Carles Riera, lo peor que le podría pasar al 155

“Los radicales, extremistas, etarras, agitadores, violentos, perroflautas y la reencarnación de Satán” presentan a este hombre -sosegado, dialogante, formado, buen orador, educado y perfectamente aseado- como candidato a presidir la Generalitat de Catalunya y dejan nuevamente en evidencia a la derecha y la izquierda más casposa de este país. Ames u odies a la CUP, sería honesto reconocer que actualmente no hay aspirante mejor (vestido).

Consciente Carles Riera es terapeuta Gestalt. ¿Qué quiere decir eso? Según los trogloditas de twitter, la Gestalt es una secta o una pseudociencia. Según la psicología (ciencia), la terapia Gestalt consiste en tomar conciencia de lo que pensamos, sentimos y hacemos. 

Seco Como buen psicoterapeuta, emocionalmente reservado: “Dime tú cómo te sientes y yo sabré cómo enfrentarme a esa actitud sin perder mi equilibrio existencial”. Lo describen como un hombre “tranquilo”. Más que tranquilo, se antoja algo seco de carácter (si lo comparas con alguien tan adorablemente sensible como David Fernàndez o alguien tan adorablemente payaso como Antonio Baños). Le cuesta sonreír y entusiasmarse con lo que expone, así que también le cuesta enojarse en un debate (aunque mantener la calma siempre lo hace a uno ganador). Del mismo modo, ninguno de sus gestos es gratuito. Cuando habla, inclina su cuerpo hacia delante (= me dirijo a ti, préstame atención). Cuando escucha, vuelve a su posición normal y lleva su mano a la barbilla o frente (juicio y análisis). Y uno de sus gestos más repetidos es el de pedir calma con las manos (control sobre los demás).

Coherente Camachas, americanas de cheviot, camisas blancas de algodón, jeans, parkas, boinas, jerséis de lana gruesa, piercing (discreto, nada que ver con el pendiente de quinqui que luce Xavier Domènech) … Todas las piezas que viste este señor, incluyendo esas preciosa gafas, son de una coherencia absoluta con la ideoestética de izquierda. Y aunque hubiera lucido un terno (traje de tres piezas: pantalón, americana y chaleco) con corbata, como Antonio Baños, sería coherente (el traje burgués lo crearon los sans culottes en la Revolución Francesa). ¿Por qué? Porque casi toda la indumentaria que usamos hoy es de origen obrero o militar (incluso las piezas más icónicas de los nazis o de la guerra de Vietnam perdieron su antiguo significado cuando los jóvenes pacifistas las adoptaron como señal de protesta). La incoherencia ideoestética vendría si se enfundara un smoking, frac o chaqué (prendas de origen aristocrático y que históricamente la izquierda -la izquierda de verdad, no Pablos Iglesias y Felipes González- ha rechazado por considerarlas un símbolo oligárquico) o escogiera marcas que no fueran ecoéticas (no sostenibles e irrespetuosas con los trabajadores y la creatividad). La única vez que ha tenido un resbalón estético fue el último día que intervino en el Parlament con una sahariana de manga corta (prenda colonialista).

Sencillo Dada la gran pluralidad ideológica que conforma la CUP surge una gran pluralidad estética. El estilo de David Fernández nada tiene que ver con el de Baños o Riera. Aún así, los tres cabezas de lista que ha presentado la CUP tienen dos cosas en común: coherencia (explicado en el punto anterior) y estilo (carácter, personalidad definida) y, por lo tanto, pueden dar lecciones de estética (ética indumentaria) al 98% de los políticos de este país (incluyo a toda España). Otra cosa sería hablar de elegancia. David Fernàndez no es elegante y no viste bien. Tampoco, aunque lo intente, lo consigue Baños. Carles Riera viste bien (harmonía del conjunto resultante) y es elegante (que esa difícil sencillez parezca algo fácil) aunque vista casual. 

Intelectual Aunque lleve jerséis de algodón negros de cuello alto, Carles Riera no es un bohemio. Su peinado (tupé delicadamente domado) y el pulido recorte de su barba (ha lucido sin, pero está mucho más interesante con ella) hablan de una persona de ideas fijas. Y así te lo imaginas: sentado en su vieja butaca, disfrutando de un café en su taza preferida y devorando millones de libros. Sin duda, esta bella y sofisticada estampa de la CUP sería lo peor que le podría pasar al 155. 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Mariano Rajoy, nuestro Mr. Bean

Algunos analistas sostienen que el presidente del gobierno es un ser maquiavélico, extremadamente inteligente, que las mata callando. Creo que los que defienden esta teoría también serían capaces de asegurar que Elvis sigue vivo… Yo siempre he percibido a Mariano Rajoy como una especie de Mr. Bean: un ser torpe, débil y limitado al que las cosas siempre le acaban saliendo bien por chiripa (o porque al destino le produce tanta lástima que le acaba echando una mano) y que incluso, de tan surrealista que resulta, te acaba provocando risa. Y al igual que al famoso personaje, el popular tampoco precisa articular palabra para que todos sepamos lo que le pasa realmente por la cabeza…

Efecto bicolor Estamos de acuerdo en que el vello facial es lo primero que canea. Estamos de acuerdo también en que si el pobre hombre tiene cierto complejo con las cicatrices de su rostro es comprensible que no quiera prescindir de la barba (Aznar se afeitó el bigote simplemente porque empezaba a blanquear). Ahora, la patilla también forma parte del vello facial. Por eso, lo que no es creíble es que las canas empiecen y acaben en un punto exacto del rostro. Y lo que no es normal tampoco es que el castaño viejo de Farmatint se reafirme siempre el día antes a un acto importante en su agenda.  Así que, el “yo no me tiño” de Rajoy sería comparable al “fueron unas pastillas fortificantes” de Rivera. Tiene un bonito tono de cana, no le quedaría mal. Si el temor es a envejecer, debería preocuparse más por su actitud y vestimenta.

Gafas Eres un ser anodino pero es tu zona de confort y has tomado la decisión de no querer salir de ahí. Bien, para los individuos que, por su profesión o falta de personalidad, se antojan aburridos y grises, la indumentaria es una herramienta imprescindible. Y si apuramos, existe un accesorio capaz de otorgar carácter al más “saborío” de los hombres: las gafas. Simplemente con recuperar la montura de cualquier lente que luciera antiguamente (desde niño a ministro), ganaría. El insulso modelo que lleva desde hace una década le hace un flaco favor.

Marca España No sabría decir quién es el mejor embajador de la marca España en cuestiones de imagen, pero sí el peor. Por responsabilidad política, el presidente del gobierno debería estar obligado a mirarse al espejo antes de salir de casa. Al inicio de la legislatura, corrió el rumor de que Rajoy vestía de una afamada firma italiana. Y aunque la afirmación se descarte simplemente al contemplarlo; quizás sea preferible que la mala fama de su inaptitud estilística se le atribuya a otro país. Ante la mediocridad en la que se han amparado los políticos españoles, su despropósito todavía pasa algo desapercibido. Pero cada vez que se produce un encuentro con Obama, la marca España tarda años en recuperarse.

Conservador, hecho un pincel Antiguamente, la derecha se esmeraba especialmente en las formas (había que aparentar). Iban todos hechos unos pinceles y la pulcritud era un síntoma, no sólo de aseo, de educación. Esta finura y sensibilidad al adornarse provocaba que, a su vez, la izquierda tomara exquisito cuidado (la precariedad también obligaba) al seleccionar la imagen con la que se iban a enfrentar a los poderosos (no querían quedar por debajo). Por suerte o por desgracia, a la vista está que todo esto se ha perdido ya. La desidia al vestirse y la falta de respeto por uno mismo y por los demás (que tenemos que verle) impera especialmente entre los más conservadores. Las greñas, las camisas amarillentas o grisáceas, el traje mal cortado, la incapacidad para hacerse un nudo de corbata, el desconocimiento del protocolo para defender un sastre (…) lleva a pensar que más que defender las tradiciones, Rajoy lo que desea es acabar con ellas.

El milagro de las elecciones Con Rajoy pasa una cosa muy curiosa… Es un auténtico desatino todos los días del año pero cuando entra en periodo electoral saca unas cuantas americanas de algodón o cheviot que te descolocan. Incluso, las combinaciones de colores y tejidos toman sentido. Lo malo es que acabada la campaña, las guarda en el fondo del armario hasta la próxima cita electoral. Entiendo que algún asesor freelance hace esos días de consejero de imagen. En mi opinión, debería contratarlo urgentemente y permanentemente. No es que mejore todo lo que debiera pero...

Los tics de Mariano No es un hombre carismático ni telegénico. Pero no es al primer líder que le ocurre; para muestra, Gordon Brown. Pero claro, tenerlo durante cuatro años protegido por un plasma no ayuda. ¿Cómo ese hombre va a sobrevivir a un debate? Lo devorarían. Y no sólo porque si no le preguntan de fútbol no sepa bien qué responder, también porque tiene un problema gravísimo con su comunicación no verbal. Descontrol absoluto de su lenguaje corporal y unos cuantos tics que repite y que el pueblo ya ha aprendido a descifrar. Por ejemplo, si le empieza a parpadear el ojo izquierdo es que no está siendo sincero; si saca la lengua (gesto, por cierto, de lo más desagradable) es que no entiende algo; y si arruga el ceño, no es que esté enfadado, es que no sabe/no contesta. “¿Y la europea?”

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

PP CONVENCIÓN

Cuéntame lo que pasó en la convención del PP

Este fin de semana se ha celebrado en Valladolid la convención del Partido Popular. Y salvo notorias ausencias como las del ex presidente Aznar y Mayor Oreja, nadie más quiso perderse el encuentro. Repasamos algunos factores que enturbiaron la comunicación no verbal de la formación que actualmente gobierna España.

1. Informal. Por todos es sabido que las reuniones políticas celebradas en fin de semana conceden a sus asistentes la posibilidad de dejarse ver con un look más casual. Es una norma tácita muy interesante ya que los líderes abandonan su uniforme (escudo) diario (traje, camisa y corbata) y nos permiten conocer mejor sus gustos y, por consiguiente, su personalidad. Sin embargo, en España se comete el craso error de considerar la ropa informal como un “mepongoloprimeroquepillo” dando lugar a estampas tan inverosímiles como las que hemos contemplado en Valladolid. Entre las que más me han impactado está la ministra de Sanidad Ana Mato con el abrigo azul cielo de cuando sus hijas eran adolescentes, la combinación masculina de la mayoría de asistentes conformada por jean clarito y suéter de cualquier color (azul, rojo, amarillo, verde, gris…) y las botas mosqueteras de Alicia Sánchez Camacho (muy tendencia este invierno pero que conjuntadas con unos pendientes de aro dorados la convierten a una en toda una choni). Porque una estética informal, aunque su éxito resida precisamente en que no se perciba trabajo alguno, requiere muchísimo más esfuerzo y conocimiento comunicativo que enfundarse el uniforme clásico.

wert5.jpg

 

2. Retro. Para su encuentro con las Nuevas Generaciones, el presidente español recuperó la chaqueta de cheviot gris con la que sorprendió para bien en la campaña electoral de 2011. Pero la pieza ya no luce igual. Más cuando uno la combina con una de sus camisas amarillentas y una corbata de los 70. Observando a Mariano Rajoy en TVE, uno podía confundirse y plantearse si aquello no era una escena de la serie Cuéntame cómo pasó o el próximo estilismo de Joaquín Reyes. Pero no sólo el líder de los populares parecía recién sacado del baúl de los recuerdos, allí había más de uno y una que no había renovado vestuario ni pensamiento desde hacía décadas.

retrorajoy

 

mona.jpg

 

retrogallardón

fre443.jpg

3. Taburete. Vayamos ahora a la escenografía. Últimamente se ha puesto de moda en los encuentros de las principales formaciones recurrir a un taburete para que los líderes transmitan cercanía, frescura, naturalidad… Aunque la estrategia funcionara tampoco sería conveniente abusar de ella como se está haciendo (tanto entre los populares como entre los socialistas), pero es que el taburete casi nunca consigue el objetivo comunicativo deseado. El problema es que primero habría que dar lecciones acerca de cómo utilizar este tipo de sillas altas para no hacer el ridículo. Los hay que pretenden sentarse en el taburete igual que en el sillón de su casa y otros que se creen que pueden acomodarse como si estuvieran en el bar bebiendo una birra. Error. En el tabuerte hay que reposar ligeramente el coxis (las nalgas quedan fuera) con una pierna estirada y la otra flexionada en la vara inferior del asiento (los cantantes con guitarra son los únicos que se sientan totalmente). Pero por supuesto hay que tener previamente en cuenta que hay personas a las que jamás podrá favorecerle una silla tan alta. Sería el caso de Soraya Sáenz de Santamaría en la que el taburete no hace más que evidenciar su escueta estatura (a la pobre le colgaban las piernecillas y esos zancos exagerados que calza ella).

Imitar la postura de Iñaki Oyarzábal.

retroespeguindos

 

4.  Diseño gráfico. No sé qué agencia se responsabiliza de las campañas propagandísticas y diseño gráfico del PP y tampoco entiendo sus objetivos (a no ser que lo suyo sea dinamitar el partido desde dentro). De estar en las nubes hemos pasado a un fondo azul donde una especie de puzzle de España se va desencajando y volviendo a su sitio (no deis ideas…). El eslogan esta vez rezaba  “En la buena dirección” e iba a acompañado de una flecha ascendente. Supongo que no tuvieron en cuenta, o sí, a las miles de féminas indignadas, dentro y fuera de las fronteras, con la ley del aborto impulsada por Gallardón.

PP CONVENCIÓN

 

masculino

Buenos días, presidente

Hay una pregunta que se repite en todas las entrevistas que me realizan estos días: ¿cuál es el político actual peor vestido del panorama nacional? Pese a tener tantos dónde elegir, suelo responder que, por responsabilidad, Mariano Rajoy no puede ir con esas pintas. El presidente del gobierno, como le sucedía a Zapatero, no lo parece. Es más, hoy en la Fira de Cardona, muchos de mis vecinos vestirán como el manda más español para echarse el paseo del domingo.

 

Mira que me gustó esta americana de cheviot gris cuando la estrenó durante la campaña electoral... Ayer, en Oviedo, demostró qué fácil es estropear un estilismo (la corbata no pega, señor).

Rajoy viajó a Asturias para apoyar la candidatura de Mercedes Fernández a presidenta de la comunidad en las elecciones anticipadas de marzo. A la líder popular asturiana, muy acorde al look geográfico, le favorecería otro tono de tinte no tan excesivamente oxigenado. Ya sé que es ideal para disimular las canas pero un poquito más de esfuerzo...

 

Lo que opina Marilyn de Rajoy... jejjejejeje....