Más se perdió en Cuba

Ya en el debate electoral se lo echaron en cara tanto Casado como Abascal a Sánchez. A cuenta de qué, y menos en estos momentos tan delicados para la sagrada unidad de España, tenía que visitar Felipe VI Cuba. El presidente en funciones respondió, pero lo hizo políticamente (a medias): «No están ustedes enterados que se cumplen 500 años de la fundación de La Habana; y son innegables nuestros lazos con los cubanos». Lo que obvió el líder socialista es que en vez de participar en los actos oficiales de conmemoración; los reyes visitarían la isla unos días antes para no tener que coincidir con invitados incómodos (entre ellos, Nicolás Maduro o Vladimir Putin). SEGUIR LEYENDO 

Captura de pantalla 2019-11-15 a las 14.19.21

Falta de diplomacia (Rajoy) y postureo (Sánchez)

 

Saludo vs. acuerdo El acto de estrecharle la mano a alguien puede darse como saludo inicial o final en un encuentro (hola/adiós), con el que le deseas al otro salud, o para suscribir visualmente un acuerdo (antiguamente se entregaba un guante como símbolo de convenio = te doy mi mano = compromiso). El saludo, obviamente, se produce cuando te encuentras  o despides de alguien. Fuera de ese espacio/tiempo (recepción/despedida), el mismo gesto se interpretará como una señal de entendimiento.

Falta de diplomacia y postureo Ayer, Rajoy y Sánchez llegaron a la sala juntos. Esto quiere decir que el encuentro (saludo) ya se había producido (o no) en privado. Una vez toman lugar en la escenografía -se dirigen a sus respectivos asientos-, el presidente en funciones opta por sentarse pero el líder socialista se queda de pie esperando la foto (como si el encuentro o el desencuentro no tuviera validez alguna sin una cámara delante). Sánchez reclama a Rajoy el posado. Éste se levanta y, como el protocolo indumentario estipula, abrocha su americana. Sánchez, sin concederle a su interlocutor unos segundos para recolocar su ropa, le alarga inmediatamente la mano. Cierto que Rajoy se entretiene y se hace el longui para no darle la mano (falta de diplomacia y muestra evidente de mal perder), pero Sánchez retira inmediatamente el saludo (no era sincero, postureo).

Según el protocolo… Vamos a analizar un ejemplo internacional muy parecido… Reunión bilateral entre Barack Obama y Raúl Castro en septiembre de 2015. Misma escenografía (bueno, con mejor gusto) y prácticamente mismo contexto (Guerra Fría), los dos presidentes llegan juntos (el saludo ya se ha dado en privado) y se sientan (no se quedan de pie). Obama le ofrece la mano a Castro (para que las cámaras puedan registrar que la intención y seguramente la resolución de esa reunión vaya a conllevar un acuerdo), pero el cubano lo interpreta como un saludo (inicio o final) y se levanta (desconocimiento del protocolo). Obama no quiere soltar la mano de su homólogo (respeto, diplomacia, educación) pero sabe que no debe posar con la americana abierta. Para no desprenderse de Castro, Obama intenta abrocharse con una sola mano. Al advertir el gesto, Castro se da cuenta que él también lleva la chaqueta abierta pero se ve incapaz de recolocar sus vestimentas con una sola mano y suelta al estadounidense (visualmente, ha perdido). Obama ya está listo, alarga la mano y la mantiene (sinceridad=realmente quiere ese saludo y por eso espera pacientemente) hasta que Castro está preparado.    

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

Obama y Castro

Foto histórica en Panamá: el apretón de manos entre Barack Obama y Raúl Castro. Y aunque el color de los demócratas en EEUU es el azul (y el de los republicanos, el rojo), el color de la corbata de los estadounidenses esta vez ha tomado, frente al bermellón de la de los cubanos, otro significado.
obamacastro
Captura de pantalla 2015-04-11 a las 11.38.29
Castro

Interpretación del luto en el adiós mundial a Mandela

Luto riguroso por parte de los principales líderes mundiales para despedir al último héroe del siglo XX. Al estadio Soccer City de Johannesburgo han ido llegando ellos -vestidos con traje oscuro, camisa blanca y corbata negra- y ellas -con litlle black dress- con sus particulares interpretaciones del duelo indumentario. Las repasamos a continuación

Castro y Obama

Sin duda, la imagen de la jornada ha sido el saludo protagonizado por Raúl Castro y Barack Obama. Lo que Mandela no logre… El líder cubano, como la gran mayoría de dirigentes, ha escogido el traje occidental y la corbata negra para despedir a Madiba.

 

cameron

David Cameron con la misma filosofía de luto que Castro. No es por nada, pero el lazo lucía mejor en el cuello del comunista…

 

mandela-felipe

También el príncipe Felipe contribuía a la uniformidad en el adiós a Madiba.

 

 

mandela-rajoy

Vale, vamos a jugar a «dónde está Rajoy?» Primera fila junto al pasillo, encima de la palabra «help» (¿casualidad?), encontramos al príncipe y sobre él al presidente español. Creo que lleva corbata negra. Incluso, su homólogo belga, Elio Di Rupo, ha sacrificado el rojo de su sempieerna pajarita y la ha teñido de negro.

 Zuma

Idéntico atavío en el actual presidente sudafricano.

Sarko

Me encanta esta foto: retrata tan bien a Sarkozy (mirando hacia la derecha) y a Hollande (hacia la izquierda). Mientras Hollande ha sido fiel a su corbata de seda azul oscura, Sarkozy ha preferido el negro clásico. El mejor: Letta. Por favor, mirad el cuello de la camisa del primer ministro italiano y tan perfecto nudo…

mandela-karzai

Pese a que han acudido líderes de todos los rincones del mundo, costaba diferenciar a nadie entre tanto traje negro. Menos mal que Karzai nunca falla.

mandela-victory

Ni siquiera las mujeres se han salido del protocolo occidental. Victoria de Suecia en la zona VIP (¡¡¡no veis que tienen bebidas!!!)

 

Brazilian President Rousseff arrives ahead of the national memorial service for the late former South African President Mandela in Johannesburg

Aplaudo entonces el blazer crema de Dilma Rousseff y el pañuelo fucsia de la primera dama francesa, Valérie Trierweiler.

 

U.S. President Barack Obama and first lady Michelle Obama are escorted upon their arrival on Air Force One to attend a memorial service for Nelson Mandela in Johannesburg

Porque aunque la primera dama estadounidense bajó del Air Force One con un vestido que combinaba rosa, blanco y negro…

 

mandela-obamas

Michelle Obama se cambió de modelo. Me ha encantado el recogido bajo que llevaba pero la falda y las gradas son una combinación peligrosa… Los presidentes estadounidenses, de los pocos que no llevaban corbata negra.

 

mandela-clinton

Aunque prefiero el despiste de Michelle que el de Hillary. Acompañada por su marido y su hija, Clinton se ha excedido sobrecargando los bolsillos de su abrigo azul marino. O eso o se ha pasado con el agradecimiento en Acción de Gracias…

 

mandela-cameron-helle-obama

Bueno, y después de la foto del saludo entre Obama y Castro, esta instantánea será mañana lo más comentado del adiós a Mandela. El presidente estadounidense, la primera ministra danesa y el primer ministro británico inmortalizan el momento con la cámara del móvil. Michelle Obama, con cara de pocos amigos, se mantiene al margen. No le mola nada el coqueteo de Gucci Helle con su marido. De hecho, al final le cambia el sitio y se coloca ella entre los dos. Por lo que pudiera pasar… Bien por Michelle!!!! ¡¡Hay mucha lagarta suelta!!

 

mandela-mojarse

Bueno, como conclusión: en política, para triunfar y ser tan grande como Mandela, es imprescindible mojarse (también estéticamente).