Obama vs. Trump

Análisis no verbal (y muy rápido) del encuentro entre Barack Obama y Donald Trump en la Casa Blanca. Ahí va lo que he captado ;)

Tierra, trágame No era una situación nada cómoda para Donald Trump. Obama aún juega en casa. El magnate ha contraído su gran cuerpo (cuando nos sentimos poderosos y confiados, nuestros cuerpo se expande) en casi todo el encuentro: espalda encogida (no, no era la silla que fuera estrecha. Los reposabrazos no están en los hombros). Este gesto lo hacemos cuando nos sentimos amenazados y deseamos volvernos chiquititos o desaparecer.

noteescucha

No me gustas ni tú ni tus ideas Mientras Trump mantenía el gesto del campanar (convencimiento), Obama entrelazaba sus dedos (no voy a ceder). Además, en ambos el gesto indicaba hacia abajo (malestar con las ideas-sentimientos del otro, incomodidad). Cubrirse las partes, parte vulnerable masculina, miedo al otro.

gestorazon

Frustración El gesto del campanar de Trump cambia cuando Obama toma el control de los periodistas. Trump medio sonríe pero aprieta el puño contra su otra mano (frustración/rabia).

frustracion

Testosterona Hasta la fecha, Barack Obama sólo ha utilizado posiciones de empoderamiento masculino ante Putin. Hoy, para su cara a cara con Donald Trump, también se ha valido de ellas. Sentado con las piernas abiertas (siempre las cruza = sofisticación), mano en la cadera (aumento mi figura= aumento mi poder) y barbilla levantada (estoy por encima) y golpe en el brazo de Trump (oye, tío, te estoy hablando). Aunque no soy nada partidaria de este tipo de actitudes alfas, entiendo que el presidente saliente deseara frenar la soberbia y no sentirse inferior ni mostrarse débil ante el lenguaje corporal agresivo que ha caracterizado al magnate durante toda la campaña.

piesalfa

No aguanta la mirada Escaso contacto visual entre ambos (es evidente que no hay sintonía entre ellos) pero cuando Obama le ha deseado «éxito» y le ha estrechado la mano, Trump ha verbalizado un «gracias» pero ha sido incapaz de aguantarle la mirada y se le ha dibujado la sonrisa hacia abajo (gesto de Bulldog=sentimientos negativos). La cara de Obama esperando que su sucesor le mirara a los ojos es un auténtico poema.

Y las manos… En este mismo saludo, la mano izquierda (la de las emociones) de Obama está totalmente tensa (disgusto) y la de Trump se esconde y huye del presiente (no quiero saludarte, desearte salud).

noaguantamirada

Tengo negocios que atender, ¿sabes? Las reuniones diplomáticas no serán del gusto del presidente electo. Trump ha recordado, delante de toda la prensa, que la reunión tenía que haber durado 15 minutos pero que se había alargado. Ningún gesto de simpatía (en plan, «qué agradable e interesante charlar con el presidente»), sólo los brazos abiertos marcando lo extenso que se le había hecho (=gran pérdida de tiempo).  #meríopornollorar

brazosabiertos

El doble Ok de Trump para las dificultades Durante la interminable charla, según Trump, el presidente Obama le ha planteado cuestiones «maravillosas» (muestra las palmas de las manos= bien recibidas) y otras «dificultades» (momento en que hace su característico gesto de doble: «esto lo resuelvo yo a mi manera y saldrá bien»).

#nastyTrump Donald Trump jamás se abrocha la americana cuando debe (de pie), pues hoy al sentarse (cuando se debe desabrochar) va y se la deja abrochada. Su sempiterna corbata roja satinada de tejido inflamable de los chinos sobresalía por la chaqueta, el cinturón y la silla. Terrible.

ok

Equipo-corazón  Obama se lleva la mano al corazón (lo siente de verdad) al declarar: «Me ha alentado que el presidente electo haya dicho que quiere trabajar con mi equipo». Es un bonito gesto porque demuestra que existe una vinculación emocional y sincera con la gente que ha estado colaborando durante estos ocho años con él.

equipocorazon

Michelle y Melania Mientras, Michelle Obama (con un vertiginoso tacón de aguja y no el medio tacón que acostumbra a lucir) intentaba hacerle entender a Melania Trump que si no se hubiera pasado con el bótox aún gozaría de cierta expresión facial («ves, así»)…. Y el resto de lo que hayan podido verbalizar me lo imagino como en este genial tuit (esperemos que también copie la labor de la mejor primera dama de los EEUU).

 

captura-de-pantalla-2016-11-11-a-las-0-04-42

 

Las perlas de Hillary Clinton

Anoche se celebró un nuevo debate entre los aspirantes demócratas a convertirse en candidato a la presidencia de EEUU: dos hombres y una mujer. Y sí, antes de que algunas supuestas «feministas» me acribillen a insultos por mi supuesto «machismo», me autoinculpo. Porque sí, porque en esta ocasión voy a hablar de ella y no de ellos. ¿Razones? 1. Quiero que Hillary Clinton (no sólo porque compartamos género también porque me costaría muchísimo apoyar a un republicano) ocupe la Casa Blanca. Lo reconozco #ImWithHer; 2. Es la que tiene más opciones de ser elegida candidata; 3. Así como es más complicado vestir a un político de izquierdas que a uno de derechas , también resulta mucho más difícil ocuparse del estilismo de una mujer (es más rico) que el de un hombre. Y como profesional, no puedo negar que me atraen los retos; 4. La evolución estética de Hillary Clinton (primero fue first lady, después secretaria de estado de EEUU y, ahora, nuevamente aspirante a candidata…) me resulta mucho más atractiva que la de todos los demás; 5. Para normalizar y mejorar el atavío femenino en política hay que hablar sobre ello con naturalidad. Evitar criticar (recuerden que las críticas no siempre son negativas) a una mujer sólo por el hecho de ser mujer se me antoja una traición para las de mi género; 6. Admito que creo en el feminismo galo (que la mujer, defensora y orgullosa de sus diferencias como fémina, sea lo que quiera ser); no en el germano ni el anglosajón (que, renunciando y avergonzándose de su feminidad, la máxima de una mujer sea competir y emular al varón); 7. Hillary Clinton siempre ha sido consciente de la importancia de su apariencia y, en esta ocasión, ha contratado a la asesora Kristina Schake (hasta hace unos meses colaboraba con Michelle Obama) para «suavizar y femininizar» su imagen. Me interesa muchísimo su trabajo. En fin, que voy a analizar a las mujeres políticas cuando lo crea conveniente. Y deseo que cada vez lo haga con más frecuencia porque eso será una muy buena señal para todas nosotras.

Total black. Se le critica, y mucho, que no se haya desquitado aún de esa estética excesivamente masculina que luce desde que era secretaria de estado de EEUU. Su caso es complicado porque además de «romper» con su etapa en el gobierno, tampoco debe recordar su periodo como primera dama. Se trata de buscar un equilibrio entre seguridad, seriedad y cercanía. Por el momento, sigue apostando por el traje pantalón e intentando no desmarcarse demasiado de la sobria paleta cromática de los demás aspirantes. Ayer, el negro rotundo se entendió también como una muestra de luto por los terribles atentados de París.

Bling Bling Término también acuñado para agrupar a todos aquellos políticos (Sarko, CFK, Berlusconi…) que no entienden que la ostentación en política siempre es signo de mal gusto. Aunque normalmente es bastante comedida (eso sí, siempre viste de las mejores firmas estadounidenses y no renuncia a un buen bolso de firma por nada del mundo); anoche se recargó demasiado. El collar de perlas, los pendientes, los brazaletes, los anillos… So much.

Perlas «Quien entienda de perlas sabe que con el collar de Hillary Clinton uno se paga la carrera universitaria», comentó acertadamente un espectador en twitter. Sin embargo, si el collar no lo hubiera combinado con todas las demás piezas, hubiera sido algo más llevadero. Porque aunque la idea fuera la de «empoderamiento femenino»; el exceso lo condenó a «empoderamiento económico». El hecho de que el cierre del collar quedase al descubierto (en la parte del escote) tampoco ayudó en nada: distraía. En mi opinión, las perlas están tan asociadas con Jackie Kennedy que no creo que sea lo más conveniente para alejarse de la imagen de primera dama.

Rouge Otro de los elementos femeninos que incluyó Schake fue el carmín rojo (algo poco visto en política porque normalmente resulta demasiado agresivo). El maquillaje de Clinton era muy natural y, como sus labios son poco voluptuosos, se pudo permitir esa licencia. También se le ha recomendado que sonría más (permiso para emocionarse porque dulcifica su expresión facial demasiado fría), y destacando la boca con ese tono de rojo, resultaba mucho más cálida (eso sí, sólo apto para dientes profiden).

Tacón de aguja. Otra apuesta de Schake por la feminidad fue el tacón de aguja. Ayer leía en el NYT que se han empezado a dar clases de defensa personal para mujeres con tacones. El hecho de que una mujer sea capaz de mantener el equilibrio sobre un soporte tan delicado (y que sus andares, si se sabe caminar con ellos, se asemejen a los de un felino) la empodera delante de cualquier hombre (ellos renunciaron hace siglos al tacón como a tantos otros rituales del vestir y la belleza… se siente). Me encanta que, por fin, empecemos a emplear algunas armas de mujer. La cosa pinta bien…

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Cena japonesa en la Casa Blanca

Esta pasada noche se celebró en la Casa Blanca una cena de estado en honor al primer ministro japonés, Shinzo Abe, y su esposa, Akie. Michelle Obama se enfundó para la ocasión un precioso vestido púrpura de Tadashi Shoji, un diseñador del país nipón. El presidente de los EEUU, con smoking, estuvo graciosillo con su discurso de bienvenida y le agradeció a Japón «el karate, el karaoke y los emojis». No puedo evitarlo: Love Obama.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

cahqueta

Obama gana a Renzi

Para ser justos, reconoceré que mi simpatía hacia Matteo Renzi es limitada (a mí es que los chulitos piscineros jamás me han atraído). Y, por supuesto, mi amor y fidelidad hacia Barack Obama ha sido declarada en numerosas ocasiones. Así que pensaréis que le otorgo la victoria al presidente estadounidense porque sí; pero no, de verdad… Aquí os explico los motivos (el primero y el último son totalmente gratuitos, lo sé) que he encontrado para concluir que Obama sigue siendo, en la actualidad, el mejor.

Read More

WILLIAMOBAMA

Los duques de Cambridge en USA

Los duques de Cambridge ya se encuentran de viaje en Nueva York y Washington. Esta mañana, mientras Kate acudía a visitar un proyecto infantil en Harlem ataviada con un maravilloso abrigo en crepe de 864 euros, el príncipe William se reunía con el presidente de los EEUU en la Casa Blanca con mucho menos atino en el atavío que su esposa. Y es que si casi siempre supone una desventaja medirse con Barack Obama, el segundo en la línea de sucesión de la corona británica no ha acertado nada con esa camisa azul intensa (y no entro en lo de la corinilla; bueno sí, o injerto -él puede permitírselo- o que se rape). PD. La casa real británica exigió a la prensa americana que deseaba acreditarse para cubrir el viaje de los duques de Cambridge que lo hicieran con traje y corbata: «No jeans, no trainers».

Captura de pantalla 2014-12-08 a las 19.41.43

Embarazada y monísima. El abrigo bicolor, muy inspiración Chanel en el hospicio;)

 

Captura de pantalla 2014-12-08 a las 19.59.29

Kate estuvo acompañada por la mujer del alcalde de NY, Bill de Blasio.

WILLIAMOBAMA

Si hubiera acudido el príncipe Carlos, podría haberse dado un duelo de estilos. Pero el príncipe William no ha heredado la elegancia del padre y Obama se lo come con patatas.

U.S. President Barack Obama meets Britain's Prince William in the Oval Office of the White House in Washington

Estoy hasta la coronilla de los hombres que no aceptan sus problemas de alopecia. ¿No ven que eso así no queda bien?