y deseo que cada vez lo haga con más frecuencia porque eso será una muy buena señal para todas nosotras.

Total black. Se le critica, y mucho, que no se haya desquitado aún de esa estética excesivamente masculina que luce desde que era secretaria de estado de EEUU. Su caso es complicado porque además de «romper» con su etapa en el gobierno, tampoco debe recordar su periodo como primera dama. Se trata de buscar un equilibrio entre seguridad, seriedad y cercanía. Por el momento, sigue apostando por el traje pantalón e intentando no desmarcarse demasiado de la sobria paleta cromática de los demás aspirantes. Ayer, el negro rotundo se entendió también como una muestra de luto por los terribles atentados de París.

Bling Bling Término también acuñado para agrupar a todos aquellos políticos (Sarko, CFK, Berlusconi…) que no entienden que la ostentación en política siempre es signo de mal gusto. Aunque normalmente es bastante comedida (eso sí, siempre viste de las mejores firmas estadounidenses y no renuncia a un buen bolso de firma por nada del mundo); anoche se recargó demasiado. El collar de perlas, los pendientes, los brazaletes, los anillos… So much.

Perlas «Quien entienda de perlas sabe que con el collar de Hillary Clinton uno se paga la carrera universitaria», comentó acertadamente un espectador en twitter. Sin embargo, si el collar no lo hubiera combinado con todas las demás piezas, hubiera sido algo más llevadero. Porque aunque la idea fuera la de «empoderamiento femenino»; el exceso lo condenó a «empoderamiento económico». El hecho de que el cierre del collar quedase al descubierto (en la parte del escote) tampoco ayudó en nada: distraía. En mi opinión, las perlas están tan asociadas con Jackie Kennedy que no creo que sea lo más conveniente para alejarse de la imagen de primera dama.

Rouge Otro de los elementos femeninos que incluyó Schake fue el carmín rojo (algo poco visto en política porque normalmente resulta demasiado agresivo). El maquillaje de Clinton era muy natural y, como sus labios son poco voluptuosos, se pudo permitir esa licencia. También se le ha recomendado que sonría más (permiso para emocionarse porque dulcifica su expresión facial demasiado fría), y destacando la boca con ese tono de rojo, resultaba mucho más cálida (eso sí, sólo apto para dientes profiden).

Tacón de aguja. Otra apuesta de Schake por la feminidad fue el tacón de aguja. Ayer leía en el NYT que se han empezado a dar clases de defensa personal para mujeres con tacones. El hecho de que una mujer sea capaz de mantener el equilibrio sobre un soporte tan delicado (y que sus andares, si se sabe caminar con ellos, se asemejen a los de un felino) la empodera delante de cualquier hombre (ellos renunciaron hace siglos al tacón como a tantos otros rituales del vestir y la belleza… se siente). Me encanta que, por fin, empecemos a emplear algunas armas de mujer. La cosa pinta bien…

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

s3port

El PP se viste (disfraza) para ir de boda

La plana mayor del PP asistió ayer a la boda de la hija del presidente del Congreso en una parroquia cercana al parque del Retiro de Madrid. Y como es costumbre, más que un desfile de invitados a una ceremonia religiosa, aquello parecía un pasacalles carnavalesco. Y es que existe la creencia, y nuestros políticos son un claro ejemplo de ello, que la importancia de un evento reside en disfrazarse cuanto más mejor. En fin, lo entenderéis todo (o no) al admirar las siguientes imágenes…

s3

Yo ya sé de uno que va a protestar y me va a asegurar que la vice iba muy sexy. Y quizá ese (bueno, junto a 300 cosas más) es el problema. Gabardina morada, con viso negro de puntilla asomando por debajo, minifaldera, collar XL y labios rojos… So much! Y pese a todo este exceso, no puedo quitar los ojos de la cartera de mano… ¿Qué relación tiene con el resto del look?

S3por

Vale, esto, por Dios, que no se interprete como una crítica porque no lo es, solo lo voy a comentar por si puedo ayudar a alguien. Hay algunas personas que tienen las encías muy pronunciadas (o quizá que tienen mucha flexibilidad en el labio superior) y que al sonreír, digamos que queda raro. Todos tenemos defectos, yo lo primera, y hay que aceptarlos porque son importantísimos para ser quienes somos. El secreto es intentar disimular los puntos menos fuertes de nuestra apariencia, y en este caso recomiendo que las personas practiquen delante de un espejo como sonreír de la mejor manera (y aquí incluyo a los que tienen una dentadura poco lucida).

celiavillalobos

En tonalidades parecidas, Celia Villalobos.

ISABEL TOCINO

Salvaría el mantón, el vestido e incluso el tocado. Ahora, las bolas de Navidad, digo yo que Isabel Tocino debería esperarse a diciembre para colgarlas en el árbol. Y mira que la mujer es guapa, guapa.

anafátima

Bueno, tía, tía… Qué fuerte… La Ana y la Fati juntas. Los zapatos de la ministra de trabajo son de abuela, abuela, ¿eh?

posada

Los padres de la novia. Aunque ya lo comentamos el día de la proclamación de Felipe VI, insisto en que a este hombre no le queda bien el chaqué.

COSPE

Y mi esperanza también me decepcionó. Aunque el color era bonito el diseño no la favorecía nada. El lazito en el zapato… pasadísimo (casi tanto como el marido). Cospe, ¡¡tú puedes lucir mucho mejor!!!

santivila

Y aquí cuelo una foto del enlace entre el conseller de Territori de la Generalitat, Santi Vila, y su chico, celebrado en los jardines del Castillo de Peralada. Digamos que la decoración es muy cuestionable (y eso que algunos muebles pertenecían a www.acomodo.org), pero para gustos, colores. Lo que es imperdonable es la botellita de agua de plástico bajo la mesa. Por Dios, un vaso de cristal para el alcalde de Girona que oficiaba la ceremonia. A esta boda acudió la ministra de Fomento, Ana Pastor. Que se ve que se llevan muy bien. Ya ves, un catalán amigo de alguien del gobierno. Todo amor, como la alfombra.

 

cfkmichellepor

CFK insiste con el medio luto en Chile

Hoy se celebra la toma de posesión de Michelle Bachelet. Con este motivo, llegaron a Santiago de Chile durante toda  la jornada de ayer numerosos mandatarios y representantes del resto del mundo para acompañar a la presidenta electa y despedir al presidente saliente. Entre los invitados a la ceremonia, estará Cristina Fernández de Kirchner que nada más arribar a Chile fue recibida por Bachelet. La jefa de estado argentina, que sigue apostando por el medio luto, estaba divina en plan lady dior total y con su magnífico collar. La chilena se decantó por un vestido azul y su sempiternas perlas de la suerte a juego con los pendientes. A ver qué modelo escoge dentro de unas horas para asumir el poder.

 bacheletkirchner