Don Limpios

Debido a mi fuerte alergia a los ácaros, prefiero pasar la aspiradora. Porque el barrer no resulta tan efectivo: siempre queda el rastro de lo recogido. Y mira que es fácil de comprobar; pasas el algodón y si aún se adhiere porquería es porque la fórmula no es la adecuada.

Es decir, si 100 años después aún hay que que recurrir a la escoba de Lenin es porque la limpieza bolchevique no sólo no resolvió el problema de la alta suciedad sino que acabó esparciendo más mierda. Pero por lo menos, aquella buena o mala idea (júzguela cada cual) en 1917 todavía tenía cabida por original (por eso y porque Lenin estéticamente era más trotskista que estalinista: vestía tres piezas, aguja de corbata y se aseguraba de cambiar el sombrero de copa burgués por la gorra obrera cada vez que regresaba de Europa). Así que la imagen de la mujer que ha sustituido al líder ruso en el cartel de la CUP -con jeans, camiseta y pañuelo en la cabeza, convencida de que le va a caer alguna mota de polvo- resulta demasiado trasnochada para esta formación de izquierdas. No sólo porque hayan tropezado en el tópico de la Kelly (podían haber incluido a un ejército de limpiadores conformado por un grupo social más amplio: hombres, mujeres, ancianos y niños), sino porque la protagonista en vez de ir armada con una escoba debería disparar con Kh-7 -acaba con la roña (corrupción) más incrustada en cualquier tipo de superficie (territorio catalán o español). SEGUIR LEYENDO

cup

No votes «no» a la República

Desde la lectura visual, la composición (provocación) del cartel me parece sensacional. Un retrato de Francisco Franco pidiendo que no se vote el 1-O. Es decir, el ser más detestable y temido de nuestra historia reciente imponiendo (mirada y barbilla altiva y uniforme castrense) que no participemos en el referéndum. He ahí cuando el mensaje subliminal actúa, y el rechazo al personaje que nos aconseja provoca que deseemos hacer justamente lo contrario de lo que nos propone. Pero es más, al leer el eslogan escrito de carrerilla sale: «No votes No a la República». Y como en el lenguaje lógico dos negaciones son una afirmación, sutilmente logra la pretensión anhelada por el autor: «Vota Sí a la República».  SEGUIR LEYENDO

FRANCO

 

La Merche

«La Mercè és una noia de barri», advirtió Javier Mariscal al presentar su cartel para las fiestas de la Mercè. «Lleva un collar reciclado y unas gafas de sol con placas solares», siguió detallando el artista sobre su creación. Pero conforme hablaba, resultaba imposible atender a otra cosa que no fuera el hecho de que ese hombre parecía que se acabara de levantar de la siesta o una mala resaca (y no sólo por los pelos y la camiseta marcando anatomía cervecera);  y si te decantabas por admirar la obra, acabas preguntándote por qué a la «Merche» (no es broma, la rebautizaron así) no la habría dejado desnuda como a Cobi… Pero toda esta reflexión se podía llevar a cabo si eras capaz de abstraerte al menos por un minuto del calzado de Jaume Collboni. El regidor de cultura acudió a la cita con traje oscuro y zapatillas blancas (no deportivas de caña alta, no: ¡bambas!). SEGUIR LEYENDO

cartell-kxdB--620x349@abc

Análisis visual de los carteles electorales Euskadi 25S

Iñigo Urkullu, EAJ-PNV

Acierto La apuesta valiente por la corbata. Que alguien de derechas (conservador) y que sabe hacerse medianamente bien el nudo comprenda que precisamente él no debe renunciar al accesorio por excelencia de la coquetería masculina. La cercanía con el elector ya se la presta el hecho de que se haya deshecho de la americana.

Error Urkullu aparece en mangas de camisa (un remangado dudoso nada sofisticado y que tampoco produce una sensación de «manos a la obra») durante un mitin. Además, al apoyarse sobre una pierna lo que proyecta el lehendakari es cansancio. Con ese agotamiento, ¿será capaz de continuar cuatro años más?

Incongruencia Cansinos están también los de marketing político con el uso de la palabra «futuro»…  Siguiendo las indicaciones «mirar al futuro», veo al mismo hombre de hace cuatro años que a su vez mira hacia no sé dónde (me habéis cortado la imagen y no se atisba horizonte alguno). ¿Qué futuro?

URKULLU

Arnaldo Otegi, EH BILDU

Acierto Camisa blanca = alma limpia. Mensaje subliminal que a Otegi le conviene transmitir muy, muy, muy mucho. Aunque no le sume votos (a los suyos se les antoja poco menos que Mandela), puede sumarle apoyo social (cercanía).

Error Desde la antigüedad, enseñar las manos es una demostración de que vas desarmado. Por eso, por lo que proyecta, a Otegi no le conviene nada ocultar sus manos en los bolsillos. Un político no puede despreocuparse de los recelos que despierta su apariencia y aunque considere que es una imagen manipulada y/o distorsionada, debe asumirla para poder poner remedio.  

Incongruencia Los colorinches son muy LGTB. Freud vería ahí salidas de armario y necesidad de restablecer orgullos… Cuando se disfraza de «político», la chaqueta le queda grande (defiende muchísimo mejor el look informal).

OTEGUI-ZERO

Pilar Zabala, Podemos

Acierto Ella. Es una mujer de constitución y rasgos muy marcados (dureza, seguridad) pero el color de los ojos y la mirada dulcifica (empatiza) y compensa.

Error Saturación de información textual y corporativa, la imagen no respira. En vez de aprovechar la fuerza de la candidata la entierran bajo una franja excesiva de color morado y cantidad de texto, colocados sin ningún criterio. Agobia.

Incongruencia En Euskadi, en general, la gente viste bien. Zabala es elegante. Exceptuando a Beigas y Alejandra Fernández (En Marea), es de las pocas podemitas que proyectan una imagen de madurez mental. Y en vez de aprovechar el estilo de la candidata para defender un estilismo sofisticado y femenino de izquierdas, van y le plantan una aburrida americana azul marino, unos pendientes de perlas y una cadenita finita que no se ve dónde acaba pero que podría antojarse como una medallita de la virgen. Con este look tan conservador, más que de Podemos, parece la aspirante de cualquier partido de derechas. 

captura-de-pantalla-2016-09-09-a-las-10-28-35

 

Idoia Mendia, PSE-EE

Acierto Por fin se han deshecho del dress code impuesto en las generales por el equipo de campaña socialista para las féminas y Mendia evita vestir de rojo para propagar su ideario.

Error Tras la crisis,  nada acertado presentar a un líder cruzado de brazos (inactivo).

Incongruencia El lema es «Juntos Batera (podemos)«, pero al conjunto de gente que acompaña a la candidata se lo ve disperso, alejado y borroso (fiel retrato de la socialdemocracia europea en general).

pse

Alfonso Alonso -PP

Acierto Mira al frente (sinceridad), al elector. Además, la cara de escolano siempre tiene su público.

Error La derecha tiene una facilidad pasmosa para, primero, criticar y, luego, seguir las tendencias estilísticas que marca la izquierda, sin entender que es mejor diferenciarse. Ahora toca deshacerse de la corbata. Uy, sí, seguro que con ese look tan progre convencen a algún despistado de Bildu o Podemos… 

Incongruencia «La voz que nos une», reza el cartel. ¿Qué voz? Oigan, que esto es un cartel. Que verbalmente aquí no se escucha nada, como mucho se lee. Otra cosa hubiera sido la elección de «La visión que nos une» o  «La mirada que nos une».  

captura-de-pantalla-2016-09-09-a-las-10-36-32

Nicolás de Miguel – C’s

Acierto Como casi todos los candidatos de C’s, parece sacado de un casting. No es que sea algo positivo, pero así se les identifica como partido.

Error Ese cuello de camisa no es para llevar sin corbata. Por eso, pese a llevar acertadamente sólo un botón desabrochado, queda tan abierto.

Incongruencia Es fácil dibujar una sonrisa (falsa) con los labios. Lo difícil es que los ojos sonrían. En este caso, la mirada está triste y choca (anula) con el supuesto optimismo de la boca.

captura-de-pantalla-2016-09-09-a-las-10-33-30

La extraña campaña de Junts pel Sí

Me encontráis todavía absorta con la presentación de la campaña de Junts pel Sí para el próximo 27-S. El cartel y el lema son muy de orquesta de fiesta mayor de pueblo (La cançó de la teva vida) y supongo que la escenografía y el atrezzo surrealistas perseguían recrear también una aldea perdida (de los Alpes, por lo menos) a principios del siglo XX. Un escenario de palés, un baúl con un estrellita (¿indepe?) y una lechera. Sí, señores, una lechera. Se echaba de menos una cuantas balas de paja y una vaca para ordeñarla in situ. Muy desconcertante también que Quico Homs, responsable de la campaña de CDC, observe el cartel como si no lo hubiera visto antes… Y bueno, de la sonrisa hierática y el pecho lobo de Romeva mejor no hablamos. #maremeva

El pase de diapositivas requiere JavaScript.