El abrigo de Elsa Artadi

«No tengo hijos, la moda es una de mis pasiones e invierto mi dinero en lo que me da la gana», contestó hastiada Theresa May cuando por milésima vez intentaron cuestionar su moral por el precio de una de sus prendas de ropa favoritas- siempre de firma británica, eso sí. Uno de mis episodios favoritos de la ya mítica serie Sex and The City es el titulado El derecho de la mujer a elegir su calzado. En él, la protagonista es juzgada y humillada por una amiga (casada y con hijos) por haberse gastado 500$ en unos zapatos de Manolo Blahnik. Aunque al principio se siente atormentada, acaba sin remordimiento alguno al calcular el pastizal que se ha dejado en el regalo de boda, bautizos, cumpleaños y múltiples celebraciones a la que (la cínica de) su amiga (y sociedad) le ha «obligado» a contribuir. SEGUIR LEYENDO

artadi

Marichalar y los bufones del reino

No le indignó que abuelos, madres y padres de familia, incluso con empleo, bajaran al contenedor más cercano al supermercado de casa para conseguir algo de comida durante los años más cruentos de la crisis. No pareció importarle que la corrupción se incorporara como uno de los conceptos -junto con los míticos de sol, siesta y fiesta- con los que los extranjeros vinculan a nuestro país. Nunca trató de impedir ningún desahucio ni expresó su indignación cuando una anciana, una vecina de Reus de 81 años, murió a causa de un incendio provocado por la vela con la que trataba de sobrevivir tras dos meses con la luz cortada. Ninguna queja por su parte sobre como la globalización en los últimos cinco años se ha cargado el comercio autóctono, patrio, del centro de la capital catalana. Tampoco apareció para condenar el atentado del 17-A…  SEGUIR LEYENDO

img_djuarez_20171015-120357_imagenes_lv_otras_fuentes_marichalar-kHoG-U432092069404CIC-992x558@LaVanguardia-Web

Resultado visual 20D

Como representantes públicos, los políticos también nos representan con su imagen.  Y ayer, esta fue la radiografía estética que se tomó de España. Para bien o para mal, tenemos lo que nos merecemos.

Ojiplática Catalunya is not Spain… Eso explica que, mientras los españoles se preocupaban por los resultados de las elecciones, los catalanes debatiéramos sobre el nuevo peinado (no se lo cortó, hoy volvía a tenerlo como siempre) de Agnès Marquès (presentadora de TV3).

Después de 20 minutos largos observándola, volvías a pillarle el punto. El problema era el tupé #Rufiáninfluence

ojiplática

Captura de pantalla 2015-12-21 a las 12.57.39

balcón Siempre me he preguntado por qué Rajoy bota como si tuviera grilletes en los pies… Más allá de mis dudas metafísicas, Viri y Cospedal (ambas de blanco) parecían dos enfermeras desesperando por llevarse al paciente ya de vuelta al hospital.

Captura de pantalla 2015-12-21 a las 12.17.06

#desproporción S3 preguntó cuáles eran las tendencias de la temporada y decidió ponérselas todas a la vez (capa, print animal, leggins de cuero, botín…).

Captura de pantalla 2015-12-21 a las 11.49.41

miedo Ahora sí que ya no sé quién me da más miedo;  si Marcelo, Fernández Díaz o su mujer. #menudamiraditalacuellopelo

Captura de pantalla 2015-12-20 a las 19.58.29

el suéter rojo Si en la campaña ya lo había exprimido al máximo, en las últimas 48 horas, no se lo quitó (hablo en serio). Ese suéter rojo a lo Dúo Dinámico olía a PSOE. Su mujer, empeñada en ocupar la figura anacrónica de primera dama, muy pesadita también con el color corporativo. Que sí, que ya lo hemos pillado: sois socialistas.

Captura de pantalla 2015-12-20 a las 20.03.39 Captura de pantalla 2015-12-20 a las 20.02.54 Captura de pantalla 2015-12-20 a las 20.03.48 Captura de pantalla 2015-12-21 a las 11.47.19 Captura de pantalla 2015-12-20 a las 20.04.27

sudor y lágrimas Camisa blanca (disimula mejor el sudor que una azul), algodón 100% (transpira), una camiseta debajo (absorbe), una chaqueta (no hace falta que sea una americana) o un suéter encima… #arrrrgggg

Captura de pantalla 2015-12-21 a las 12.09.42Captura de pantalla 2015-12-21 a las 12.15.29

la ganadora de la noche Esta mujer (que conjunta un pantalón marrogranate con una chaquetilla gris, que es incapaz de localizar su DNI en su gran bolso de plasticuero y que cada vez es más Angela Merkel) es la auténtica triunfadora del 20D. Por suerte, su monedero es rojo. Dicen que así atraes el dinero… #runrun #teneísloquequeréis

Captura de pantalla 2015-12-21 a las 12.17.51

Captura de pantalla 2015-12-21 a las 12.17.29

 

Captura de pantalla 2015-12-21 a las 12.17.38

bipartidismo naranja «Se acabaron los azules. Se acabaron los rojos», dijo Albert Rivera vestido con una americana azul marino y una corbata roja#puesvale Por cierto, menuda diferencia estilística entre votar en las catalanas (mangas camisa y jeans) y hacerlo en las generales (traje)…

Captura de pantalla 2015-12-21 a las 13.55.13

Captura de pantalla 2015-12-20 a las 20.01.21 Captura de pantalla 2015-12-20 a las 20.02.01

verdes de envidia Curioso el tono que escogieron las chicas de Rivera, Villacís y Arrimadas, para ayer anoche. Aquel color que toma la naranja cuando empieza a pasarse…

Captura de pantalla 2015-12-21 a las 11.47.51

#porfi Cuando le suplicas a un hombre que lleva la cazadora de Ahmadineyad… #yatal Garzón aguantándose la risa.

Captura de pantalla 2015-12-21 a las 12.11.15

#táctel Empiezas haciendo ruedas de prensa con Jordan y Quechua y acabas gobernando con táctel… Pregúntenle a Maduro… #nodigomás

Captura de pantalla 2015-12-21 a las 12.10.22

#convergentlover Bueno, bueno, bueno… Esto pasa por no ser fiel a uno mismo. A la larga, la infidelidad (ideológica, moral y estilística) sale cara. Si el (incomprensible) objeto de estos últimos meses era seducir a la CUP, os revelaré un secreto: nunca se conquista el corazón de nadie siendo lo que no eres, renunciando a ser tú.  Lo de atarse o no la corbata según sople el viento, lo de enfundarse un polo de manga larga para un mitin (aunque fuera azul cielo), los carteles tristes de campaña, lo de presentar a Quico Homs…

Captura de pantalla 2015-12-21 a las 12.37.17 Captura de pantalla 2015-12-21 a las 12.38.27

Pucheros Anoche nadie estaba más triste que Ramon Espadaler. Compungido, cabizbajo, la mirada perdida y a punto del llanto. Pobre hombre, era el único sobre la faz de la tierra que aún creía que Unió tenía posibilidades. Ser comprensivos, es como cuando en el cole te sueltan que los Reyes Magos son los padres y al llegar a casa, tu madre te confirma (con cierta sorna) que toda tu familia (las únicas personas en las que confiabas) te han estado mintiendo con premeditación y alevosía durante años. #enshock

Captura de pantalla 2015-12-21 a las 12.37.49

Ex honorable. Llegará un día en que no podremos distinguir a Jordi Pujol de Fèlix Millet. Esa americana marrón de cuadros no es tan común para que se trate simplemente de una mera casualidad… Es muy de #notenimnicinc

Captura de pantalla 2015-12-21 a las 12.13.16

 

millet

 

 

 

Pedro Sánchez: guapo, sin más

Desde hace unas décadas, la socialdemocracia española tiene poco sentido. O eso es lo que se desprende de sus vacuos atavíos. La misma desidia les persigue al vestir traje que unos jeans y una camisa. La corbata roja parece ya su último reconocimiento social (el tono aleja del azul de la derecha pero la pieza también los aparta de la rebeldía de la izquierda). No hay nada nuevo, ni nada que decir. Vestirse por sistema, votar por tradición. Pedro Sánchez representa esta triste máxima del socialismo inocuo del siglo XXI.

Guapo, que no atractivo. Hay personas que cumplen los cánones establecidos de belleza pero que no transmiten nada. En cambio, otras de «belleza más discreta» se convierten en grandes seductores. Obviamente, en política es preferible un candidato atractivo (con carisma) que guapo. En España, muchas veces, los medios de comunicación se empecinan en comparar el físico de Sánchez con el de Obama. Pero el presidente de EEUU no es especialmente guapo (Michelle Obama incluso animó a todas la féminas a admirar a su marido por partes, «empezando por las orejas de soplillo»), pero resulta muy atractivo (también para los hombres heterosexuales). En la capacidad de atraer al otro no interviene tanto el físico, sino el carácter y la actitud. Y precisamente es lo que le falta a Sánchez.

El armario de los errores (horrores) Posee percha pero no le saca provecho. Consigue estropear cualquier look, aunque sea de aquellos que se recomiendan porque es imposible fallar con ellos (jeans y camisa).  Tiene un problema serio con los bajos (los trajes deben confeccionarse a medida) como pudo observarse en los Premios Príncipe de Asturias. Y como la mayoría de la clase política de este país, sufre una notable incapacidad sensitiva hacia cualquier equilibrio estético. ¿Pruebas? La cazadora al estilo Ahmadineyad (ex presidente iraní), esa americana con botones de señora que incomprensiblemente aún sigue en su armario, o la corbata verde botella que usa en las grandes ocasiones…. Arghhhhh…

El hombre de Estado. Cada atavío precisa un protocolo distinto. Si uno no es capaz de defender un traje o una corbata, es mejor prescindir de este tipo de indumentaria porque la seriedad y seguridad que se supone que estas prendas pueden aportar, desaparecen cuando no están bien gestionadas. Pocas veces recuerda que la americana, cuando uno se pone de pie, debe abrocharse.

Soy joven, soy cercano.  Los que van de «soy un nuevo rostro en la política del siglo XXI» deberían replantearse algunos de sus códigos estilísticos… Los calcetines de colores (no eres Boris Izaguirre) o la mochila deportiva al hombro (no eres un sherpa) no te hacen más cercano pero sí más inmaduro. Camisa blanca Uno de sus estilismos preferidos es una camisa blanca o azul (podría mejorar bastante la calidad del algodón) con unos Levi’s (acierta en el tono añil de los tejanos ya que es el color original del tejano y transmite seriedad pero los lleva demasiado ceñidos) o con unos chinos claros (un atavío más bien conservador de niño piji). Suele arremangarse (ni de coña como lo hace Obama) y tiene cierta obsesión por llevar suéteres (la calidad vuelve a ser pésima) bajo la americana como si eso le prestara una imagen de académico (y lo que consigue, cuando tira de rojos y azules trasnochados, es un aspecto repelente en plan Zipi y Zape). Es de los que sigue sin comprender que los dos botones desabrochados en una camisa (#pecholobo) es sinónimo de relax (vacacional) y, por lo tanto, nada apropiado para un político en activo.

Suplantación de la identidad Una cosa es inspirarse (aprender de los aciertos de los demás) y otra pretender ser otro (adoptar la identidad de otra persona). En el caso del líder del PSOE es complicado saber quién es él en realidad porque a veces va de Obama; otras, de Cameron; de Suárez; de Rivera; de Iglesias; incluso de Rajoy… «Tengo un estilo pero no me preguntes cuál es porque no lo sé», ha admitido Sánchez recientemente. Lejos del empecine de algunos por querer atribuir cierta frivolidad al estudio de la apariencia, cuando nos referimos al estilo de una persona estamos hablando de su personalidad. En este sentido, es sumamente inquietante (peligroso) que alguien que aspira a conducir un país no se conozca ni siquiera a sí mismo.

Exteriorizar Un buen asesor de imagen es aquel que logra que los rasgos de su candidato (incluso los negativos) se conviertan en un valor (lo identifiquen, lo hagan especial). Por ahora (y faltan tres semanas para las elecciones), los consultores de Sánchez no han logrado exteriorizar o crear un candidato propio y todas sus estrategias están enfocadas a emular el modo de proceder de los demás: aunque sea reproduciendo la fotografía de un actor.

¿Por qué les gritas? Se puede sonreír con la boca o con los ojos. Sánchez abusa de la sonrisa en la boca, hasta cuando la situación no requiere tal gesto. Eso provoca que, aunque no lo sea, se lo perciba como una persona un tanto bobalicona. Quizá por ello, para combatir esa obsesión suya de gustar a todo el mundo (objetivo imposible) y resultar encantador, se empeña en parecer «duro» en los mítines (frunce el ceño y grita). Alguien debería explicarle que terminar cada frase subiendo el tono de voz de modo exagerado no lo convierte en un líder fuerte. De hecho, el silencio (las pausas en el discurso) resultaría más contundente que intentar convencer al electorado chillando.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Colau recupera la chaquetilla gris para verse con Trias

Ada Colau recupera su chaquetilla gris para reunirse con Xavier Trias. Los pantalones de la próxima alcaldesa, no es que no sean ecos, es que son inflamables…

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.