La chaquetilla gris de Ada Colau

Ya hace días que lo comento vía Twitter pero hoy me he decidido a recopilar fotográficamente el hecho: Ada Colau ha convertido su chaquetilla gris en el hábito de su campaña por la alcaldía de Barcelona. En verdad, tiene dos. Una hace un sencillo brocado y la otra, lisa, es desestructurada en los bajos (personalmente, esta me parece última me parece mejor opción). No es que le queden mal, pero visualmente -al tratarse de una pieza tan fácil de identificar, con una negra sería más complicado advertir la repetición- cansa. Además, el gris es una tonalidad que según la psicología del vestir se usa cuando se quiere ocultar información o no se desea decir toda la verdad. Vamos que uno, ese día y por lo que sea, no se va a mojar…. En el caso de la líder de Barcelona en Comú, parece que la indefinición se ha convertido en su credo.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Captura de pantalla 2014-10-29 a la(s) 21.19.47

La diferencia entre «clásico» y «carca»

Máxima de Holanda, impresionante. Bonito gesto de Masako (vistiendo de naranja) hacia sus invitados holandeses. Y los emperadores de Japón, sublimes. Tiene delito que tenga que venir un nipón a mostrarnos a los europeitos cómo vestir y lucir el traje diplomático occidental.  En fin, después de estas imágenes espero que a nadie se le ocurra volverme a decir que Rajoy (Pedro Sánchez, Felipe VI, Albert Rivera…) viste clásico. Aprendamos de una vez la diferencia entre «clásico» y «carca». Si uno no alcanza el grado de elegancia que se exige para el vestir tradicional, que se abstenga.

Captura de pantalla 2014-10-29 a la(s) 21.11.41

Captura de pantalla 2014-10-29 a la(s) 21.19.47

mendez

Y ahora Cándido Méndez de Ralph Lauren

Que estoy por regalarle un ejemplar de Espejo de Marx, ¿la izquierda no puede vestir bien? a cada uno de estos que se hacen llamar progres. Aunque con Pablo Iglesias ni así dio resultado y no se le ocurrió otra cosa  al líder de Podemos que pregonar a los 4 vientos que vestía de Alcampo (Auchan) como si tal cosa (como si el hecho de vestir sus ideas en una multinacional que confeccionó sus ropas en la fábrica téxtil de Bangladesh y en la que perecieron 1.038 personas no fuera con él). En fin, que ayer el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, se reunió con los sindicatos para explicarles su intención de bajar el IRPF (no solo a los muertos de hambre también a los ricachones) y allí estaban los representantes del trabajador llano con sus atavíos «revolucionarios»: americana, camisa y hasta uno con corbata. Pero el secretario general de UGT, Cándido Méndez, quiso aportar un vestido más claseobrerista. Así se enfundó una cazadora al estilo Ahmadinejacket, salvo que la suya en vez de haberla adquirido en un mercadillo de Teherán a 5 euros llevaba la huella de un jugador de polo estampado en el pecho. Seguramente la pieza de la firma elitista estadounidense Ralph Lauren la sacó de El Corte Inglés, esa empresa española ecosostenible y de la que tan buen concepto preservan sus empleados. Tal vez, si su nuevo resbalón ideoestético se convierte en polémica como el que ocurrió con sus supuestos Rólex, otra vez vuelva a asegurar que la chaqueta y el polo que llevaba debajo se lo regalaron hace 25 años unos amigos… A ver si de una vez despierta la izquierda de verdad en este país porque, por el momento, su credibilidad indumentaria sigue por los suelos.

mendez

sindicatos

A ver, hay otras opciones de piezas que podría ponerse pero sí realmente le gusta llevar un polo y una cazadora, por favor, que elija prendas donde no sea tan evidente la marca… Y mira que en la camisa de su compañero de CCOO también se adivina una banderita en el boslillo de su camisa blanca…

ahmadinejacket

Ahmadineyad aseguraba que sus míticas cazadoras las compraba en un mercadillo de la capital a 5 euros. Quizá fuera mentira pero al no llevar la marca estampada en el pecho pues tampoco se podía decir que no fuera cierto.

sindicats

Además de las pintas zarrapastrosas, no debería haber algún otro elemento que distinguiera a los defensores del trabajador.

marcelino

Por si a alguien le apeteciera reflexionar. Aquí el gran Marcelino Camacho.

debatepor

Una eurovisión del debate

europa

Los que ayer se tragaron el debate entre los cinco aspirantes a presidir la Comisión Europea y luego el cara a cara entre Arias Cañete y Elena Valenciano, coinciden en opinar que el formato del primero fue mucho más ameno (el hecho de que hubiera público, que participaran distintas formaciones y que se interactuara con las redes sociales fue decisivo). Pero además, en el debate televisado desde Bruselas resultaba fácil reconocer a cada uno de los candidatos. Y aunque el recurso identificador pudiera antojarse simplón (la de verde, de verde; el socialista, con corbata roja; el comunista, sin corbata…), para un evento como este en el que la mayoría de espectadores no reconocen a los candidatos -debido a que cada país tiene sus representantes-, la estrategia (aunque obviamente podría mejorar bastante) era adecuada.

Tsipras El griego fue fiel a su atavío habitual: sin corbata y con camisa azul obrera.

Keller Tiene unas rasgos faciales muy agradables y su sonrisa contagia optimismo. El blaser no es una prenda que acostumbra a lucir (prefiere piezas deportivas y desestructuradas) pero con ella restaba algo de «ingenuidad» a su discurso. Además de ir de verde, no llevaba casi maquillaje (ella se lo puede permitir). Sin embargo, quisieron remarcarle los pómulos y evitar los brillos con un colorete algo oscuro para su tono de piel (¡esperemos que el make up fuera ecológico!).

Schulz Por lo menos en apariencia, firme ejemplo de en lo que se ha convertido la socialdemocracia en Europa. Apuesta por un estilo clásico pero quitándole la elegancia a la ropa de antaño y estampando su huella desaliñada. Se cuelga la corbata roja para recordar sus siglas.

Juncker La insulsa corbata que portaba dejaba claro que no iba a aportar nada y así fue.

Verhofstadt El día antes había estado en Barcelona y se había reunido con Artur Mas. Por eso, era sospechoso que llevara la corbata preferida del president de la Generalitat. ¿Se la prestó como amuleto? Además de dejar claro que le conviene y mucho pasar por el dentista, en el mensaje final resultó excesivamente agresivo con sus gestos. Le favorece el pelo más corto.