Amat

Salía de los cines Texas. Era un domingo, media tarde y el sol invitaba a quedarse a disfrutar del resto de la jornada en la calle. En una plaza de Gràcia, casualmente la de la Revolució, me topé con Jordi Cuixart. Él no me vio, y tampoco me hubiera reconocido. E hice lo que suelo hacer si me cruzo en mi camino a algún líder: observar desde la distancia para comprobar cómo actúan cuando creen que nadie los ve… La estampa me atrapó enseguida. Lo acompañaba una preciosa y atractiva mujer morena -me pareció mucho más joven que el presidente de Òmnium- que conducía un carrito de bebé. Charlaban de pie con otra pareja y sonreían. Los envidié porque desgraciadamente no resulta tan usual ver a alguien tan feliz y comprometido. Y confirmé mis sospechas… Jordi Cuixart es un buen hombre. SEGUIR LEYENDO

180406_PATRY2

El mensaje (no verbal) del rey 2017

Escenografía

A mis pies El primer plano de posicionamiento del discurso del rey de anoche fue uno general del escenario, pero con efecto contrapicado para ensalzar y magnificar al monarca (el rey en lo alto, mientras los súbditos lo contemplamos desde abajo). Al estar a sus pies desde el inicio del mensaje, se obliga al espectador a sentirse inferior. Quizá este tipo de estrategias funcionaran en épocas pasadas -en sociedades dictatoriales, autoritarias o feudales- pero actualmente lo único que generan es incomodidad (ayer, incluso entre los más monárquicos, había algo que les había molestado pero no sabían explicar qué era… seguramente se debía a esta “sutil” introducción/presentación).

1

Sentado Sentado en una silla (cierta inacción) sin barrera o escudo alguno (escritorio). Aunque cruza las piernas (elegante), no se ha sentado correctamente y las ropas le hacen una serie de arrugas. 

Yo soy español No recuerdo ningún mensaje de Navidad en el que la reina Isabel II aparezca en su discurso navideño con la bandera de su país. Tal vez porque es una reiteración (dos símbolos para comunicar lo mismo) y porque teniendo el símbolo físico (rey) no hace falta el símbolo de tela (bandera). Pero dado el escenario de crisis territorial/identitaria actual, Felipe VI requiere de las enseñas española y europea. Por otro lado, muy orgullosos de ser españoles y europeos pero incapaces de planchar las banderas… #respect

rey-felipe4-efe-z

478E805D00000578-0-image-a-163_1514161609766

Guiño a Girona, pero otra vez Carlos III Ningún elemento visual es gratuito. Por eso, llama especialmente la atención que esta vez aparezca una representación de la pieza que se entrega en los Premios Princesa de Girona. Al no estar en el despacho, no cuelga el polémico cuadro de Carlos III, pero Felipe VI ha querido que sí esté presente un busto del rey que intentó acabar con el catalán (gracias a @DavidDaura por la advertencia). #noesamorsellamaobsesión

Captura de pantalla 2017-12-25 a las 12.31.07

fotonoticia_20160703143326_980

De espaldas Entre el atrezzo dispuesto: plantas de Navidad, un nacimiento (en el que San José lleva una capa amarilla para disfrute de los independentistas), dos libros (uno del Camino de Santiago y otro sobre los tesoros de los palacios reales en España), la lámpara de mesa encendida (calidez, sabiduría…) los cuadros habituales en el Salón de Audiencias (Vista de la Concha de San Sebastián y Baile campestre) y una fotografía de Felipe VI con su familia durante su veraneo en Marivent. Normalmente, este tipo de instantáneas familiares se escogen para humanizar la realeza. Por tal motivo, el hecho de que el rey aparezca en ella de espaldas, no sería lo más conveniente.

Captura de pantalla 2017-12-25 a las 12.54.51

Captura de pantalla 2017-12-25 a las 12.46.57

Lenguaje corporal

Contenido Destacan las crónicas del discurso de anoche que el monarca estuvo mucho más contenido (menos agresivo) que en el 3O. Sin embargo, esta aparente calma fue medida y estudiada (poco natural, poco sincera). En todo el mensaje sólo emplea tres gestos con las manos (brazos abiertos, puños cerrados, palmas abiertas) y en los temas delicados (Catalunya), optan por hacerle un plano corto. De este modo, logran evitar que el dedo acusador o la mano en posición de látigo (castigo) tan presentes el 3O se cuelen en el plano (mensaje). 

Reprimido “Un año marcado por la situación en Catalunya a la que luego me referiré”, dice nada más empezar el discurso mientras da muestras de que no sabe cómo colocar la mano sobre la falda para no demostrar enojo o enfado. Esta duda en la expresión corporal ya adivina que hay un estudio previo de cada uno de los gestos que empleará al referirse a los catalanes y que intentará reprimir ciertos ademanes.

Mirada desagrado Posee pocos registros de expresividad facial y acaba empleando la mirada de desagrado/odio (las pupilas se dilatan cuando nos sentimos atraídos por una idea y se nos cierran cuando ocurre lo contrario). Tiene sentido que emplee ese tipo de mirada cuando critica la “España encerrada en sí misma” pero no cuando habla de la riqueza y pluralidad que caracteriza a Catalunya. A no ser que el rechazo no se deba a la división o la pluralidad que describe, sólo a la idea de Catalunya…  De hecho, cuando se refiere a “la mejor imagen de Catalunya” aparece una tímida sonrisa invertida (Bulldog) que confirma ese sentimiento de desagrado.

Captura de pantalla 2017-12-25 a las 12.39.45

Captura de pantalla 2017-12-25 a las 12.46.57

Indumentaria

Zapato de hebilla El rey, anoche, se refirió a la modernidad alcanzada por la sociedad española mientras calzaba zapato de hebilla. El zapato de hebilla es a la moda lo que la monarquía a la democracia. Simples anacronías. Desde la revolución francesa que este zapato quedó proscrito. Desde entonces, con traje formal sólo se utiliza el de cordones y la hebilla quedó restringida a los que visten calzas (NADIE). Felipe VI, al calzarse, se antoja incluso más retrógrado que su padre y le agrada el mocasín con borlas y el de hebilla. #alertacaspa

Símbolo fálico Como otros accesorios masculinos, la corbata se descubre como un símbolo fálico. Pese a que tanto el nudo doble de la corbata y el cuello elegido (francés) eran perfectos (#alcésarloqueesdelcésar), la punta de la corbata se la tragaba una especie de michelín creado únicamente con la tela del pantalón a consecuencia de no haberse sentado correctamente (y que cada uno interprete…). Es increíble que nadie de los que estuvieran asesorándole se lo advirtiera.

Captura de pantalla 2017-12-25 a las 12.54.51

Y las urnas descabezaron al PP

Anoche, Ciutadans ganó en votos y en escaños. Sin embargo, el vencedor ha sido el bloque independentista. Más concretamente, el triunfador es el president Puigdemont. Y aunque en las crónicas políticas visuales uno debería recrearse con la imagen de los victoriosos, esta vez se me antoja mucho más atractivo (divertido) analizar la del gran perdedor del 21D: el PP.

Xavier García Albiol salió el primero a reconocer su derrota. Lo hizo con la misma ropa con la que había ido a votar por la mañana: una americana de pana con coderas, jeans y cuello libre de corbata. Además de querer ir de progre trasnochado, el postureo de su apariencia era más que evidente si uno se fijaba en la significante ausencia del lazo con la bandera de España y la senyera que, al final, sólo se colgó para los debates televisados (ni siquiera se lo puso para el de la SER). SEGUIR LEYENDO

2C8B154D-C4B8-47DD-8768-9ED30D679DF9

Qué no hacer en un debate electoral

1. Sé tú mismo Típico consejo de último minuto por parte de tu equipo para intentar tranquilizarte, que se añade al tan recurrente “ o vas a hacer genial, lo sé” y que propicia que haya aspirantes a la presidencia de la Generalitat repanchigados en sus asientos como si estuvieran en el sofá de ca la sogra o en el bar de la esquina. Porque, ¿qué “tú mismo” debes ser? ¿El “tú mismo” que eres con tu mujer, amante, hijos, compañeros, amigos, enemigos, vecinos, contigo mismo? A no ser que seas Obama, ni caso. La improvisación y la naturalidad son artes reservados a los semidioses. Que sí, a todos (incluida la propia moderadora, Ana Pastor) nos enamoró que Antonio Baños sacara un abanico en mitad del debate de las elecciones del 27S o nos divirtió que Gabriel Rufián abandonara el plató de Tv3 para ir al baño; pero es mejor caer en gracia que ser gracioso. SEGUIR LEYENDO 

4356708

Carles Riera, lo peor que le podría pasar al 155

“Los radicales, extremistas, etarras, agitadores, violentos, perroflautas y la reencarnación de Satán” presentan a este hombre -sosegado, dialogante, formado, buen orador, educado y perfectamente aseado- como candidato a presidir la Generalitat de Catalunya y dejan nuevamente en evidencia a la derecha y la izquierda más casposa de este país. Ames u odies a la CUP, sería honesto reconocer que actualmente no hay aspirante mejor (vestido).

Consciente Carles Riera es terapeuta Gestalt. ¿Qué quiere decir eso? Según los trogloditas de twitter, la Gestalt es una secta o una pseudociencia. Según la psicología (ciencia), la terapia Gestalt consiste en tomar conciencia de lo que pensamos, sentimos y hacemos. 

Seco Como buen psicoterapeuta, emocionalmente reservado: “Dime tú cómo te sientes y yo sabré cómo enfrentarme a esa actitud sin perder mi equilibrio existencial”. Lo describen como un hombre “tranquilo”. Más que tranquilo, se antoja algo seco de carácter (si lo comparas con alguien tan adorablemente sensible como David Fernàndez o alguien tan adorablemente payaso como Antonio Baños). Le cuesta sonreír y entusiasmarse con lo que expone, así que también le cuesta enojarse en un debate (aunque mantener la calma siempre lo hace a uno ganador). Del mismo modo, ninguno de sus gestos es gratuito. Cuando habla, inclina su cuerpo hacia delante (= me dirijo a ti, préstame atención). Cuando escucha, vuelve a su posición normal y lleva su mano a la barbilla o frente (juicio y análisis). Y uno de sus gestos más repetidos es el de pedir calma con las manos (control sobre los demás).

Coherente Camachas, americanas de cheviot, camisas blancas de algodón, jeans, parkas, boinas, jerséis de lana gruesa, piercing (discreto, nada que ver con el pendiente de quinqui que luce Xavier Domènech) … Todas las piezas que viste este señor, incluyendo esas preciosa gafas, son de una coherencia absoluta con la ideoestética de izquierda. Y aunque hubiera lucido un terno (traje de tres piezas: pantalón, americana y chaleco) con corbata, como Antonio Baños, sería coherente (el traje burgués lo crearon los sans culottes en la Revolución Francesa). ¿Por qué? Porque casi toda la indumentaria que usamos hoy es de origen obrero o militar (incluso las piezas más icónicas de los nazis o de la guerra de Vietnam perdieron su antiguo significado cuando los jóvenes pacifistas las adoptaron como señal de protesta). La incoherencia ideoestética vendría si se enfundara un smoking, frac o chaqué (prendas de origen aristocrático y que históricamente la izquierda -la izquierda de verdad, no Pablos Iglesias y Felipes González- ha rechazado por considerarlas un símbolo oligárquico) o escogiera marcas que no fueran ecoéticas (no sostenibles e irrespetuosas con los trabajadores y la creatividad). La única vez que ha tenido un resbalón estético fue el último día que intervino en el Parlament con una sahariana de manga corta (prenda colonialista).

Sencillo Dada la gran pluralidad ideológica que conforma la CUP surge una gran pluralidad estética. El estilo de David Fernández nada tiene que ver con el de Baños o Riera. Aún así, los tres cabezas de lista que ha presentado la CUP tienen dos cosas en común: coherencia (explicado en el punto anterior) y estilo (carácter, personalidad definida) y, por lo tanto, pueden dar lecciones de estética (ética indumentaria) al 98% de los políticos de este país (incluyo a toda España). Otra cosa sería hablar de elegancia. David Fernàndez no es elegante y no viste bien. Tampoco, aunque lo intente, lo consigue Baños. Carles Riera viste bien (harmonía del conjunto resultante) y es elegante (que esa difícil sencillez parezca algo fácil) aunque vista casual. 

Intelectual Aunque lleve jerséis de algodón negros de cuello alto, Carles Riera no es un bohemio. Su peinado (tupé delicadamente domado) y el pulido recorte de su barba (ha lucido sin, pero está mucho más interesante con ella) hablan de una persona de ideas fijas. Y así te lo imaginas: sentado en su vieja butaca, disfrutando de un café en su taza preferida y devorando millones de libros. Sin duda, esta bella y sofisticada estampa de la CUP sería lo peor que le podría pasar al 155. 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.