Cospedal, ¿homenaje a la II República?

Entiendo perfectamente que al escuchar las declaraciones que se le atribuyen a la secretaria general del PP (como bien acaba de resumir Lucía Etxebarría en twitter, algo así como «comer es de rojos»), nadie le haya prestado la más mínima atención al estilismo que lucía Mª Dolores de Cospedal cuando supuestamente soltó eso de que  «los votantes del PP se pueden quedar sin comer pero pagan la hipoteca». Yo, bicho raro, me he quedado pillada también con su look  porque conjuntaba morado y rojo. Tonalidades muy republicanas -muy propias para el día después del aniversario de la II República- y con las que, por el momento, sólo se atreve Cayo Lara. Los que ya me conocéis, adivinaréis que me he ido a buscar el mostaza en la presidenta de Castilla La Mancha. Pensaréis que ni de coña… Pues chicos, ¡¡¡lo he encontrado!!! ¡¡¡La goma del pelo!!! Un coletero, por cierto, de esos que sueltan hilillos y que una compra en los chinos para luego, arrepentirse de por vida (¡¡¡¡Arghhhhh!!!!).

Soraya S. Santamaría se ata la coleta

Quizás animada por Hillary Clinton, hoy la vicepresidenta se ha recogido la media melena en una coleta baja . Eso sí, a S3 no le ha dado por los antiestéticos coleteros de la secretaria de estado de EEUU y ha preferido una goma.  Con el flequillo ladeado, una forma algo más original y favorecedora para animar la jornada.

Lo siento, no he encontrado ninguna foto de perfil.

Hillary Clinton sustituye así al coletero prohibido

Hace unos meses, los asesores de la secretaria de estado de EEUU tuvieron que ponerse serios y prohibirle los coleteros a Hillary Clinton. Para cumplir la norma y no sucumbir a las bondades de la comodidad, Clinton ha estado todo este tiempo luciendo melena. Pero ayer, para una reunión con su homólogo italiano en Washington, la estadounidense se peinó su cabellera rubia con una coleta baja. Al atarla, eso sí, escogió una goma negra con adornos de joyería. Hecha la ley, hecha la trampa.

PD. Esta mujer ha ganado con el tiempo. Está muchísimo más guapa ahora con 64 años que cuando era una tímida y jovenzuela primera dama.

Los asesores de Hillary Clinton estudian prohibirle el coletero

Hace años que tengo una obsesión especial con los coleteros que utiliza Hillary Clinton para recoger su pelo. La verdad es que ella misma reconoce que da igual la política que practique porque al final el protagonismo siempre se lo lleva su cabello. De las modositas diademas que utilizaba con su media melena en su etapa de first lady, pasó a un corte de pelo masculino para optar a proclamarse candidata de los demócratas. Ya en su puesto de secretaria de estado de EEUU, prefirió dejar crecer algo su cabellera para «poder tener más opciones». Pero desafortunadamente, la comodidad a la que se refería Clinton ha caído en  el uso de antiestéticos  coleteros, tan populares en los ochenta pero desterrados de la faz de la tierra cuando el accesorio desató una terrible crisis entre Carrie Bradshaw y su novio de turno. Sensibilizados por el horror que provoca ver a la secretaria de estado norteamericana con ese adorno en su pelo, sus asesores han revelado a la revista Elle que están intentando convencerla para que que se desquite de tan dañino vicio.

 

Hillary insiste con el coletero en Birmania

Cada vez que esta mujer sale de casa (EEUU) se pone un coletero por montera. Después de reunirse con el mandatario birmano Then Sein (que antes de hacerse con el poder renunció a sus uniformes militares), donde lució una americana y un top turquesa con la melena lisa y falta de volumen, acudió a una cena con la premio nobel de la paz Aung San Suu Kyi. Las dos mujeres optaron por una chaqueta blanca de corte y oriental y el pelo recogido. Mientras la secretaria de EEUU lo hizo con un coletero, la líder opositora birmana siguió fiel a sus adornos florales.

El guiño indumentario que Clinton tuvo con la nobel de la paz quedó algo empañado por ese coletero

Quizá se debía a la humedad, pero el efecto lametazo de vaca en el cabello de la secretaria de estado de EEUU ha caracterizado esta visita. El azul turquesa le favorece.

Pero aunque favorezca, un total look en ese color es so much. A diferencia de muchos, Clinton lució una buena pedicura cuando tuvo que descalzarse para visitar un centro religioso.

—————————————————————————————————

Hillary insists with her scrunchy

 

 

Whenever this woman goes to home (USA) gets a scrunchy. After meeting with President Burmese Then Sein (who even before taking power gave up his military uniform), where he wore a jacket and a turquoise top with her hair smooth and lack of volume,attended a dinner with Nobel Prize peace of Aung San Suu Kyi. The two women opted for a white jacket and Eastern cutting her hair up. While U.S. Secretary did so with a scrunchy, Burmese opposition leader stuck to his floral decorations.